Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/10/2019 5:09:00 PM

"El 2019 luce despejado, pero ojo con 2020": gerente del Banco de la República

Los lunares en los frentes fiscal y externo preocupan a Juan José Echavarría. Confirma la necesidad de recortar el gasto, avanzar en la reforma pensional y mejorar la productividad. También cree que el país debe aumentar los niveles de ahorro y los empresarios, exportar más. Entrevista de SEMANA.

SEMANA: ¿Cómo ve el panorama de la economía colombiana y cuáles son las apuestas para este año?

Juan José Echavarría: 2019 luce relativamente despejado. El crecimiento de la economía estará, muy probablemente, entre 3,3 y 3,5 por ciento; la inflación anda muy cerca de nuestra meta de largo plazo y el banco completa en febrero diez meses sin mover las tasas, en un nivel ligeramente expansionista. Hay estabilidad cambiaria y estamos comprando reservas para tener un seguro adicional ante la volatilidad internacional. Además, los bancos privados tienen una posición sólida.

SEMANA: ¿Es optimista frente a lo que viene para la economía o tiene razones para estar preocupado?

J.J.E.: Soy optimista, pero no todo está bien. Hay dos grandes lunares en los frentes externo y fiscal.

SEMANA: ¿Cuáles son esos nubarrones?

J.J.E.: Creo importante cumplir la regla fiscal. Sin embargo, la mayoría de los analistas y el mismo Gobierno sugieren que aún falta camino por recorrer: se financió el 2019, pero aún existe un faltante promedio cercano al 0,6 por ciento del PIB para 2020 y 2021. El Gobierno ha sugerido buscar recortes adicionales en el gasto y en los subsidios.

Le puede interesar: Postobón reemplaza a Coca-Cola en la Selección Colombia

SEMANA: ¿Cree entonces que habría que flexibilizar la regla fiscal ante temas como Venezuela?

J.J.E.: La normativa actual de la regla incorpora cláusulas de “escape” y el grupo asesor tiene la tarea de evaluar si existen condiciones extraordinarias que lo ameriten. Por lo pronto, pienso que la actual senda de déficits se puede cumplir, y que no van a existir ese tipo de modificaciones. El nivel de deuda del Gobierno central pasaría de 44,1 por ciento del PIB en 2018 a 40,6 por ciento en 2022, niveles relativamente aceptables al compararlos con los de otros países emergentes

SEMANA: ¿Y qué lo preocupa en el tema externo?

J.J.E.: El equipo técnico del banco acaba de elevar su pronóstico de déficit de cuenta corriente a 3,9 por ciento del PIB, un nivel muy superior al 2,5-3 por ciento al que consideramos sostenible (financiable) a largo plazo. Esto indica que se requiere elevar las exportaciones y el ahorro. En Colombia no ha habido un solo nuevo producto estrella de exportación en décadas, y solo imagino dos caminos para elevar nuestra tasa de ahorro: una mejor situación fiscal y una reforma pensional que obligue a nuestros jóvenes a guardar recursos que financien su vejez.

SEMANA: Pero, ¿ese mayor déficit de cuenta corriente es financiable?

J.J.E.: Veo la situación despejada en 2019, pero me preocupa el mediano plazo. La inversión extranjera directa se mantiene relativamente estable y los flujos de portafolio siguen llegando. Además, hay mayor calma en los mercados internacionales tras el mensaje de “relativa paciencia” del gobernador Powell de la Fed. Pero hay que continuar con el proceso de ajuste.

Vea también:  Duque radicó el plan de los $1.100 billones

SEMANA: ¿Cómo cree que impactará a la economía la Ley de Financiamiento que acaba de entrar en vigencia?

J.J.E.: Todos soñamos con una reforma “estructural” como la de 1986, o como la que propuso el ministro Carrasquilla. Pero no se logró. Existe un faltante para los años posteriores a 2019, causado por la pela que se dio el gobierno para beneficiar al sector privado con temas como el no pago de IVA a los bienes de capital. No entiendo porqué este sector no ha defendido con vehemencia lo finalmente acordado. El balón está en su cancha, y veremos cómo reacciona a los enormes incentivos que le otorgó la reforma.

SEMANA: Es decir que 2019 va a estar bien, pero ¿cree que luego vendrán los problemas de 2020 en adelante?

J.J.E.: El 2019 luce despejado, pero no nos podemos dormir en los laureles. Se requiere avanzar en los frentes fiscal, pensional y externo. Hay que incentivar el ahorro mediante un mayor ajuste de las cuentas fiscales y una reforma pensional. Pero la tarea de largo plazo, para crecer por encima del 3,5 por ciento, es aún más importante, tendiente a elevar la productividad y la competitividad de la economía. No hay otra forma de elevar el salario promedio de los colombianos sin generar desempleo.

SEMANA: ¿En materia de inflación todo está despejado o también ve lunares?

J.J.E.: La inflación en 2018 y enero fue sorprendentemente baja. Y no veo presiones inflacionarias muy fuertes. El impacto del aumento del salario mínimo se puede ver reducido por la enorme migración venezolana. La devaluación de la tasa de cambio no ha sido muy alta y ha afectado poco los precios (no hay un pass through) y el crecimiento de los regulados por encima del 6 por ciento viene ocurriendo en los últimos años. Estimo que la inflación cierre este año cerca al 3 por ciento.

SEMANA: Pero las expectativas del mercado son mayores y muchos afirman que con el cambio en la canasta del Dane la inflación será más volátil…

J.J.E.: Los mercados tienen expectativas más altas –una inflación del 3,5 para fin de año–, pero quizás están influenciados por el debate de la Ley de Financiamiento y riesgos como el fenómeno de El Niño, cuyo impacto ha sido moderado. Y respecto al tema del cambio de la canasta, yo creo, por el contrario, que la inflación va a ser más estable, pues los alimentos, que eran uno de los rubros más volátiles, pierden peso en el cálculo del costo de vida.

Le puede interesar: Las 10 tendencias que marcarán a los consumidores en 2019

SEMANA: Pero ¿qué tanto se está transmitiendo esto sobre las tasas de interés y un mayor nivel de crédito?

J.J.E.: Las tasas han bajado 350 puntos básicos entre diciembre de 2016 y abril de 2018 y se mantuvieron en 4,25 por ciento desde ese entonces. La transferencia se ha dado con fuerza en todas las tasas de interés. Las tasas al consumidor se demoraron más en descender, pero lo hicieron con fuerza en 2018. Mientras que las tasas del banco se redujeron en 50 puntos básicos, las del crédito de consumo lo hicieron en 180 puntos básicos. En enero hay un pequeño repunte, un fenómeno que podría ser estacional. Vigilaremos con cuidado la evolución de esta variable.

SEMANA: ¿Le preocupa el comportamiento de la confianza de los consumidores?

J.J.E.: No hay factores fundamentales que expliquen el desplome en la confianza del consumidor durante los últimos meses. Considero y espero que el índice mejorará en los próximos meses, ya cerrado el capítulo relacionado con la discusión tributaria. Según el Dane, el consumo privado está creciendo a tasas del 3,3 por ciento en el tercer trimestre de 2018.

SEMANA: ¿Cómo van las remesas?

J.J.E.: Los datos son muy buenos (6.300 millones de dólares el año pasado) y se han convertido en un motor económico de las principales regiones receptoras del país, como el Eje Cafetero, el Valle y Antioquia, entre otras. Allí esos recursos impulsan el consumo y la inversión en educación y salud en familias de bajos ingresos. El nuevo mundo virtual facilitará aún más esos flujos.

SEMANA ¿Cómo ve el comportamiento de a tasa de cambio para este año?

J.J.E.: Básicamente en el nivel en el que se encuentra ahora. El banco no tiene un nivel deseado de tasa de cambio, flotamos y dejamos que el mercado decida su nivel. Esto va a depender mucho de lo que pase con el precio del petróleo. Nuestro pronóstico es de 63 dólares, 10 dólares por debajo de su promedio actual.

SEMANA: Pasando a otro tema, ¿cree que el billete de 100.000 circula poco por culpa de los cajeros automáticos?

J.J.E.: Los bancos privados realizaron inversiones importantes para adaptar sus cajeros automáticos a las características de la nueva familia de billetes, y esperamos que la transición esté completa a finales de 2019. Los billetes de 100.000 pesos no circulan más por un tema de demanda. Ni las personas ni las entidades financieras los han demandado tanto como se creía y cuando llegan a sus manos, muchos los guardan y no los usan para hacer pagos. Actualmente la denominación más demandada es la de 50.000 pesos. En junio de 2018 circulaban 1.072 millones de billetes de 50.000 pesos y tan solo 17,8 millones de billetes de 100.000 pesos. 

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.