| 9/1/2000 12:00:00 AM

Barrio Antonio Nariño

Realmente resulta contraproducente lo que ocurrió en el barrio Antonio Nariño. Que la intolerancia de un alcalde local termine con la muerte de dos personas indefensas es algo que no tiene presentación. La administración distrital debe tomar cartas en el asunto y reconocer su responsabilidad en esos hechos. Los futuros alcaldes tendrán que ocuparse de los niveles de violencia que está alcanzando la capital.



Juan Benítez, vía internet

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.