| 7/11/2018 12:01:00 AM

“El rezago de América Latina puede ser una ventaja”, economista jefe de Itaú

El economista jefe del Banco Itaú, el más grande de América Latina, cree que Colombia puede crecer 2,5% este año y lo ve como uno de los países menos vulnerables ante cambios en las condiciones económicas externas.

Con excepción de Venezuela, los países sudamericanos están viviendo una etapa de crecimiento económico, no tan acelerada como la que se registró en el pasado durante el boom de los precios de las materias primas, pero sí lo suficiente para esperar un año 2018 mejor que 2017.

Esa es la visión de Mário Mesquita, quien desde 2016 ocupa el cargo de economista Jefe de Itaú Unibanco, la entidad financiera más grande de América Latina, que llegó con fuerza a Colombia tras la compra de Corpbanca.

Mesquita, quien también formó parte del equipo de economistas del Fondo Monetario Internacional, remplazó en el cargo a Ilan Goldfajn, actual Presidente del Banco Central de Brasil.

Lea más: El peso de la moneda china caerá sobre los países emergentes

En una visita a Colombia, este experimentado economista brasileño habló con Dinero sobre su visión de la región y de Colombia.

¿Cómo ve la economía latinoamericana?

Colombia, Perú, Chile, Brasil y Argentina avanzan, pero a paso lento, la que va más rápido es Perú, con crecimientos de 4%. El resto avanza a un ritmo de 3% o menos, lo que implica que no logran cerrar la brecha del producto

¿Qué tan dependiente sigue siendo la región ante las políticas de la Reserva Federal?

El alza de tipos de interés de la FED tiene consecuencias más fuertes sobre las economías con desequilibrios más grandes, como es el caso de Argentina, que debió ir al FMI para negociar un préstamo. El país austral tiene un déficit de cuenta corriente de casi de 5% del PIB. En Colombia ese déficit también es alto, pero con precios de petróleo al alza se reducen las presiones sobre la moneda. En general, las decisiones de la FED no generan un ambiente cómodo para ninguna economía, pero es más difícil para aquellas con desequilibrios más amplios.

Este es un año electoral en la región, ¿qué tanto ese proceso afecta el desempeño de las economías?

Las elecciones normalmente tienen efectos positivos porque en varios países se incrementa el gasto público en el año de la elección, así que es un estímulo extra para la economía. Lo negativo es la incertidumbre, que lleva a hogares y a empresas a retrasar gastos e inversiones. En el caso de Colombia, pasadas las elecciones es posible que se acelere la inversión y eso podría subir nuestra proyección de crecimiento del país, que hoy está en 2,5%. En ese pronóstico también influye el precio del petróleo.

En el pasado América Latina ha sufrido de un efecto contagio tras la elección de presidentes de izquierda, ¿eso se puede repetir?

Ese tipo de contagios se dan con muchos factores no solo los políticos, también están las decisiones de la FED o la guerra comercial que llevan a los inversionistas a sacar sus recursos de todos los países emergentes, incluyendo los latinoamericanos. En todo caso, las víctimas de contagio normalmente son las economías más vulnerables, así que una economía bien manejada, como la de Colombia, tiene un riesgo limitado.

Lea también: México arrastra a las monedas latinas hacia la devaluación

Uno de los temas que le ha dado estabilidad macroeconómica a Colombia es la llamada regla fiscal, sin embargo, durante la pasada campaña electoral se habló de su posible flexibilización, ¿qué opina de esa posibilidad?

Colombia tiene como objetivo importante de su política económica mantener el grado de inversión y, para eso, debe contener el crecimiento de la deuda e iniciativas que retrasen ese ajuste pueden generar problemas. También hay que considerar el ciclo económico y el hecho de que el país está en una situación cómoda para cumplir ese objetivo, el problema podría ser una subida del tipo de interés de la FED más rápida de lo esperado. Por ahora no parece tan grave el retraso del ajuste fiscal, pero lo puede ser si cambia el contexto internacional.

¿Qué otros riesgos o ventajas ve para Colombia y la región?

El retraso que tenemos puede ser una ventaja, hay una gran necesidad de invertir en infraestructura, que puede impulsar la economía. En el caso de Colombia debe haber un incremento de inversión en petróleo. De hecho América Latina como región productora de petróleo es relativamente estable comparada con otras regiones. Es posible que precios más altos atraigan capitales para Colombia y la región.

Una moneda revaluada, ¿debería ser motivo de preocupación?

No porque ayuda a mantener la inflación controlada y tipos de interés bajos. Para no tener una presión de tipo de cambio que genere la enfermedad holandesa la terapia es hacer un ajuste fiscal más fuerte, que permita al Estado crear un sovereign wealth fund (fondo de riqueza del Gobierno) que esterilice ese ingreso de dólares, como lo ha hecho Chile hace mucho tiempo.

¿Qué tanto el retraso de Argentina y de Venezuela pueden afectar a la región?

Venezuela puede golpear a países vecinos como Colombia por la migración, pues está llegando una población que requiere apoyo social básico, lo que implica un impacto fiscal, pero también un alza de actividad económica. Por el lado de Argentina, el impacto más directo es en la industria brasileña que exporta allá, aunque para Brasil como un todo no golpea.

Puede interesarle: Qué es la curva de yield o de rendimientos y cómo podría anticipar la próxima recesión

¿Cómo ve los commodities?

Revisamos al alza expectativa del precio del petróleo hacia US$68 para fin de año. El resto de commodities los hemos revisado al alza con excepción de azúcar, que no tiene precios tan altos como hace 6 años, pero está en nivel históricamente bueno. Para el café arábigo, como el que produce Colombia, estimamos un precio promedio en 2018 de US$1,18 la libra y en 2019 de US$1,23. En general, no esperamos que vuelva un superciclo de commodities, pero sí que se mantengan los precios favorables.

¿Cree que la mejora de clase media latinoamericana podría seguir?

Para sostener esa situación es necesario invertir más en educación y en calificación de la mano de obra. En Brasil muchos hogares subieron a la clase media por transferencias del sector público, lo que no es sostenible, la gente necesita ascender por sí misma, no por el Estado. 

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.