Opinión

  • | 2000/10/13 00:00

    La esperanza y el sacrificio

    El sacrificio fiscal no se puede ir en más corrupción y malos manejos.

COMPARTIR

La Gobernación de Antioquia me enseñó que los sacrificios que se imponen a las comunidades no pueden basarse exclusivamente en expectativas remotas, pues también necesitan ganancias populares de corto plazo, todavía más, en una población con la pobreza de la nuestra. El cierre de entidades innecesarias, el recorte de la burocracia y la eliminación del clientelismo requerían mostrar a los ciudadanos que ese dinero se empleaba en ampliación de oportunidades educativas, en mayor cobertura del Régimen Subsidiado de Salud, en talleres de formación para el trabajo, en vías, bancos cooperativos...



Las reformas tributaria, de pensiones y de disminución de transferencias necesitan un clima de opinión más favorable, diferente al de 10 millones de ciudadanos que duermen con hambre y ahora los convocan a nuevos sacrificios.



El país debe tener la seguridad de que todo nuevo recurso tributario no va a ser devorado por la corrupción ni por el derroche. Y para legitimar una tendencia de austeridad en el Estado, que equilibre las finanzas públicas y genere ahorro con destino a inversión social, el ejemplo debe empezar en las altas esferas. Por eso, antes que nuevos impuestos, hay que hacer un replanteamiento a fondo de la estructura oficial. Es hora de dar el debate para reducir el Congreso a una Cámara, para disminuir de 270 a 130 congresistas y eliminar privilegios salariales y pensionales. Un país que no les paga a los maestros no puede continuar con el costo, en varias capitales internacionales, de contar con embajada, consulado, oficina de Fedecafé y Proexport. No se justifican el Consejo de la Judicatura, la Comisión de Televisión. Muchas funciones del Incora deberían trasladarse a las corporaciones ambientales. El proyecto de saneamiento fiscal territorial se quedó corto, no eliminó las contralorías y en vez de definir un régimen austero de honorarios y seguridad social para los diputados, autorizó para ellos salario y prestaciones.



Se necesita una solución remedial de empleo. Algunos proponen acudir a recursos del Banco de la República. El Gobierno anuncia un programa masivo de capacitación con subsidios del Sena. El ex ministro Rudolf Hommes sugiere que Findeter financie un proyecto ambicioso de obras públicas en los municipios. También se informa sobre una nueva solicitud de crédito al Banco Mundial para los mismos efectos. Lo importante es hacerlo, cuanto antes.



El recorte de las transferencias no tendría presentación sin la disminución de altos costos nacionales. Debería ser transitorio y a título de préstamo, esto es, que la Nación cancele la suma recortada, más tarde, al Fondo de Pensiones Territoriales. Así se daría una respuesta a los pensionados: la seguridad de que les pagarán. Presupuesto para poder hablar de requisitos más exigentes para las nuevas pensiones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación