| 3/22/2007 12:00:00 AM

Critican a Lula por llamar héroes a productores de etanol

La declaración de Lula el martes en un discurso en el estado de Goiás, una zona del centro del país, fue "una aberración, considerando la explotación de la fuerza de trabajo que hemos visto en los campos de caña", dijo Dirceu Fumagalli, coordinador nacional de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), un grupo de la iglesia católica.

Sao Paulo.- La floreciente industria brasileña de etanol atrae interés e inversiones de todo el mundo, pero el presidente Luiz Inacio Lula da Silva recibió el miércoles duras críticas por llamar "héroes nacionales e internacionales" a los productores de ese combustible.

Menos de dos semanas después que Lula selló una alianza con su colega de Estados Unidos, George W. Bush, de visita en Brasil; para estimular el consumo de etanol, activistas dijeron estar molestos porque el mandatario, el primero de origen obrero, felicitara a los productores a los que ellos acusan de llevarse grandes utilidades, mientras legiones de trabajadores que cortan caña permanecen en la pobreza. "El etanol es competitivo hoy sólo por los bajos salarios dados a los trabajadores", agregó.

En medio de las inversiones extranjeras en la compra de plantaciones de caña y refinerías que producen el etanol brasileño, el conglomerado estatal Petroleo Brasileiro SA (Petrobras) también negocia acuerdos de biocombustibles con Japón e Italia. Pero para los brasileños que protestaron por la visita de Bush, el 9 de marzo pasado, un aumento de la producción de etanol podría dañar la selva amazónica y aumentar la riqueza de las corporaciones, mientras literalmente esclaviza a trabajadores.

Sin embargo, Lula mantiene su defensa del combustible y el martes afirmó que mientras los productores de caña "hace 10 años eran considerados los bandidos del agronegocio en este país", ahora "se están convirtiendo en héroes nacionales e internacionales porque todo el mundo está con los ojos puestos en el alcohol".

Sus palabras alimentaron las críticas de un negocio en manos de familias ricas y grandes corporaciones. "Los productores de caña representan un sector de monocultivo que no crea empleos y no reparte bienestar, se concentra en las manos de pocos", dijo Vanderlei Martini, uno de los directivos del poderoso Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST). "Y los pocos trabajos que crean ofrecen precarias condiciones, están promoviendo el trabajo esclavo", aseguró.

Casi paralelamente a las palabras de Lula, el Ministerio del Trabajo acusó al propietario de un campo de caña en el estado de Sao Paulo de violaciones laborales, asegurando que los trabajadores carecían de equipos seguros para laborar, no tenía agua para beber, ni baños, cuando cortaban toneladas de caña diarias bajo el ardiente sol, indicó un reporte del diario Folha de S. Paulo, el mayor diario de Brasil.

Por lo menos 17 trabajadores han muerto desde 2004 en plantaciones de caña, indicó el diario. El ministro del Trabajo, Luiz Marinho, advirtió a la industria del etanol brasileña a tomar cuidado porque "cualquier repercusión negativa puede llevar a restricciones en la exportación", de acuerdo con un despacho del servicio privado de noticias Agencia Estado.

La posición actual de Lula difiere de la que mantenía en los 90 cuando fue candidato presidencial y afirmaba que los productores eran miembros de una elite privilegiada quienes no pagaban a tiempo los préstamos de bancos oficiales. Desde entonces, Lula moderó su posición y buscó el apoyo de productores e industriales para encaminarse a la victoria electoral en los comicios del 2002.

Los activistas, sin embargo, afirman que su decisión de calificar de héroes a los productores de etanol fue un error y que el presidente debería recordar sus raíces de líder sindical que defendía los intereses de los trabajadores. "Lula necesita reconsiderar sus puntos de vista, necesita dar prioridad a la reforma agraria, no atender las demandas de los productores de caña", dijo Martini.

 

 

AP

EDICIÓN 546

PORTADA

Especial de abogados: las firmas más grandes de Colombia

Los bufetes de abogados en Colombia facturaron cerca de $1,5 billones en 2017 y, aunque fue un año no tan fácil para la economía, les abrió nuevas oportunidades de negocio. Panorama de la industria legal en el país.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 546

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.