Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/14/2020 7:10:00 AM

Cuáles son los escenarios de la nueva normalidad

¿Cuánto durará esta crisis? ¿Con qué nos vamos a encontrar una vez pase? ¿Cuál será el grado de postración de la economía y el empleo? ¿Qué tanto nos habremos devuelto en los logros sociales que hemos alcanzando? Editorial.

Poco a poco, la economía y los sectores productivos empiezan a retomar actividades tras casi 50 días de aislamiento preventivo obligatorio, para contener el contagio del coronavirus y darle más espacio, tiempo y capacidad de reacción al sistema de salud.

La pandemia ha pasado una costosa cuenta de cobro: la economía del mundo está enferma y camino a una profunda recesión y a unos niveles de desempleo inimaginables. Los escenarios son dramáticos. El mismo Gobierno considera que este año la economía decrecerá 5,5% y varios analistas estiman que el desempleo superará 20%. Y otros indicadores que venían recuperándose de un profundo deterioro, como el Índice de Confianza del Consumidor, parecen no tener piso. Esta cifra llegó a su histórico negativo: -43%. La parálisis de la producción y la caída en los consumos tiene en riesgo a miles de empresas y a millones de puestos de trabajo.

La reapertura de algunos sectores ha traído esperanza para que se vuelvan a mover los negocios y el consumo, pero la velocidad no es la más alta ante la necesidad de cumplir con una nueva etapa de protocolos para las operaciones.

Y, además, Colombia es un país con una altísima informalidad, más de 60%. Así, el papel del comercio –que todavía no abre sus puertas en forma definitiva– y la calle son fundamentales para la tracción de la economía.

Como han mencionado distintos analistas, nos vamos a enfrentar a un ‘nueva normalidad’ que trae varios retos: uno, inmediato para retomar progresivamente la actividad productiva de algunos sectores, en medio de normas que cambiarán hábitos y comportamientos, no solo de consumo, sino también empresariales. Habrá distanciamiento, exigentes normas de higiene, restricciones y limitaciones, en medio de máscaras, tapabocas, guantes y hasta trajes especiales. Además, sin aglomeraciones y sin eventos masivos por un tiempo adicional, todo a la espera de una vacuna que quite la espada de Damocles sobre la economía.

La disciplina y la colaboración, para que prime lo general sobre lo particular, serán fundamentales en la meta de evitar que se desborde el número de contagios y se produzca un nuevo brote del virus que obligue a más aislamiento obligatorio.

Ahora, como han advertido los expertos, estamos en la etapa de las 4 T: Testeo, Tracing (rastreo), Tracking (seguimiento) y Tratamiento. Todas ellas claves para controlar el virus. Hacer las pruebas implica un desafío logístico gigantesco, pues se debe identificar con quiénes han estado los contagiados; establecer los cercos epidemiológicos y tener dispuesto el tratamiento.

Pero ese es el reto inicial. Viene otro, no menos complicado y que se caracteriza por una constante incertidumbre. ¿Cuánto durará esta crisis? ¿Con qué nos vamos a encontrar una vez pase? ¿Cuál será el grado de postración de la economía y el empleo? ¿Qué tanto nos habremos devuelto en los logros sociales que hemos alcanzando? ¿Qué efectos tendrán en algunos sectores, como el de vivienda, automóviles y otros bienes durables y semidurables, la dramática caída en la confianza de los consumidores? ¿Qué tanto tardarán en recuperarse otros sectores clave como el turismo, el entretenimiento y el comercio?

Ninguna economía puede vivir cerrada. Los días de la cuarentena han salido muy costosos, no solo en lo económico sino también en lo social. Hoy estamos atravesando un río caudaloso, pero no sabemos qué vamos a encontrar en la otra orilla.

Muchos ya piensan que, incluso en el mejor escenario con una rápida recuperación a finales de este año o principios del entrante, el golpe en hogares pobres y vulnerables será intenso, la pobreza podría aumentar y dar al traste con los avances de las últimas décadas.

Además, las Mipymes –importantes generadoras de empleo– se verán muy afectadas y corren un alto riesgo de desaparecer.

El Gobierno y las autoridades económicas sacaron sus instrumentos para enfrentar la crisis y cuidar la salud, a los más vulnerables, preservar el empleo y gran parte del tejido empresarial. Pero deberá mirar cómo actuará en el ‘nuevo normal’ para que la economía no se derrumbe, el consumo no se caiga y la recuperación sea más rápida.

EDICIÓN 590

PORTADA

La pandemia volvió a Carrasquilla el hombre más importante del Gobierno

La covid-19 convirtió al ministro de Hacienda en el hombre más importante del Gobierno. Su legado, bueno o malo, pasará a la historia. ¿Cuál es el balance?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.