| 6/21/2018 12:01:00 AM

Competitividad y tradición, la clave de estas empresas

La experiencia a través de los años ha dejado a estas compañías muchas lecciones que les han permitido ser grandes en sus sectores y ganar mayor competitividad en sus negocios. Han sabido sobrellevar situaciones difíciles con inteligencia y estrategia, lo cual las ha mantenido en el mercado y las ha posicionado en la mente y corazón de los colombianos.

Innovación: as bajo la manga

Ernesto Fajardo, presidente de Alpina

En 2017, un año en el que la industria manufacturera y la elaboración de productos lácteos cayeron 1% y 0,6% respectivamente, Alpina creció 0,5%, alcanzando ventas por $1,7 billones. ¿Cómo lo hizo?

Para Ernesto Fajardo, presidente de la compañía, que tiene más de 70 años en el mercado, el secreto es la innovación tanto en producto como en formas de llegar al consumidor, factor que se ha convertido en su caballito de batalla para alcanzar resultados financieros positivos, a pesar de temas como la reforma tributaria y el incremento del IVA.

De acuerdo con el empresario, si bien las organizaciones se enfrentan permanentemente a entornos cambiantes, inciertos, volátiles y sobrerregulados, la habilidad de las compañías consiste en descubrir y aprovechar las ventajas que estos ambientes ofrecen y esto es precisamente lo que ha capitalizado la empresa, dice.

Por eso –explica–, la organización le ha apostado y le seguirá apostando no solo a la innovación de producto como tal, sino a la diferenciación a través de nuevos procesos organizacionales, modelos de negocio y proyectos de inclusión social y sostenibilidad ambiental, entre otros.

Para este año, Alpina, que tiene operaciones en Colombia, Ecuador, Venezuela y Estados Unidos y llega con su portafolio a Aruba, Surinam, Bolivia, Curazao, Canadá, Perú, México, Costa Rica, Guyana, Trinidad y Tobago y San Martín, contempla un plan de inversiones de cerca de US$60 millones para diferentes frentes, que le permitirá desarrollar nuevos productos para estar cada vez más cerca del consumidor, así como una operación más eficiente y sostenible que genere un impacto positivo en el medio ambiente.

En términos operacionales, estos recursos están dirigidos al aumento de capacidades, energías renovables y nuevas tecnologías. A la fecha, la compañía ha realizado inversiones a lo largo de todo el país, especialmente en Antioquia, Valle, Cauca, Eje Cafetero, Cundinamarca y Atlántico. Estas se han destinado principalmente a las plantas, centros de operación, flota propia y distintos proyectos de inteligencia artificial, automatización y Big Data.

La empresa también está invirtiendo en transformación digital con el propósito de tener conversaciones abiertas con sus grupos de interés y fortalecer procesos internos con sus empleados –alrededor de 6.000–, clientes y consumidores.

A nivel general, Fajardo sostiene que el mayor reto se podría resumir en lograr el crecimiento que desea la compañía, asegurando desarrollo sostenible con innovación y calidad. Así las cosas, seguirá trabajando para brindar nuevas alternativas a un consumidor que cada vez tiene gustos más segmentados.

Adicionalmente, le apostará a ser cada vez más eficiente y productiva y, en conjunto con el Gobierno y el resto de la industria, centrará sus esfuerzos en mejorar la competitividad del sector lácteo y fomentar la formalidad, ya que la informalidad en el renglón representa casi 50% del mercado.

Puede leer: Productos Alpina hará parte de un nuevo grupo empresarial

Apuesta exportadora

Sergio González, gerente de Colanta

Si bien las importaciones de leche en polvo continúan afectando a Colanta, la cooperativa registró en 2017 un balance positivo, con ingresos de más de $2 billones y excedentes por más de $17.000 millones.

Estos resultados le han permitido poner sus ojos en ambiciosos proyectos, tales como la exportación de productos lácteos a distintos mercados, entre los que se destaca el europeo. De hecho, recientemente la autoridad sanitaria europea dio luz verde a la cooperativa para ingresar productos lácteos procesados, logro importante si se tiene en cuenta que la leche colombiana no tenía acceso a este mercado.

En 2017 las exportaciones alcanzaron $27.489 millones, representados en ventas de leche en polvo ($20.205 millones), mantequilla ($5.523 millones), queso blanco ($954 millones), yogur y kumis ($654 millones) y arequipe ($152 millones).

Además de los planes de internacionalización, Sergio González, gerente de la cooperativa, afirma que la compañía realizará este año inversiones en nuevos proyectos por valor de $88.000 millones.

Con estos recursos la empresa planea la reubicación de comercializadoras, la adecuación de plantas y la ampliación de la línea de yogur, así como inversiones en nuevos mercados y compra e instalación de una empacadora de leche UHT, entre otros.

Adicionalmente, proyecta la terminación de algunos proyectos que ya había iniciado y otros más, con una inversión de $36.000 millones. Al respecto se destacan iniciativas tales como el secador de suero y leche; bodega de quesos madurados en Belmira (Antioquia); peletizadora de la planta de concentrados; mejora y ampliación en el proceso de quesos hilados; ampliación de la planta de tratamiento de aguas en Medellín y terminación del centro de distribución para leche en polvo, ubicado en el barrio Caribe de la capital antioqueña.

Hay que señalar que la cooperativa presupuestó inversiones para vigencias futuras por valor de $83.000 millones, de los cuales durante el 2016 se ejecutaron $23.000 millones y para el año 2017 invirtió en activos fijos y proyectos $27.000 millones.

El gerente de Colanta destacó el comportamiento registrado por el sector lácteo nacional en general, después de haber enfrentado las consecuencias del Fenómeno del Niño. En tal sentido destaca la normalización de las condiciones climáticas para la producción, lo que aumentó la oferta normal en el país.

Sin embargo, insistió en que hay que ponerle cuidado a la entrada masiva de leche en polvo, situación que repercutió en la acumulación de inventarios por 19.066 toneladas, de las cuales Colanta acumula 10.000 toneladas aproximadamente, es decir, 80 millones de litros que representan 8,5 días de captación formal en Colombia.

Si se analiza la balanza comercial de lácteos en Colombia, se puede ver que las importaciones para 2017 fueron de 45.686 toneladas al año y de solo leche en polvo sumaron 28.235 toneladas al año, de la cuales 11.849 son de EE.UU., 3.908 de México, 2.609 de Chile, 2.400 de Bolivia, 1.654 de Francia, 710 de Ecuador y 5.104 de otros países. Adicionalmente, se importaron 12.333 toneladas de lacto suero en polvo, lo que a juicio del directivo es exagerado.

El empresario confía que el gobierno nacional tome cartas en el asunto para salvaguardar la economía de cerca de 3.600 familias asociadas y productores lecheros del país.

Le puede interesar: Colombia ya puede exportar a la Unión Europea productos con leche nacional

Familia sostenible

Andrés Gómez, gerente general del Grupo Familia

A lo largo de varias décadas, el Grupo Familia se ha consolidado como una de las empresas con más tradición en los hogares colombianos, producto de su evolución y capacidad para adaptarse a un entorno cambiante.

Esa ha sido la clave, cuenta Andrés Gómez, gerente general de la compañía, con más de 50 años de trayectoria y que en los últimos años ha dirigido sus esfuerzos a fortalecer la participación en el mercado y la recordación de cada una de sus marcas en los países en donde opera, apalancada por acciones y estrategias de responsabilidad social y ambiental.

Precisamente la sostenibilidad ambiental es una de las apuestas de esta firma, que el año pasado alcanzó ventas netas por $2,3 billones. Es así como, en los últimos 10 años, el grupo ha reducido 35% el consumo de agua en sus plantas de papel y 7% el consumo de energía por tonelada de producto. También ha adelantado una recuperación de 93% de los residuos sólidos generados y ha registrado una disminución de 36% en las emisiones directas de CO2.

Para el ejecutivo, el hecho de enfrentarse cada día a un nuevo consumidor más informado y exigente motiva al grupo a innovar constantemente y a ser sostenibles. “El mercado está en constante movimiento y cambio, generando permanentemente desafíos y oportunidades que debemos afrontar y aprovechar. Reconocemos así que en cualquier espacio y proceso, tanto interno como externo, existen oportunidades para cambiar la elección de compra del consumidor y generar valor”, sostiene.

Agrega que solo al darse cuenta de que cualquier oportunidad es un espacio para la renovación y que esta puede ser trabajada a través de actores y grupos de interés, se tiene la oportunidad de crear apuestas de futuro importantes.

En este sentido, señala que la organización ve la innovación como la oportunidad de construir valor para todos a través de la generación constante de ideas y soluciones a los desafíos del mercado y que esta se consolida como una plataforma clave que impulsa el grupo hacia nuevos escenarios de acción.

Dentro de todos estos desafíos, la empresa está tomando muy en serio la transformación digital, ya que tiene claro que la tecnología cambió la manera en que se hacen los negocios y que no solo se debe evolucionar con esta, sino estar adelante. “Tenemos que ser pioneros y adoptar la tecnología para seguir siendo una compañía diferente, capaz de ganar en el mercado”, concluye Gómez, al afirmar que, gracias a los retos que el mercado ha puesto a la compañía, se está trabajado por tener una empresa con marcas líderes en su categoría.

En los últimos 25 años, Grupo Familia ha consolidado su liderazgo en Colombia y ha fortalecido su expansión internacional. Es así como a finales del año pasado compró la totalidad accionaria de la empresa Continental de Negocios, en República Dominicana.

La adquisición, que alcanzó los US$16,5 millones, corresponde un paso hacia adelante en el proceso de consolidación internacional en la región donde participa: Latinoamérica y el Caribe, y en la que después de más de 20 años de presencia, cuenta con marcas líderes como Nosotras, Familia, Pequeñín y Tena, con soluciones innovadoras que generan bienestar para el cuidado, higiene y aseo de todas las familias dominicanas.

Por su parte, este año anunció la adquisición de 100% de la participación de su filial Sancela Perú y de su sucursal en Bolivia. Gracias a esto, pasó a ser una compañía multilatina con cerca de 5.000 personas de diferentes nacionalidades. De cara al mercado, indica el directivo, esto representa consolidarse cada vez más como una organización con una fortaleza importante en sus marcas y con estrategias definidas y claras.

Le sugerimos: Grupo Familia se expande en Ecuador

Cimientos fuertes

Roberto Moreno, presidente de Amarilo

La crisis de la construcción de finales de los noventa les enseñó a muchas de las constructoras del país a reinventarse y acoger mejores prácticas en sus negocios, con el fin de moderar los ciclos que se presentan en el sector y enfrentar caídas menos pronunciadas.

Una de estas empresas fue Amarilo, compañía que en enero pasado cumplió 25 años, y que desde 2002 ha tenido un crecimiento sostenido, según cuenta su presidente Roberto Moreno Mejía.

Algunas de las buenas prácticas a las que le ha apostado esta empresa –dice el directivo– han sido las preventas y la diversificación de ciudades y proyectos, así como tener claros unos elementos que califica como “no negociables”, entre los que se destaca la ejecución de un proyecto solamente si hay punto de equilibrio, de lo contrario no, aspectos que le han servido a la compañía a ser más rentable y sobrellevar los altibajos del sector.

Todo esto, junto a la política de vivienda del actual gobierno, ha llevado a que hoy Amarilo esté creciendo en ventas alrededor de 17%. El año pasado el crecimiento de la compañía estuvo por el orden de 8% contra 2016. Para este ejercicio, la empresa prevé ingresos de aproximadamente $1,2 billones, con la venta de alrededor de 7.800 viviendas.

Actualmente, Amarilo tiene invertidos en total más de $2 billones en proyectos de vivienda en varias partes del país. En promedio destina $600.000 millones cada año. La firma cuenta con proyectos en Bogotá, Soacha, Madrid, Funza, Cota, Chía, Cajicá, Facatativá y Guasca. También en Ricaurte (Cundinamarca), Villavicencio (Meta), Valledupar (Cesar), Cartagena (Bolívar) y Barranquilla y Soledad (Atlántico).

De acuerdo con Moreno, la idea es continuar consolidando en el país macroproyectos urbanos. Un ejemplo de esto es Ciudad Verde, proyecto de la compañía en Soacha y que en su primera etapa contempló la construcción de casi 60.000 viviendas, de las cuales ya se han entregado más de 30.000. En este momento la firma está trabajando en la formulación de la segunda etapa y está pendiente de la revisión del POT de Soacha para arrancar con esta fase.

Otros de los planes de Amarilo es lanzar en La Felicidad un nuevo proyecto y construir vivienda en Cali y el Eje Cafetero, donde no tiene presencia actualmente. Así mismo, está construyendo un nuevo centro comercial en Medellín, que espera inaugurar en octubre del próximo año y que, según dice, será muy parecido a Fontanar, en Cajicá.

A nivel internacional, Amarilo tiene presencia en Panamá desde hace nueve años, donde tiene cinco proyectos de vivienda. Allí también estructuró un macroproyecto que se llama Villas de Arraiján, al occidente del Canal de Panamá donde hay un gran desarrollo de la ciudad. Por ahora no planea abrir mercados en otros países, sin embargo, no descarta a futuro desarrollar proyectos en naciones como Perú, en donde está adelantando asesorías en materia de sostenibilidad.

Por el momento, afirma el empresario, Amarilo seguirá trabajando guiada por cinco grandes pilares que enmarcan sus decisiones y actuar: obsesión por sus clientes, calidad en sus productos y trabajo en equipo.

“En la compañía somos conscientes del desafío que tenemos las empresas y los empresarios con las nuevas realidades del entorno”, expresa Moreno y agrega que la organización entiende que su responsabilidad implica seguir siendo pioneros como empresa sostenible, anticiparse a las tendencias y adaptarse al entorno con agilidad, para crear espacios que mejoren la calidad de vida de los colombianos.

Por último, dice que se está viviendo una época de cambios permanentes y que, en este sentido, la innovación y la transformación ya no son una opción para las empresas, sino una obligación.

Le recomendamos: El éxito de la constructora Amarilo al salir de Bogotá

Reinvención con resiliencia

Cipriano López, gerente general de Haceb

2017 fue un año difícil para Haceb, la marca fabricante y comercializadora de electrodomésticos fundada en Medellín en 1940. Sus ventas decrecieron al pasar de $800.000 millones en 2016 a $700.000 millones en el ejercicio pasado.

Aspectos como la inflación y sobre todo la falta de confianza del consumidor golpearon a la compañía, que cuenta con un complejo industrial de más de 211.000 metros cuadrados.

No obstante, su gerente general, Cipriano López, dice que esta situación llevó a la empresa a reinventarse y a ser resiliente, con el fin de seguir siendo competitiva en el sector.

Y la estrategia le ha servido, ya que, según Euromonitor International, la organización cerró 2017 como la marca líder en la comercialización de neveras en el país. Esto es producto, entre otros, de los retos de crecimiento, rentabilidad y competitividad que se propuso la empresa.

Hoy la compañía, que exporta electrodomésticos a 14 países, está reactivando sus contactos y aliados para crecer en 2018 por encima de dos dígitos. Ese es su objetivo, para lo cual está creando cada vez más nuevos productos que satisfacen las necesidades de sus clientes.

Estos nuevos productos son el resultado de una apuesta por la investigación e innovación. De hecho, en los últimos 10 años Haceb ha invertido más de US$175 millones. De acuerdo con López, los productos e innovaciones son amigables con el medio ambiente, no deterioran la capa de ozono y no contribuyen con el calentamiento global.

En general, la organización ha ganado participación en algunas categorías y se mantiene en otras. Pero lo más importante es que el mercado de línea blanca en Colombia tiene muchos desafíos y oportunidades que hay que aprovechar.

Ver más: A sus 98 años el fundador de Haceb es premiado por dedicar toda una vida al emprendimiento

VIDEOS MÁS VISTOS

  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
  • ¿Por qué genera debate la propuesta del IVA de Duque?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 555

PORTADA

Los mejores colegios de Colombia en 2018

Estudiantes de unos 13.000 colegios presentaron las Pruebas Saber 11 este año. Sus resultados son la base del ranking anual de Dinero, que en la presente edición destaca aquellas instituciones con los puntajes más altos en matemáticas e inglés.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.