Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/19/2018 12:01:00 AM

Los desafíos del Congreso de Duque

Se inician una nueva legislatura y un nuevo Gobierno. Es necesaria mucha sabiduría por parte del Congreso y el Presidente Duque, para consolidar los avances que ha obtenido el país e implementar las reformas necesarias.

Colombia está a punto de iniciar la transición hacia un nuevo congreso y un nuevo gobierno. El 20 de julio se dará el primer cambio, cuando tomen posesión los nuevos parlamentarios. Apenas 18 días después, el nuevo Presidente de todos los colombianos, Iván Duque, y todo su gabinete de gobierno, llegarán a la Casa de Nariño.

Este tipo de coyunturas es propicio para que se manifieste el espíritu de pesimismo que domina a los colombianos. Los discursos sobre la necesidad de dar al traste con todo lo avanzado vienen de todos los lados: la derecha y la izquierda persisten en la polarización como mecanismo de acción. Por eso suena como un aliciente el eslogan que ha adoptado el presidente Duque sobre su interés de "unir al país". Esa será una tarea ardua, si se tiene en cuenta que desde la oposición la estrategia ha sido iniciar el control político a un gobierno que ni siquiera ha tomado posesión. Ello pone en evidencia que el debate público va a estar muy agitado en estos cuatro años.

Contrario a lo que muchos perciben, eso es positivo, pues si algo necesita el país hoy es deliberación, que es el estado natural de las democracias. Sin embargo, la posibilidad de discutir abiertamente los temas (uno de los logros derivados del proceso de paz) exige de mucha sindéresis para el análisis de la coyuntura actual, porque, sin lugar a dudas, es necesario emprender profundas reformas, pero, por otro lado, también se necesita consolidar los avances que el país ha tenido en muchos frentes.

Lea también: Retos de Iván Duque en materia tributaria

Hay dos errores que se pueden cometer: la precipitud para dar marcha atrás a aquello que realmente funciona (como el caso de un proceso de paz que ya muestra sus beneficios en la reducción de las víctimas o el de un sistema de salud que a pesar de sus dificultades ha logrado garantizarles cobertura a la mayoría absoluta de colombianos) o la inacción para confirmar el status quo en aquellas áreas donde urgen cambios radicales, como por ejemplo en el frente social, que muestra como inaplazable seguir garantizando la reducción de la pobreza y la inequidad.

Por eso, es necesario que quienes asumen las responsabilidades de la administración pública y la actividad legislativa muestren mucha capacidad de análisis, sabiduría democrática y determinación política para tomar las decisiones que más les convengan a todos los colombianos.

Desde una perspectiva económica, el debate va a girar en torno a los ajustes al sistema tributario, la reforma pensional y, en general, la necesaria reorganización del sistema presupuestal de Colombia, donde están incluidos el Sistema General de Participaciones, las transferencias y todos los rubros a los que se destinan recursos públicos.

Lea también: Mintrabajo inicia análisis pensional para una reforma

El presidente Duque está haciendo su mayor esfuerzo por traer a su gobierno a los más capaces para adelantar tales reformas. El nombramiento, por ejemplo, de Alberto Carrasquilla (columnista de esta revista) en el cargo más importante de las finanzas públicas (Ministerio de Hacienda) prueba que en el empeño por poner a los más idóneos para sacar adelante los ajustes necesarios, el Primer Mandatario no está escatimando esfuerzos.

Es vital que en esto acierte el Presidente, porque en un escenario sin reelección volvemos al ritmo tradicional de gobierno, en el que los primeros seis meses resultan vitales para sacar adelante los ajustes legislativos, la mayoría de ellos impopulares.

Aquí es donde los congresistas están llamados a abordar responsablemente el núcleo de los problemas para promover y aprobar las reformas necesarias e inaplazables. El tiempo está contado.

Un ejemplo de ello es el debate tributario sobre si es posible o no gravar toda la canasta básica familiar o si es necesario reducir los tributos a las empresas y aumentarlos a las personas naturales. Esos temas suenan profundamente impopulares pero tienen su raciocinio técnico.

Lea también: Alberto Carrasquilla será el sucesor de Mauricio Cárdenas

Lo mismo ocurre con el debate sobre las pensiones, que va a ser muy fuerte: si bien el sistema de ahorro privado tiene enormes deficiencias y genera grandes polémicas, es claro que su lado positivo es que ha impulsado el ahorro privado y esa es una buena noticia para la economía. Ese es un bastión macroeconómico que no se puede poner en juego.

El país está en una coyuntura definitiva en la que es posible consolidar los avances y dar el giro que corresponde donde sea necesario. Equivocarse puede resultar crítico, pues traerá el resurgimiento de problemas gravosos, como el populismo o la violencia. Eso es algo que nadie quiere.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.