| 6/21/2018 12:01:00 AM

Las grandes empresas en Colombia que manejan 'bajo perfil'

Son muchas las empresas que por política no hablan, no les gusta mostrarse en medios y prefieren hacer su trabajo con un bajo perfil; pero son clave en el desarrollo empresarial y económico del país, pues además de aportar al crecimiento, también tienen gran incidencia en la generación de empleo. Estos son solo algunos casos de organizaciones que de forma silenciosa crecen y se consolidan.

Producto de exportación

Concentrarse en la exportación de cafés especializados es la prioridad de Expocafé, compañía que, con 34 años en el mercado, es una superaliada de por lo menos 80.000 productores cafeteros que hacen parte de 33 cooperativas dueñas de esta empresa, que es su canal propio de exportación.

Hoy Expocafé adquiere más o menos el 13% de la producción cafetera nacional, mientras las cooperativas dueñas representan más o menos el 35% de la misma; pues le venden la mayor parte de su producción a la Federación Nacional de Cafeteros, entidad a la que se encuentran adscritas; lo que les permite gozar de su patrocinio comercial, que garantiza la compra del producto a un buen precio base.

La empresa, que trabaja a través de la especialización de productos, registró ingresos en 2017 por unos $939.762 millones, 45% más que en 2016 y uno de sus objetivos estratégicos es que los productos de valor agregado representen 75% de su exportación y el restante 25% sea de cafés estándar. La relación del país es 60% en producto estándar y 40% en cafés especiales.

Las ventas externas de la compañía, gerenciada por Gustavo Andrés Gómez, tienen como principales destinos Norteamérica, incluyendo a Estados Unidos y Canadá, luego el mercado escandinavo, el tercer mercado es Europa, y el cuarto, Asia.

Expocafé es el brazo comercial de exportación de estas cooperativas, que tienen presencia en todo el país a través de 530 puntos de compra y con el paso de los años se ha convertido en uno de los mayores jugadores privados. Hoy es el segundo exportador, después de la Federación, cuando tradicionalmente era el cuarto o quinto por detrás de grandes multinacionales.

Gómez precisa que en los últimos años la compañía ha mostrado un repunte notable desde el punto de vista estadístico. Su promedio de exportaciones era de unos 700.000 sacos de 70 kilos; sin embargo, en los últimos dos años la cifra se ubicó cerca de los 1,1 millones y la proyección para este año es alcanzar 1,2 millones de sacos; aunque el volumen en plata se reducirá como consecuencia de la caída del precio en la Bolsa de Nueva York y la revaluación del peso.

Hace más de tres décadas, cuando nació, Expocafé vendía entre 100.000 y 150.000 sacos. Adicionalmente, hasta hace unos años su participación en las exportaciones totales de café del país era de 8% en promedio, pero con los resultados de los últimos dos años la cifra aumentó a 13%, superando las expectativas del plan estratégico.

Visite: Estas son las empresas que dominan el negocio de la Pila

El objetivo comercial de mediano plazo, dice Gómez, es darle competitividad a sus accionistas para que logren mantener una participación de mercado de por lo menos 40% de la producción nacional. Destaca la evolución del país en el tema de diferenciación del café y el trabajo realizado por la Federación en este aspecto, sin que la tarea esté terminada, pues cuando avanzan un escalón aparecen nuevos retos.

Servicios integrales

Realizar un total de 12,5 millones de exámenes este año es la meta del Instituto de Diagnóstico Médico (Idime); hoy por hoy una de las principales y más reconocidas IPS del país.

Lida González, gerente general del Idime

Esta empresa, que inició operaciones hace 29 años como Escanografía del Sur –este fue su primer nombre– prestando servicios de toma de resonancias magnéticas y TAC, en 2017 atendió a más de 4 millones de pacientes y realizó 11 millones de exámenes de diagnóstico.

La visión y deseo de los socios de prestar más servicios, de buena calidad y a precios competitivos, llevaron a la empresa a comenzar un plan de crecimiento inicialmente en Bogotá y luego en otras regiones del país, siendo Pereira la primera ciudad de operación fuera de la capital. Allí llegó en 2000.

Hoy el Idime tiene presencia en 22 departamentos a través de 43 sucursales propias, que van desde Pasto hasta Valledupar y que operan bajo las marcas Idime y Desa, esta última en Cali. Además, cuenta con otras 145 sedes, producto de acuerdos interinstitucionales establecidos con EPS, IPS, clínicas y hospitales, los cuales le han permitido crecer y consolidar su posición en el mercado.

El trabajo realizado, no solo por sus socios, sino por más de 4.100 colaboradores, le han permitido a la compañía diversificar su portafolio, un tema en el que viene trabajando desde 2005 y del cual las alianzas estratégicas han sido pieza fundamental.

La primera apuesta fue la tercerización de servicios, que inició con el manejo del laboratorio clínico al Hospital San Carlos y las imágenes diagnósticas de la Clínica San Rafael en Bogotá, lo que le dio la posibilidad de acceder a otra línea de negocio, que luego trasladó al Hospital Universitario Los Comuneros de Bucaramanga.

En ese camino, sus directivas se dieron cuenta de que las clínicas debían tener un modelo más atractivo que el outsourcing, por lo que decidieron establecer contratos de colaboración empresarial, mediante los cuales el Idime monta su propia sede dentro de la clínica, le presta sus servicios, le genera tráfico, pero además tiene la posibilidad de atender pacientes particulares y de sus clientes. Este modelo lo maneja en las clínicas Nueva Rafael Uribe y Desa de Cali y la Nueva de Cartago.

Su gerente, Lida Yamile González, cuenta que hace unos 5 años decidieron apostarle al negocio de consulta externa, a través del cual presta servicios de medicina general y especializada, atendiendo un promedio de 90.000 consultas al año. El modelo denominado Cápitas, inició con la Nueva EPS, pero ya trabaja con Coomeva y Sanitas y tiene alrededor de 350.000 usuarios capitados, principalmente en el Eje Cafetero y el Valle.

El Idime, que en 2017 registró ingresos superiores a los $328.000 millones y proyecta vender este año más de $394.000 millones, también tiene acuerdos interinstitucionales con entidades como la Corporación IPS de Medimás, a la que le montó 13 puntos en la Costa. De igual forma, con IPS como RTS y Fresenius, dedicadas a la atención de pacientes con enfermedades crónicas. A estas les presta el servicio de laboratorio clínico para sus pacientes dializados.

Este año inició movido, gracias a una alianza estratégica con Comfenalco Valle, que le permite operar la Clínica Nueva de Cali, en donde ya montó la infraestructura para diagnóstico y los planes no paran pues a mediano plazo proyectan la operación de una nueva clínica en Bogotá y otra en Popayán.

Hoy la entidad cuenta con 64 servicios declarados ante el Ministerio de Salud y realiza un promedio de un millón de exámenes cada mes, cifra que evidencia el crecimiento y cobertura que ha alcanzado.

Por ahora sus socios no tienen interés de pasar la frontera, pues consideran que en el país aún hay muchas cosas por hacer y la meta es llegar a poblaciones más pequeñas, en donde los pacientes no tienen la posibilidad de acceder a este tipo de servicios con tecnología de avanzada y a precios competitivos.

Recomendado: Lo que valen estas empresas que cotizan en la BVC

Salud asegurada

Hace 22 años, cuando recién se había creado el modelo de aseguramiento que contempló la inclusión de los medicamentos como parte de los beneficios en salud, nació Audifarma, empresa creada en Pereira por la iniciativa de 6 socios, que con un capital de $12 millones decidieron apostarle a trabajar para el sector institucional con la idea de ayudarles a los aseguradores (EPS) -que son sus clientes- a prevenir el fraude.

Giovanny Mesa, gerente de Audifarma

Así lo explica Giovanny Mesa, médico, socio fundador de la empresa y quien se desempeña como su gerente general. Señala que la apuesta fue ayudarles a las EPS, tanto con el suministro como con la asesoría en el manejo de medicamentos. Así fue como esta empresa, que genera ingresos por $1,7 billones, comenzó a operar y a prestar sus servicios al sector de la salud.

Hoy Audifarma, cuyo principal activo, según Mesa, es la generación de confianza, entrega entre 8,6 millones y 9 millones de ítems mensuales, lo que significa más de 100 millones de ítems al año, producto de la atención de 3,2 millones de recetas al mes de pacientes afiliados, entre muchas otras EPS a Compensar, Nueva EPS, Coomeva, Famisanar y algunas del régimen subsidiado, como Capital Salud y Mutualser. Cuenta con 623 Centros de Atención Farmacéutica (CAF).

La compañía, que inició con la dispensación ambulatoria de medicamentos a los pacientes, hoy cuenta con otra Unidad Estratégica de Negocios (UEN), dirigida al sector hospitalario, mediante la cual administra servicios farmacéuticos en hospitales. Actualmente trabaja con 27 instituciones.

Además, según Mesa, la empresa tiene una IPS especializada en el manejo de pacientes con hemofilia, artritis rematoidea y algunas enfermedades huérfanas, a los cuales les presta una atención multidisciplinaria, con servicios que buscan garantizar la atención adecuada de los mismos. Cada mes, entre 12.000 y 13.000 pacientes con estos padecimientos son atendidos por la compañía en 12 sedes ubicadas en ciudades como Bogotá, Medellín, Cartagena y Bucaramanga, entre otras.

Dado que el interés de esta empresa, que genera empleo para más 4.720 personas, está en aportar al sector salud, también creó un grupo de investigación con el fin de agregar conocimiento en torno al uso de los medicamentos. De esta forma, especialistas indagan sobre fármacos y epidemiología, con el fin de generar información que le sirva al país para la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

Los planes de la empresa, que espera un crecimiento entre 9% y 10% para este año, son ambiciosos. Por un lado, quiere internacionalizarse; y, por otro, ampliar aún más su portafolio de servicios en Colombia.

En el primer proyecto ya cuenta con un socio en Perú, en donde espera iniciar operaciones el próximo año. Allí prestarían el servicio especializado para los pacientes con hemofilia y artritis rematoidea; mientras en Colombia proyectan empezar a comercializar productos al consumidor final.

En este momento su operación se centra en el mercado institucional, pero la idea es en algunos puntos de entrega de medicamentos institucionales adecuar también la venta directa a público al mejor estilo de una droguería; proyecto que iniciarán este año en Bogotá. Hoy administra 16 puntos de venta de Comfenalco en el Valle.

De igual forma, trabaja con una app que le permitirá a los usuarios programar las entregas de sus medicamentos de manera virtual y luego pasar al punto de venta a recogerlos. Es una tecnología que está en proceso de masificación. Unos 18.000 usuarios la han utilizado.

Así, la idea de negocio, que empezó con pocos puntos de atención en Pereira, hoy es una empresa con presencia nacional que tiene capacidad para atender a millones y millones de pacientes.

Le pone sabor

Brinsa, es una empresa de capital netamente colombiano, que como muchas otras firmas criollas se enfrenta a grandes multinacionales del consumo masivo, con muy buenos resultados. La compañía, productora y comercializadora de marcas como Blancox y Refisal, viene consolidando su operación y hoy vende más de $500.000 millones solo en el mercado local.

Lea también: Las empresas más innovadoras del 2018

Karen Brazdyz, gerente de Brinsa

Esta empresa, que nació luego de la compra de Alcalis de Colombia por parte de accionistas privados mediante un proceso de licitación pública abierta en 1994, es el mayor jugador en la categoría de sal, un producto con el que se ha reinventado innovando y transformando radicalmente el mercado.

Una de sus estrategias para mantener su liderazgo ha sido dinamizar la categoría con productos de mayor valor y por ello hoy ofrece dentro de su portafolio sal parrillera, sal del Himalaya, reforzando el posicionamiento con sales de origen. Si bien este tipo de producto no es el que más pesa en las ventas, sí es el que más crece.

Brinsa opera en tres líneas de negocio. Consumo masivo (Refisal), aseo para el hogar (Blancox) y la línea institucional, con productos químicos que van dirigidos principalmente a sectores industriales. Cuenta con una integración vertical que le da una posición importante en el mercado pues su proceso inicia desde la extracción de la sal, luego pasa a la refinería y de allí se extraen los productos químicos, los cuales están dirigidos a atender las necesidades de la industria, pero también a la elaboración de los productos de aseo para el hogar, categoría en la que inició con el Blancox, pero que hoy complementa con productos adyacentes como el lozacrem y el limpia pisos.

Su gerente Karen Brazdys, cuenta que hace unos dos años Brinsa ingresó en la categoría de detergentes líquidos en donde tiene una participación de mercado de 5%. Aquí compite con Unilever, P&G y Colgate. En blanqueadores, Blancox es líder y en lavaloza ha venido ganando participación.

También tiene la producción propia de los envases de los productos para el aseo del hogar y a mediados de 2017 puso en operación una caldera que cubre las necesidades de energía y de vapor para toda la operación.

Brinsa le llega al consumidor final con sus marcas a través de todos los canales: tradicional, cadenas, supermercados independientes y, mayoristas.

Además del mercado local, la compañía hace presencia internacional con dos operaciones directas en Costa Rica y República Dominicana.

La primera planta entró en funcionamiento en 2007 y un año después, la segunda. La presencia principal es a través de la sal y desde allí realiza exportaciones.

En exportaciones de productos de consumo masivo, el principal mercado es Panamá, pero también vende en Perú, Aruba, Curazao y Centroamérica. Por ahora, no tienen planes de extender las ventas a otros mercados, sino que trabajará en fortalecerse en los que ya están.

La empresa no descarta la posibilidad de participar con posiciones propias en otros países; pues los resultados en los dos mercados en los que hoy hacen presencia han sido muy positivos a pesar de ser pequeños. Esta operación representó US$20 millones en 2017, adicional a las ventas en Colombia.

El modelo ya está probado y por eso no descartan llegar a otros países. Están definiendo la estrategia en la que trabajarán en los próximos años; pues por ahora revisan y definen los parámetros bajo los cuales se trabajará teniendo un norte definido. Las exportaciones de la empresa representan el 5% de las ventas.

Su agente logístico

En un garaje de una casa en Bogotá, inició operaciones hace 50 años Comercial Colombia, hoy Grupo Logístico TCC, con presencia directa en 4 países: Colombia, Ecuador, Estados Unidos y Panamá.

La empresa, que empezó con tres carros contratados, ahora está presente en 38 ciudades y opera con una flota de 500 vehículos propios, desde tractomulas hasta bicicletas y 4.500 propiedad de terceros.

Inició prestando servicios de mensajería, pero la visión de sus fundadores la llevó a convertirse en uno de los mayores jugadores logísticos, no solo en el mercado local sino internacional. En 2017 realizó 40.014 operaciones aduaneras, 25.735 importaciones y 14.279 exportaciones.

Puede intersarle: Las Zomac ya tienen 407 nuevas empresas

Su presidente ejecutivo, Diego Fernando Mantilla, explica que hace unos 10 años la empresa entendió que debía trascender de los servicios de transporte a los logísticos, para lo cual inició una transformación tendiente a ampliar el portafolio, que hoy es transversal a todos los sectores de la economía.

Diego Fernando Mantilla, presidente ejecutivo del Grupo Logístico TCC

Ahora son cuatro las unidades de negocio. El courrier nacional, que sigue siendo insignia, y el internacional, con una operación en Estados Unidos. Con este servicio, en el que se transportan pequeñas cantidades, la empresa llega a 145 países. Hace dos años se convirtió en agente de carga marítima, lo que le permite realizar operaciones no solo con Colombia sino con Centro y Suramérica. La operación en el país norteamericano representa 3% de los ingresos totales de la empresa.

El servicio de transporte es otra de las apuestas de esta empresa que genera cerca de 4.500 empleos directos. Con esta unidad realiza grandes movimientos de mercancía. Aquí opera dos modelos. Por un lado, el transporte de carga y, por otro, una unidad de flotas dedicadas, con la que le ayuda a resolver los problemas de transporte a sus clientes con la operación y administración de vehículos propios o de terceros. Este es transporte urbano, nacional e incluso se lleva hasta Ecuador, país en el que también presta servicio de courrier.

La tercera unidad es la de carga internacional, en la que ofrece agenciamiento de aduanas en Colombia y agenciamiento de carga, tanto en Estados Unidos como en Colombia, pero tienen una red de aliados que permite mover carga de Colombia a cualquier parte del mundo y viceversa o entre países, sin necesidad de tener operación directa. Este servicio también lo presta en Panamá.

En los últimos años montó la cuarta unidad de negocio, denominada operaciones logísticas, mediante la cual presta 3 grandes servicios: operación de centros de distribución (bodegas), además de picking y packing, para lo cual cuenta con nodos operativos en Bogotá, Barranquilla, Cali y Buenaventura.

Grupo Logístico TCC logró su consolidación con la unión de 6 empresas: TCC SAS, Global Mensajería SAS, Altertrac SAS, Fracor SAS, Malco Cargo S.A y Mario Londoño S.A, estas dos últimas pasaron recientemente a denominarse TCC Carga Internacional.

Para Mantilla, una operación logística junta tres grandes activos: los vehículos, los sistemas de información que le permiten a la empresa controlar y monitorear las operaciones y las sedes físicas representadas en bodegas, centros de distribución y oficinas.

TCC es sin duda un jugador logístico con capacidad de actuación mundial, a pesar de no tener presencia directa en muchos países.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
  • ¿Por qué genera debate la propuesta del IVA de Duque?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.