Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/6/2020 5:17:00 PM

La inflación sería más alta de lo que se está mostrando

La pandemia cambió los hábitos de consumo de todos los hogares en el mundo y hoy los países se enfrentan a datos de inflación que podrían no reflejar exactamente los incrementos de algunos sectores, como el de alimentos.

En Colombia, el Dane reportó que para junio la inflación tuvo una variación mensual de -0,38% y una anual de 2,18%. Pero los alimentos acumulan una variación superior al 6% y tendrían un mayor peso en el gasto de los hogares de lo que se estableció en la base con la que cada mes se calcula la variación en los precios al consumidor.

La razón es que los alimentos, el transporte, el entretenimiento y el arriendo, que en Colombia representan los mayores pesos en el cálculo de este indicador, siguen teniendo la misma equivalencia, incluso cuando la pandemia obligó al mundo a no ofrecer ni demandar por un tiempo los servicios de transporte y entretenimiento.

Javier Mejía, investigador asociado de la Universidad de Nueva York en Abu Dabhi, explicó que “la construcción de estos índices, en el fondo, es un promedio ponderado. Entonces, hay cantidades por precios y hay pesos de esas cantidades, dependiendo de qué tan importantes sean en el presupuesto de un consumidor promedio. Si la vivienda pesa normalmente el 60% del presupuesto del consumo, tiene que pesar más que, por ejemplo, las entradas a cine. El origen del problema tiene que ver con que esos pesos cambiaron, porque un montón de servicios se dejaron de ofrecer y por lo tanto se dejaron de consumir”.

Lea también: Deflación en Colombia: el IPC de junio cayó un 0,38%, según el Dane

“Los hogares ahora no consumen restaurantes, entretenimiento, transporte. Entonces, claramente, esa caída tan drástica también obedece a que, claro, gran parte de esos bienes y servicios no se demandan y caen de precio, pero no están haciendo parte de manera tan importante de la canasta”, pese a que se siguen contando, agregó Martha Elena Delgado, directora de Análisis Macroeconómico y Sectorial de Fedesarrollo.

En el país, el Dane también identificó que la pandemia llevó a recomposiciones de algunos núcleos familiares, es decir, que algunas familias volvieron a vivir en la misma vivienda y esto redujo el pago de arriendos, otro rubro importante en la canasta básica de las familias colombianas.

Delgado agregó que otros dos fenómenos que podrían estar llevando a una subestimación de la inflación es el uso de aplicaciones y plataformas para hacer compras, que usualmente cobran tarifas más altas y cuya utilización se hizo intensiva con la pandemia, por un lado, y “que había unas cosas que no se podían medir por el acaparamiento, entonces, ahí entran algunos alimentos y bienes [de los] que no se podían tomar sus precios”, por el otro.

Para eliminar algunos de estos efectos, la jefe de Análisis Económico de Itaú, Carolina Monzón, señaló que “toma mucha más relevancia hacer seguimiento a los denominados indicadores de inflación básica que intentan extraer los componentes más volátiles, como alimentos o servicios públicos, para comprender el verdadero desempeño de los componentes de precios claves para los hogares”.

Algunos problemas de medir mal

El economista José Roberto Acosta advirtió, por ejemplo, que “si el ingreso cae como efectivamente está cayendo porque la sola reducción del PIB en cerca de 7%, como se prevé para este año [según el FMI], hace que esa proporción de alimentos dentro del gasto sea mayor”, los hogares de menores ingresos ya no estarían destinando 23,78% de sus ingresos a los alimentos, sino una proporción mayor, a lo que debe sumarse la subida de precios.

Lea también: ¿Qué tan grave es que no se cumpla la meta de inflación por lo bajo?

Para Mejía, este inconveniente de medición en el mundo tiene otros efectos que se deben considerar. “Lo más importante es que con base en esas cifras se toman decisiones en economía, como el salario mínimo; la gente define los precios estables a partir de las inflaciones previas. Entonces, si se subestima eso y mañana tuviera que definirse el aumento del salario mínimo, que está atado a la inflación, como esta es menor, se define un salario que aumentaría menos de lo que debería si se quisiera compensar el aumento de los precios”.

Y si el salario sube menos de lo que en realidad aumentaron los precios, los hogares terminarían reduciendo su poder adquisitivo.

Por su parte, Monzón advirtió que “de llegarse a ejecutar ajustes [en la medición], muy probablemente apliquen solo hacia adelante. Adicionalmente, estos procesos son muy rigurosos y requieren de un período considerable de tiempo, no solo para hacer la evaluación de las metodologías, sino también para la implementación del proceso de transición”.

Qué esperar para los próximos meses

En la inflación de junio también se hizo evidente el efecto del primer día sin IVA, en especial en los rubros de vestuario y muebles y bienes para el hogar, según la medición del Dane.

Y dado que las dos jornadas restantes del Día sin IVA se programaron para julio, Delgado señaló que en dicho mes, nuevamente, la inflación estaría marcada a la baja por las promociones de esos días, así como por el efecto de las medidas del Gobierno sobre los precios de telecomunicaciones.

Lea también: Inflaciones básicas en Colombia cayeron durante junio

Sin embargo, agregó que se espera que “en agosto y hacia final de año repunte no solo porque el efecto de los regulados se diluye en el tiempo, sino porque con la reactivación económica ya se debería ver un poco más en la demanda de unos sectores que todavía no se habían reactivado”.

Y añadió que “todo dependerá de lo que pase con las cuarentenas y con los sectores que puedan estar abiertos al público. Sin duda, hasta que no abra el sector de transporte, ese rubro también va a jalar hacia abajo la inflación”.

Monzón señaló que, si bien estima “que el indicador de inflación anual pueda llegar a registrar nuevos descensos en el corto plazo, es factible que se registre una corrección hacia el último trimestre del año y particularmente a inicios del 2021”.

EDICIÓN 598

PORTADA

¿Cuáles serán las empresas que podrán impulsar la reactivación?

El tejido empresarial del país está herido, pero no derrotado. Las grandes compañías saben que buena parte de la reactivación está en sus manos y para eso activan proyectos que les permitirán volver a crecer. Estas serán las nuevas locomotoras del país.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.