| 3/14/2008 12:00:00 AM

Textiles y confecciones

Textiles y confecciones
En los últimos dos años, las exportaciones de textiles y confecciones se volcaron hacia el mercado venezolano.
 
 Ante la incertidumbre por la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, la revaluación y la caída en las ventas internas de textiles y confecciones, por cuenta del contrabando y las importaciones de China a precios exageradamente bajos, los exportadores colombianos se volcaron hacia el mercado venezolano. Es así como, entre 2005 y 2007, las ventas de textiles y confecciones a ese destino pasaron de US$273 millones a cerca de US$1.000 millones. Hoy en día Venezuela es su principal destino, llevándose el 15% de la producción nacional. A su vez, Colombia es el primer proveedor de estos productos a ese país.

Carlos Eduardo Botero, director de la Cámara de Textiles y Confecciones de la Andi, asegura que Venezuela es un país muy atractivo para Colombia ya que demanda mucho, queda cerca y se manejan muy buenos márgenes.

En el caso de confecciones, seis empresas concentran el 67% de las exportaciones a ese país: CI El globo, Armi y Pronto, Punto Sport, CI Expofaro, Tennis y Vestimundo, mientras que en textiles Fabricato, Coltejer, Textiles Miratex, Protela, Enka e Industrias Cannon hacen el 76% de las ventas.

Los empresarios y agremiaciones coinciden en la necesidad de diversificar mercados, recuperar Estados Unidos, de ser aprobado el TLC, y fortalecer el mercado interno. "Estamos trabajando en nuevos mercados potenciales, sin embargo, un mercado como el venezolano no se reemplaza en el corto plazo", dice Iván Amaya, presidente de Ascoltex.

Para Juan David Rodríguez, gerente general de C.I. Expofaro, lo esencial es "no poner todos los huevos en la misma canasta. El sector tiene que explorar otros mercados como Europa, donde, aunque lejos, hay oportunidades. Por otra parte, para poder competir internacionalmente, hay que buscar ofrecer productos premium que contengan un valor agregado más alto".

Carlos Mario Mejía, gerente general de Tania, asegura que la estrategia de largo plazo del sector debe ser buscar otros mercados en la región, como los países de Centro América y otros de Sur América como Argentina, Brasil y Chile.

Asimismo, el vicepresidente de ventas de Fabricato-Tejicondor, sostiene que Europa y Sur América son mercados claves que hay que explorar, así como fortalecer el mercado interno.

Otra estrategia que podrían seguir los empresarios del sector, con miras a reducir el riesgo de un cierre en las relaciones comerciales, es instalar maquiladoras en países que tengan buena sintonía con Venezuela y exportar directamente desde allá. Los países de Centro América son una buena opción, por su historia maquiladora y porque tienen una capacidad instalada ociosa. Alternativamente, se podría pensar en instalar plantas de producción en Venezuela para así evitar quedar fuera del mercado por cuenta del plan del gobierno venezolano de sustitución de importaciones. No obstante, esta opción dejaría a las empresas sujetas a la inestabilidad política y a las sorpresas que podría traer el vecino país.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.