| 8/4/2008 12:00:00 AM

La guerra entre bobos. Más problemas con las barras del fútbol.

Y ¿cuándo parará esta nueva guerra entre bobos? Grupos de jóvenes fanáticos del fútbol, con camisetas y banderas que agreden a otras personas y que se atcan entre sí, con reglas primarias, con normas territoriales elementales y códigos simples de banda urbana, que son además los clientes del comercio de boletas, de camisteas y elementos de merchandizing de los equipos, y de los negocios de pasajes de bus, drogas y armas de algunos jefes de barras.

 

Los buses de hinchas del América en Manizales el domingo dan un ejemplo. Tres o cuatro personas salidas por las puertas de los vehículos en marcha. Otro muchacho con un asta de bandera de plástico golpeando a través de la ventana a los ciclistas que se cruzaba.

 

Y para completar el cuadro, un camión de Policía escoltándolos sin molestarse en hacerlos cumplir normas de tránsito y del Código de Policía.

 

BOGOTA(AP) - La presencia de un autobús con fanáticos del Atlético Nacional en una zona reservada para seguidores del local Atlético Bucaramanga fue interpretada como una provocación y generó una batalla campal con saldo de ocho heridos, dos de ellos de gravedad, y 20 detenidos, dijo la policía.

La policía promovió un pacto de paz entre las barras de ambos bandos, pero el acuerdo se quebró el domingo antes del partido en el momento que el conductor del autobús se separó de la caravana.

Los desórdenes se prolongaron hasta después del juego que ganó 1-0 el Bucaramanga por la tercera fecha del torneo Clausura del fútbol colombiano y el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía se vio en aprietos para restablecer el orden.

Wilson Muñoz Vélez, de 18 años de edad, sufrió varias heridas con cuchillo en el pecho, una de ellas le afectó un pulmón, y Sebastián Alvarez recibió un golpe en el ojo derecho y le dañó la retina, dijo la Cruz Roja.

El comandante de la policía metropolitana, general Orlando Pineda, anunció a los medios que uno de los detenidos portaba un revólver con el que hizo varios disparos y otro, un menor de edad, tenía adherida en la espalda tres armas blancas.

"Algunas personas no pudieron ingresar al estadio porque estaban ebrios y en estado de excitación al parecer por efecto de sustancias alucinógenas", indicó el general Pineda.

El duelo en Manizales entre el local Once Caldas y América también provocó enfrentamientos entre los hinchas, y uno de ellos, Richard Andrés Bautista, fue herido con arma blanca.

La policía anunció que decomiso 92 armas blancas antes del encuentro que ganó 2-0 el Caldas y además controló fricciones en una tribuna por la posesión de un "trapo" (bandera) de unos de los bandos pero el asunto no paso a mayores.

Paralela a los choque entre las barras, algunos técnicos, entre ellos Hernán Darío Gómez, del Santa Fe de Bogotá, y Pedro Sarmniento, del Cúcuta, cuestionaron el desempeño de los árbitros y afirmaron que se sentían "robados".

Santa Fe que posee un excelente plantel, apenas empató 0-0 en casa ante un chico, Deportivo Pasto, mientras el Cúcuta cayó 1-0 con el local Independiente Medellín y comparte con La Equidad la última casilla con un punto, seis menos que el líder Deportes Tolima.

Otro estratega, Julio Avelino Comesaña, trató de propinar un puñetazo a un hincha del Atlético Junior de Barranquilla, amenazado por el descenso, cuando lo insultaba a las afueras del estadio tras la derrota 1-0 frente al local Envigado.

Imágenes de incidentes fueron transmitidas por televisión y además del fallido puñetazo se observa cuando Comesaña intenta de perseguirlo pero es contenido por integrantes del onceno "Tiburón" y la policía.

El comienzo de la segunda parte de la temporada ha sido dominado por una creciente violencia. Un hincha del Deportivo Cali que lucía la camiseta del América fue asesinado hace una semana por miembros de una barra brava del Santa Fe de Bogotá. El incidente se registró en una carretera del extremo sur de Bogotá.

 

EDICIÓN 545

PORTADA

Barranquilla y Cali se disputan el tercer puesto entre las mejores ciudades

El vertiginoso crecimiento de Barranquilla y la recuperación económica de Cali están llevando a estas dos capitales a una guerra no declarada por el tercer puesto de las ciudades más importantes de Colombia. Reportaje.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 545

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.