| 12/10/2004 12:00:00 AM

Un secreto del negocio

La tercerización de tecnología es una herramienta que permite la innovación rápida en los productos.

Un secreto del negocio
Ser creativo no es suficiente para ser innovador. Si lo fuera, los latinoamericanos -que tienen fama de creativos- serían los grandes innovadores del mundo. Algo les falta a los empresarios de la región para convertir la ciencia y la tecnología en productos o en métodos aplicables a la producción.

El cambio hacia una organización innovadora no es sencillo. "El sentido común no siempre alcanza cuando la empresa toma un rumbo diferente", dice Guillermo Cascio, director de Servicios Globales de IBM para América Latina Hispana, una persona que lo ha visto todo en adopción de tecnología.

No solo porque está encargado de manejar servicios a empresas en la región, sino porque su compañía es agresivamente innovadora. Invierte US$5.000 millones al año en investigación, patentó más de 25.000 inventos desde 1993, cifra que casi triplica la de cualquiera de sus competidores. Además, conservó su título de la más innovadora del mundo, por undécimo año consecutivo.

La misión de los innovadores empresariales es encontrar formas distintas para satisfacer al consumidor y diferenciarse de los competidores. Por eso, las empresas deben cambiar de ritmo. Las herramientas de administración como '6 sigma' o mejoramiento continuo son útiles, pero las organizaciones deben inducir saltos innovadores. "No solo ser un poco mejores, un poco diferentes", señala Cascio.

El experto encuentra que la tecnología de información en outsourcing facilita esa innovación rápida. La tercerización puede reducir de un tajo los costos y así bajar el precio de los productos, porque toda la operación, sin gastos sorpresa, tiene una sola factura con un precio bien establecido.

También permite diferenciar los productos. En outsourcing se puede entregar el manejo de sistemas de administración de relaciones con clientes (CRM, por su sigla en inglés), máquinas de autoservicio, call centers, planeación de recursos empresariales (ERP), seguridad informática, administración de ciclo de vida del producto (PLM), fábricas de impresión y fábricas de datos, entre otras cosas. Todas ellas son herramientas que transforman los productos y la gestión.

Un datacenter compartido, dice Cascio, le permite a una empresa ofrecer casi de un día para otro un servicio de ventas por internet sin interrupción, con plantas eléctricas, máquinas y aplicaciones duplicadas, un andamiaje que una firma sola no podría costear. El monitoreo de redes tercerizado mejora la logística de ventas con un manejo consolidado de inventarios en varias bodegas o locales. El outsourcing es clave, porque el personal que requiere el monitoreo podría valer lo mismo que la nómina del negocio central en una pyme.

Por eso, conviene abrir la mente a las posibilidades de la tercerización. En últimas, no es tan misterioso, es lo que todos hacen cuando confían su dinero a un banco.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.