Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/30/2019 9:56:00 AM

Emisor reduce sus expectativas de crecimiento para 2019

El Banco de la República redujo su estimación de crecimiento para este año y ahora espera un repunte de 3% para 2019, frente al 3,5% pronosticado inicialmente. ¿Cuáles son las razones y qué implicaciones tiene?

El Banco de la República modificó sus expectativas de crecimiento del país para este año y el próximo. El Emisor espera ahora una expansión de la economía cercana al 3% para este año y del 3,3% para el 2020.

En su informe mensual de inflación, la autoridad monetaria resaltó que si bien el crecimiento de 2019 será superior al del año anterior, será inferior a 3,5% previsto en el informe de inflación de marzo.

“Dado lo anterior, para 2019 se sigue esperando un crecimiento mayor que el observado en 2018 (2,6%), pero menor que lo previsto en el informe de marzo (3,5%). Este pronóstico implica una expansión de la demanda interna similar a la del año pasado, unas exportaciones débiles y una demanda externa neta que restarán una vez más al PIB”, explica el Emisor en su informe.

La reducción de las expectativas se da ante el lento desempeño de la economía en la primera parte del año. Sin embargo, esto también implica que después de la desaceleración observada en el primer trimestre, se espera una recuperación del crecimiento económico hacia tasas algo superiores al potencial a partir del segundo semestre del año.

En su informe el Emisor destaca que los choques que enfrentó el crecimiento se habrían empezado a revertir desde el segundo trimestre de manera paulatina, lo que permite proyectar para dicho período una aceleración del crecimiento anual. Así, en el segundo semestre la economía deberá ganar dinamismo gracias a una mayor recuperación del consumo público y de la inversión en obras civiles, y a que el consumo privado y la inversión en maquinaria y equipo registrarán tasas de crecimiento similares a las del primer trimestre.

Con esto, el Banco de la República se suma a otras entidades que han venido reduciendo sus expectativas de crecimiento para este año.

En promedio los analistas locales esperan un crecimiento económico de 3,1%, lo cual significa una disminución frente al 3,2% que pronosticaban en el Informe sobre Inflación del trimestre anterior. De manera similar, las entidades extranjeras consultadas vaticinan una expansión promedio del PIB del 3%, cifra inferior a la registrada en el Informe sobre Inflación trimestre anterior (3,2%).

Por su parte, Fedesarrollo las mantuvo en el 3,3% y el Fondo Monetario Internacional (FMI) las redujo levemente a 3,4%. Unas estimaciones más similares al 3,6% que aún espera el Gobierno y con las que hizo sus estimaciones para el presupuesto general del 2020.

Un difícil arranque

En el primer trimestre de 2019 la economía colombiana se desaceleró y creció a un ritmo menor que el previsto por el equipo técnico. Según las cifras corregidas por estacionalidad y por efecto calendario publicadas por el Dane, en dicho período el PIB registró una expansión anual de 2,3%, menor que el 3,2% proyectado en el anterior Informe sobre Inflación. Este comportamiento significó un crecimiento nulo entre trimestres. En su serie original el PIB registró una expansión del 2,8% (frente a 2,7% del cuarto trimestre de 2018). Durante estos meses el PIB estuvo impulsado por el consumo privado y por la inversión en maquinaria y equipo, pero fue afectado por choques negativos de consideración en otros componentes de la demanda interna, los cuales no fueron anticipados. Las exportaciones netas contribuyeron de manera negativa a la expansión del PIB.

Los choques negativos del primer trimestre ocurrieron en la inversión en construcción (tanto de vivienda como de otras edificaciones y estructuras, la cual incluye obras civiles) y en el consumo público. Ambos componentes registraron retrocesos trimestrales. En el primer caso, la mayor contribución a la caída se dio en el renglón residencial, probablemente por la vivienda diferente de interés social (no VIS). En el segundo, el resultado habría obedecido al desfase de tiempos en los ajustes salariales del sector público y a un menor nivel de ejecución de los gobiernos en sus niveles nacional y local

A pesar que el Banco de la Republica redujo las proyecciones de crecimiento en sus declaraciones en la reunión de la semana pasada siguen apuntando a estabilidad en tasas por que seguramente por ahora sigue siendo más relevante el desequilibrio en la cuenta corriente y el reciente movimiento de la inflación, resaltó el equipo de investigaciones del Banco Itaú.

En términos de inflación, la entidad espera que esta se ubique por encima de 3% finalizando el 2019, aunque debería disminuir a lo largo del 2020 para finalizar el año cercana a 3%.

Recuperación gradual

Ante la reducción del crecimiento a nivel mundial y una disminución del gasto público por el cambio de los gobiernos locales, también hubo una reducción en las estimaciones de crecimiento del próximo año. Con esto, es claro que si bien la economía continuará ganando dinamismo lo hará de manera paulatina.

En su informe, el Emisor indicó que al igual que en 2019, el próximo año la economía seguirá beneficiándose de unas condiciones financieras internas amplias. A esto se sumará el impacto positivo de la Ley de Financiamiento, la continuación de importantes proyectos de obras públicas y la reactivación de la construcción de vivienda. Gracias a ello, y a unas condiciones de financiamiento externo que se mantendrán relativamente favorables, la economía deberá presentar un mejor desempeño. Sin embargo, frente al informe anterior, la estimación del crecimiento económico para 2020 se revisó a la baja teniendo en cuenta los efectos negativos de una mayor incertidumbre global sobre las decisiones de inversión. También, se contempla una desaceleración del consumo público, acorde con un menor dinamismo en el gasto de los nuevos gobiernos regionales y locales (usual durante su primer año de administración) y con el recorte contemplado en el anteproyecto del Presupuesto General de la Nación presentado para el próximo año.

Acorde con los pronósticos de crecimiento anteriores, la brecha del producto comenzaría a cerrarse gradualmente a partir de la segunda mitad del año, aunque a una menor velocidad que la estimada en el informe anterior. Los choques negativos de demanda que afectaron a la economía colombiana en el primer trimestre de 2019, junto con las revisiones a la baja del crecimiento en 2020, hicieron que la brecha del producto fuera más negativa que la estimada previamente.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.