| 6/21/2018 12:01:00 AM

Desafíos y mensajes de Iván Duque

Colombia ha tenido en la historia reciente una revolución silenciosa, al aumentar el número de personas que han salido de la pobreza, pero ello trae también grandes responsabilidades para el Estado.

El triunfo de Iván Duque en las pasadas elecciones, que lo llevan a convertirse en el presidente más joven de la historia reciente de Colombia, tranquilizó a empresarios e inversionistas y no generó mayores movimientos en los mercados, que ya habían descontado los efectos de su victoria.

Sin embargo, los retos apenas empiezan para el nuevo gobierno: la prioridad es darle una nueva dinámica a la economía, que en los últimos años enfrentó el mayor choque externo de la historia reciente, tras la destorcida de los precios del petróleo.

Aunque la tarea en el manejo macro fue destacada, pues el país, a pesar de la situación no llegó a una recesión –como sí la tuvieron Brasil o Ecuador–, los desafíos para recuperar la dinámica persisten.

Puede interesarle: Iván Duque Márquez, el nuevo presidente de los colombianos

Volver a tasas de crecimiento de más del 4% o 5%, generar empleos formales de calidad; aumentar en los índices de competitividad; romper la baja dinámica que trae la productividad en el país; apostarle a la innovación –no como un eslogan sino como una estrategia de cambio y transformación profundos–; diversificar nuestra base productiva y aumentar nuestras exportaciones de productos de mayor valor agregado; darle impulso a victorias tempranas en materia agrícola, turística y de servicios de tercerización; insertarnos en cadenas de valor internacionales para aprovechar la globalización, aún en momentos de tensión proteccionista, y consolidar una estrategia para el posconflicto son apenas algunas de las tareas pendientes.

Ya hay señales de un cambio en la tendencia: el crecimiento de la economía en el primer trimestre, que mejoró los números de lo que se traía en 2017, y el repunte de la confianza de los consumidores –que en mayo se ubicó en 8,9%, ratificando su recuperación luego de un periodo difícil entre 2015 y 2017–, indican la proximidad de un nuevo escenario. La administración Duque tendrá que darles impulso a sectores clave en el crecimiento como vivienda o infraestructura, que hoy están en velocidad baja.

Los desafíos para el próximo gobierno no serán sencillos. Desde el punto de vista fiscal, la relajación de las metas establecidas en la regla fiscal le permite al gobierno que entra un mayor margen de maniobra que se suma al buen momento de los precios de los commodities. Pero no se puede determinar cuánto nos puede durar esta ‘minibonanza’ y si, además, estaríamos en capacidad de enfrentar un cambio en los escenarios internacionales, hoy con una tensión cada vez mayor, que pueda aumentar el costo del dinero.

Con los ojos de las calificadoras encima, expectantes por las reformas que decida adelantar el nuevo gobierno después de la relajación de la regla fiscal, será necesario no solo buscar un mayor nivel de recursos –incluida, por ejemplo, una reforma tributaria temprana que garantice un recaudo mayor como proporción del PIB–, sino también encontrar la fórmula de reducir costos en un presupuesto demasiado inflexible y buscar una mejor distribución de los recursos.

Lea también: Iván Duque sí fue a Harvard, por unos días

Y, si de reformas se trata, será una prueba de fuego en el Congreso, no solo pasar una tributaria o la del Sistema General de Participaciones o hasta una de regalías o la de salud, sino también avanzar en las discusiones de la pensional, sin tocar las promesas de campaña de no aumentar la edad ni acabar la pensión de sustitución.

Todos estos caminos conducen a uno de los mayores desafíos del país: reducir la desigualdad. Colombia ha tenido en la historia reciente una revolución silenciosa, al aumentar el número de personas que han salido de la pobreza, pero ello trae también grandes responsabilidades para el Estado: cumplir con las expectativas de toda esta población en materia de empleo, salud y educación será –sin duda alguna– el mayor desafío no solo del gobierno que entra sino de los que vendrán.

El país apenas va a tener un poco más de un año de tregua electoral, antes de empezar en firme la campaña por las alcaldías, concejos, asambleas y gobernaciones, donde las tensiones y la polarización seguramente se exacerbarán.

Duque tendrá que mandar un mensaje esperanzador, de inclusión y de gobierno para todos –así ya algunos hayan colonizado el terreno democrático de la oposición– para bajar las tensiones en el país. Y ese primer mensaje será la conformación de su gabinete ministerial. Allí debe primar la gestión, el carácter técnico y una gran capacidad de ejecución para darle no solo un nuevo aire a la economía sino también a la dirección de los distintos sectores del país.

Recomendado: Fitch: la baja de impuestos de Duque comprometería la regla fiscal

VIDEOS MÁS VISTOS

  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
  • ¿Por qué genera debate la propuesta del IVA de Duque?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.