| 7/9/2010 12:00:00 AM

Enfermedad holandesa, temor latente

Enfermedad holandesa, temor latente

El pasado 23 de junio, el Gobierno adjudicó la exploración de 96 nuevos bloques de petróleo, ubicados principalmente en la región de los Llanos Orientales y la Orinoquia. Este fue el resultado de la puja por los 229 bloques que ofreció la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) en su Ronda 2010. La inversión de las 35 firmas del sector que adelantarán dichos proyectos ascenderá a un valor estimado de US$1.300 millones.

Bien administrados, los ingresos de recursos naturales pueden representar una enorme oportunidad económica, especialmente teniendo en cuenta las ventajas que presentan con respecto a otras fuentes gubernamentales de financiación bajo la figura de regalías. Dichos ingresos, que pueden ser considerados como un 'regalo de la naturaleza', automáticamente se traducen en una expansión del PIB tanto regional como nacional.

Sin embargo, los ingresos por recursos naturales también plantean importantes desafíos, principalmente porque pueden generar un estancamiento económico a causa de la revaluación, la corrupción y los conflictos internos. La 'enfermedad holandesa', también conocida como la 'maldición de los recursos naturales', puede derivar en dificultades macroeconómicas y presupuestarias.

Las experiencias más comunes de los países productores de recursos naturales muestran un ciclo que se inicia con altos ingresos o altas expectativas de ingresos, seguido por elevados gastos, que continúa con una caída de los precios de los recursos, una disminución de los ingresos por recursos y el malestar social causado por los ajustes fiscales y presupuestarios. Como resultado, los países productores de recursos naturales tienden a ver disminuida su producción de otros bienes.

Pero esta situación puede prevenirse con la aplicación de políticas adecuadas, como el fortalecimiento de políticas macroeconómicas prudentes, la adopción de una buena estrategia para promover el desarrollo y la diversificación económica y mejoras en el marco institucional, incluida la gestión de las finanzas públicas.

Las experiencias de países que han pasado por esta situación muestran que el éxito en su prevención depende de las condiciones e instituciones preexistentes en ellos. Países desarrollados productores de recursos naturales como Noruega, Australia o Canadá, entre otros, por lo general tenían un sistema de buen gobierno antes de la entrada de los capitales de los recursos y por ello estaban mejor preparados.

Los mecanismos más utilizados para contrarrestar los efectos negativos de los ingresos por recursos naturales incluyen la creación de fondos de estabilización, la adopción de un presupuesto 'paralelo', estrictos procedimientos de tesorería, la creación de comités de inversión independientes y la promulgación de marcos jurídicos especiales.

En países como Chile y Noruega, la adopción de estos mecanismos ha tenido éxito.

Sin embargo, la experiencia muestra que su diseño e implementación plantea retos importantes. Si se definen de una manera no transparente o si son demasiado rígidos, estos mecanismos pueden conducir al fracaso.

Publicidad

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 548

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.