Opinión

  • | 2010/12/10 12:00

    Alta velocidad

    La capacidad de tomar decisiones estratégicas rápidamente es una ventaja competitiva.

COMPARTIR

El ritmo de cambio en el entorno de los negocios se está acelerando, impulsado por factores como las innovaciones tecnológicas, la globalización y las fluctuaciones en los mercados financieros. En este contexto, las mejores decisiones de negocios no siempre se toman utilizando mayores volúmenes de información e invirtiendo mayores esfuerzos en el análisis. En un ambiente cambiante, puede ser más importante tomar decisiones rápidamente para aprovechar las oportunidades que se presentan. Las empresas con capacidad de tomar rápidamente decisiones de alta calidad tienen una importante ventaja competitiva. Las “ventanas de oportunidad” se pierden si las decisiones se dilatan esperando por mayor información y análisis.

BAJA VELOCIDAD

Desafortunadamente, a muchas organizaciones les cuesta trabajo tomar decisiones rápidamente. Entre más grandes y más complejas, más grave es el problema.


Las organizaciones que toman decisiones a baja velocidad típicamente buscan generar consensos entre una multitud de partes interesadas. En la práctica, esto resulta en que muchas personas acaban teniendo poder de veto. Por lo tanto, los proponentes de una decisión acaban invirtiendo enormes recursos y esfuerzos para resolver cada una de las objeciones o inquietudes presentadas. Este tipo de organizaciones típicamente también son adversas al riesgo. Los sistemas de incentivos son tales que los decisores tienen poco por ganar si las consecuencias de la decisión son positivas, y mucho que perder si las cosas salen mal.

Organizaciones de “baja velocidad” no solo pierden oportunidades, sino que muchas veces toman decisiones de baja calidad. El requerimiento de consensos “absolutos” genera “presión de grupo” para conformarse a la opinión de los demás.

DECISIONES RÁPIDAS

Organizaciones que pueden tomar rápidamente decisiones de alta calidad buscan consensos “calificados” en vez de consensos “absolutos”. Los consensos calificados tienen varias virtudes. Primero, reducen la “presión de grupo”, lo cual incentiva a que se expresen ampliamente opiniones disidentes. Esta confrontación de ideas mejora la calidad del debate. Segundo, no es necesario convencer a todos para llegar a una decisión. Esto acelera el proceso.

En organizaciones de “alta velocidad” típicamente existe un mejor equilibrio entre los premios relacionados a una buena decisión y los castigos relacionados a un fracaso. Por lo tanto, los decisores son más propensos a tomar riesgos.

Es interesante ver cómo muchos estudios han demostrado que el ser humano puede tomar decisiones de alta calidad en instantes en temas complejos. Este es el punto central del best-seller de Malcom Gladwell, Blink. En este libro el señor Gladwell cita un experimento en el cual profesionales entrenados fueron capaces de predecir si las parejas analizadas se irían a divorciar con solo observar un video de ellos conversando sobre cualquier tema trivial por algunos segundos. Esto fue posible porque los profesionales se volvieron expertos en interpretar información clave como señales corporales, tonos de voz, etc.

El mismo principio opera en el mundo de los negocios. Ejecutivos con experiencia pueden identificar patrones en la información clave para tomar decisiones en instantes. Por esta razón, organizaciones de “alta velocidad” se apoyan en opiniones de expertos, tanto internos como externos, para enriquecer sus procesos decisorios.

Como se puede apreciar, la fórmula para acelerar los procesos de decisión no es complicada. Sin embargo, en nuestro país es poco aplicada en las entidades gubernamentales y muchas de las grandes empresas. Esto debe cambiar. Es necesario decidir más rápido y tomar más riesgos para acelerar el ritmo de crecimiento económico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 546

PORTADA

Especial de abogados: las firmas más grandes de Colombia

Los bufetes de abogados en Colombia facturaron cerca de $1,5 billones en 2017 y, aunque fue un año no tan fácil para la economía, les abrió nuevas oportunidades de negocio. Panorama de la industria legal en el país.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 546

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.