| 11/22/2018 12:01:00 AM

¿Vale la pena ser profesor en Colombia?

Afrontar jornadas laborales extenuantes, con 40 niños en promedio por salón, sumado al poco respeto de la labor, hacen de la profesión docente una de las menos reconocidas socialmente en el país.

Padres orgullosos dejan a sus hijos en las puertas del colegio, soñando con lo que podrían lograr tras años de estudio. Dejan en manos de los maestros la labor de cultivar su desarrollo y abrir sus ojos a un mundo de posibilidades. Es una enorme responsabilidad, pero ¿se refleja esa responsabilidad en su estatus social y salario? ¿Reciben los profesores lo que en realidad merecen?

La realidad de los ‘profes’ pone sobre el escenario su situación en Colombia. No es secreto para nadie que en el país el empleo docente no es de los más respetados y, mucho menos, bien remunerado, lo que ha impactado en la calidad profesional de los nuevos egresados de licenciatura y en la vocación docente de primaria y secundaria.

Lea más: Cómo puede Colombia reducir la deserción universitaria

“Este es un grave problema en los imaginarios sociales. Pareciera que los que hemos ingresado a estudiar una licenciatura fuéramos retrasados mentales porque a nuestros programas se nos asigna el puntaje más bajo para el ingreso. De ahí que surjan premisas como “cualquiera puede ser maestro”, “o estudie esta carrera para luego pasar a la que le gusta”, “aunque sea de maestro, el todo es trabajar”. Eso hace que el perfil de los profesores sea muy variado, pues muchos ingresan a la carrera sin conocer cuál es la función del educador”, asegura la doctora Diana Elvira Soto, decana de la facultad de Educación de la UPTC en Tunja.

Un estudio realizado en el último mes por la Fundación Varkey, analizó en 35 países la visión que las sociedades tienen de los docentes. Los resultados se presentaron en el Global Teacher Status Index (GTSI – Índice Global del Estatus de los Profesores) 2018. Unos de sus principales hallazgos es que solo un cuarto (25%) de los colombianos piensa que los alumnos respetan a sus docentes, mientras que 53% considera que no. En este aspecto, Colombia es el decimocuarto más bajo de todos los países encuestados y contrasta con China, que ocupa el primer lugar, donde 81% de los encuestados considera que los alumnos respetan a sus docentes.

Además, el GTSI muestra de manera inédita que hay un vínculo directo entre el estatus dado al docente y el rendimiento de los alumnos, medido por los resultados de las pruebas Pisa (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes). Los países que presentaron mayor nivel de prestigio al profesor, en general, tienen mejores puntuaciones en las Pisa. Este resultado demuestra que no solo es bueno tener un alto prestigio de los docentes, sino que es algo que conduce a mejores resultados entre los estudiantes.

Entérese: IBM incorpora acceso gratuito a su tecnología a estudiantes y emprendedores

Salarios y formación

Europa es el mejor lugar para enseñar en términos de salarios. Particularmente en Luxemburgo, donde pueden llegar a ganar hasta US$137.000 al año. Suiza y Alemania son los siguientes países con los salarios más altos en la docencia a nivel preparatoria.

En Colombia, según la información de las tablas salariales publicadas por Fecode en su página, aproximadamente 48% de aquellos profesores que están en el escalafón docente de 1979, recibe un sueldo de $3’120.336. De los que están amparados bajo el decreto 1278 de 2002 hay 52% que gana $1’924.511 y 6% que tienen doctorado y entre 15 y 18 años de experiencia, los cuales devengan $7’163.444 mensuales.

Al tema salarial, se une el de la capacitación, que es otra desventaja que se evidencia en Colombia. Mientras en Singapur, todos los maestros se forman en el Instituto Nacional de Educación y entran a trabajar los egresados más destacados, acá sigue el debate sobre la evaluación docente y sobre las herramientas para fortalecer esta profesión.

Lea también: El ajuste del SGP debería resolver el problema de financiación de la educación

Hace tres años el Ministerio de Educación lanzó un programa de formación llamado ‘Becas para la Excelencia Docente’, pero los expertos insisten en que falta mucho en capacitación –en Singapur los profesores tienen más de 100 horas de desarrollo y formación profesional cada año–, así como en crear conciencia sobre el rol del maestro.

Para la doctora Soto hay ausencia de los valores éticos transversales en la formación del docente, dado su papel como agentes líderes de la sociedad. “Por supuesto, los documentos del Ministerio de Educación establecen esos valores, pero en la pruebas que se hacen solo miden conocimientos” agrega.

Evaluar al docente

Desde 2002 en el país se aplica un nuevo Estatuto de Profesionalización Docente, Decreto 1278, el cual tiene en la evaluación el instrumento clave para avanzar en esta carrera y ascender en el escalafón.

Vea también: Educación El mal negocio de ser profesor en Colombia

“Antes las pruebas básicamente consistían en unas evaluaciones indirectas de selección múltiple, hasta 2015, cuando se empezó a hacer una evaluación más completa, con unas aspiraciones muy altas. Pero falta plata para hacer una mejor evaluación, con observación de clase, calificación de videos, varios jueces, etc. Este tipo de pruebas dan información, no solo sobre lo que sabe el docente, sino también sobre cómo enseña, pero sabemos que el presupuesto para educación es limitado y hay que ver cómo se aprovecha”, comenta Julián Mariño, director del Centro de Evaluación de la Universidad de los Andes.

La ministra de Educación, María Victoria Angulo, ha anunciado que la evaluación docente tendría nuevas luces. “El Ministerio viene trabajando en siete ejes que contribuirán a mejorar la calidad en la formación colombiana. El tercer eje se llama “Todos por una educación de calidad” e involucra un trabajo articulado con el Icfes para definir el nuevo esquema de evaluación”, dijo la Ministra.

Por el bien de los estudiantes y de los más de 326.000 docentes que ejercen en el país, ojalá se puedan mejorar las condiciones de evaluación y volver a dignificar su profesión, la cual es fundamental para el desarrollo de Colombia.

Recomendado: Seis acciones de política educativa para mejorar la educación rural

Copia incompleta

Para la elaboración de las evaluaciones docentes en el país se tomaron varias ideas de Chile, uno de los sistemas más completos y exitosos de la región. Pero se limitaron algunos aspectos tras la discusión entre el Icfes y Fecode. Por ejemplo, se permite tomar un video de una clase, que vale 80% en la prueba, pero que de no ser aprobado, podría nivelarse con la aprobación de un curso en una universidad certificada. También se acabaron las discusiones pedagógicas entre pares mediante entrevistas, la evaluación de la planeación del contenido de las sesiones, que tenía como objetivo medir los conocimientos disciplinares, la claridad conceptual, la pertinencia curricular y los métodos evaluativos.  

El Banco Interamericano de Desarrollo ha realizado investigaciones sobre cómo recuperar el prestigio docente y para eso recomienda políticas que hagan atractiva la profesión, con aumentos salariales y una carrera meritocrática.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "El equilibrio en la familia me permite avanzar en la vida profesional": gerente Pepsico

    close
  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.