Opinión

  • | 2007/06/08 00:00

    ¿Cómo se perciben desde la academia las iniciativas de RSE?

    ¿Qué tan profundas, reales y coherentes son las iniciativas de RSE que adelantan las empresas en Colombia? Esta es una de las preguntas que más inquietan al ver el auge que tiene esta tendencia.

COMPARTIR

Durante los últimos meses tuve la oportunidad de dirigir el curso "Empresa y Sociedad" dentro del marco del postgrado de Organizaciones y Responsabilidad Social del Cider - Centro Interdisciplinario de Estudios Regionales - en la Universidad de los Andes, y esta fue la principal pregunta que se plantearon los participantes en esa aventura académica.

Ante esto nos propusimos hacer un sondeo sobre los programas e iniciativas que se están desarrollando en algunas de las principales empresas con presencia en Colombia, analizando desde la estructura de su política, hasta la ejecución de algunos programas concretos.

Los resultados de ese grupo de trabajo no son alentadores. Si bien se encuentran algunas excepciones, y por supuesto este no fue un trabajo de cobertura exhaustiva, en la mayoría de los casos los indicios no son particularmente buenos. Estas son entonces algunas de las conclusiones.

Las políticas de RS son más profundas que sus resultados concretos
La gran mayoría de las empresas que han decidido trabajar en temas de responsabilidad social cuentan con declaraciones de buena voluntad muy desarrolladas y sofisticadas. En algunos casos, dentro de las declaraciones y definiciones de política de RS se encuentran marcos conceptuales realmente de punta a nivel mundial.

Sin embargo, al momento de evaluar los hechos en los que se concreta la responsabilidad social, se encuentra uno con programas muy parciales, programas en la mayoría de las veces exclusivamente filantrópicos y en la mayoría de los casos muy poco consistentes con los marcos conceptúales utilizados en la definición de su política de RS. Es como si hubiera más asesores que ejecutores para el tema.

La RS está siendo utilizada para mejorar la reputación
Es innegable el beneficio colateral que trae sobre una compañía una buena política de responsabilidad social. Sin embargo, el sondeo mostró cómo, en muchos casos, una mejora en la Reputación es el principal objetivo de las compañías que se precian de tener programas de Responsabilidad Social.
 
Esto es especialmente marcado en casos de compañías que precisamente han sido criticadas por sus relaciones con las comunidades, con sus trabajadores o porque por ejemplo, contaminan exageradamente.

Se encontraron casos en los que incluso la divulgación y promoción de los programas sociales valen más que los programas sociales mismos, lo cual es definitivamente un contrasentido y una muestra de lo que significa la responsabilidad social para algunas empresas.

No hay referencias a la necesidad de una mayor ética en la forma de operar
A pesar de que, como decíamos, algunas de las declaraciones de política contienen elementos realmente modernos en términos de las tendencias de punta de responsabilidad social, hay una ausencia casi total, tanto en lo conceptual, como en lo práctico, de principios que refuercen el actuar Ético de las empresas en sus entornos.

Este es probablemente el campo en el cual se observa un mayor rezago. La ética, que debería ser la base de cualquier política o estrategia de responsabilidad, a veces ni siquiera se menciona dentro de la empresa, su quehacer diario y sus responsabilidades con la comunidad.

¿Cómo contar entonces con una comunidad empresarial y unas organizaciones más éticas hacia fuera y hacia adentro? ¿Cuál es la ética y el comportamiento que esperamos de las empresas? ¿Cómo ser responsable si no se es ético? Estas son las preguntas que se plantea ahora un grupo académico que quiere entender mejor cuál es el papel de las empresas dentro de nuestra sociedad.1.

brucemacmaster@inverlink.com.co


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 547

PORTADA

Los primeros cartuchos que quemaría Duque: tributaria y pensional

El nuevo presidente de los colombianos va a quemar de entrada dos cartuchos en su afán de reformas: la tributaria y la pensional. Las propuestas son altamente impopulares. Esto tendrá que hacer para sacar adelante esos ajustes.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 547

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.