| 8/3/2007 12:00:00 AM

Otro año bueno

El desempeño fiscal de los departamentos dejó de ser, en general, el motivo de desvelo del Ministerio de Hacienda.

Otro año bueno
Las finanzas territoriales completaron en 2006 cinco años de superávit. "El cierre de 2006 es muy satisfactorio" dice la directora de la Dirección de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda, DAF, Ana Lucía Villa. El riesgo ahora es que, por ser una época de fin de periodo de alcaldes y gobernadores, se generen gastos excesivos. Por fortuna, la ley de garantías electorales, que prohíbe hacer contratos nuevos tres meses antes de las elecciones, contrarrestará esa tentación. El Chocó y la Guajira son los únicos departamentos que siguen presentando problemas serios en su situación fiscal. "La Guajira es un departamento de alto riesgo", dice la directora.
 
Por cuatro años consecutivos incumplió las leyes de saneamiento fiscal, incluso a pesar de tener los recursos suficientes para atender sus deudas. "El problema no es de plata", añade. Al final de 2006, los gastos de funcionamiento del sector central y de la Contraloría estuvieron por encima de los límites legales que establecen las normas de disciplina fiscal.

Por su parte, en opinión de muchos analistas, el del Chocó es un caso de incapacidad administrativa y de flagrante corrupción y malos manejos. La DAF confirma esa apreciación. "Tiene más plata que Amazonas, Vichada y Guainía, y esos departamentos son sostenibles", explica Ana Lucía Villa. Para este año, la administración del departamento tiene ocho temas en los que debe mejorar. Entre ellos se encuentra la obligación de cumplir con los indicadores de gasto, debe liquidar la Fábrica de Licores, revisar la legalidad de las pensiones que paga, e implantar bases de datos para administrar el recaudo de impuestos.

Para el total de departamentos, el dato del superávit ha venido bajando desde 1,2% del PIB en 2004 a 0,4% en 2006. Sin embargo, esto no preocupa a la DAF. Consideran que el superávit fue el resultado de un ajuste fiscal muy severo, cuyo efecto aún persiste. Además, argumentan que el propósito de tener superávit es el de invertir en infraestructura, salud y educación. "Esta inversión aumentó 94% entre 2003 y 2006", señala la directora.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.