| 9/14/2007 12:00:00 AM

La agenda del Dane

El exdirector del Departamento Nacional de Estadística, Ernesto Rojas, cuenta lo que se ha hecho y lo que falta por hacer en la entidad. Entrevista.

La agenda del Dane
¿Se zanjó la discusión técnica sobre el censo?
Los censos habitualmente se hacían en un solo día. Yo propuse ampliar el periodo de recolección del censo a un año y eso causó mucha sorpresa, porque consideraron que en un año la gente se mueve mucho y que podría haber doble registro a la persona que se trasladó, o que podían haber faltado gentes en otros sitios. En fin, todas las sorpresas que se producen con una medida que cambia la tradición de muchos años.

El censo se hizo. Luego se hizo la conciliación censal, que es una operación matemática bastante compleja que compara los resultados con las tendencias que había. Se encontró que el error final del censo fue de 2,4%, que es muy pequeño. Se hizo evaluar por expertos. Un experto mexicano que se concentró en la forma de recolección de los datos, dijo que era el mejor censo de la historia de Colombia. La española, que vino después, felicitó a los colombianos por haber obtenido la realidad de su demografía que estaba cambiando.

¿Y los microdatos?
Ahora para seguir en la controversia, dicen: 'es que ustedes no han entregado los microdatos, porque quién sabe qué está allí guardado'. Nosotros mandamos siempre la muestra a la Universidad de Minnesota porque allá los mandan todos los países para que los conserven, los analicen y los puedan mirar desde todas partes del mundo. Yo no le puedo dar los microdatos a la gente, aunque sea una entidad del gobierno, porque las tecnologías han cambiado mucho. Con una base de datos grande, aunque se omitan los datos de nombre y dirección, un especialista puede mirar: 'fulano de tal que tiene tantos años, está casado y tiene tres hijos' y con eso puede empatar datos con nombres y estamos violando la privacidad. La primera ley de la estadística es la reserva. Si se viola, de ahí en adelante nadie le va a dar datos.

¿Y los problemas con la encuesta de hogares?
Nosotros, con un nuevo censo, pensamos que era la oportunidad para llegar a todas las capitales de departamento (la encuesta cubría solo 13 ciudades). En julio de 2006 se amplió la muestra para incluir estas otras capitales. En ese mes se hizo notorio el descenso del empleo. Se dijo que eso había sido por incluir nuevas ciudades que posiblemente tenían más desempleo. Atacaron las metodologías y convinimos con ellos y con la asesoría de unos expertos, que íbamos a hacer un paralelo entre la vieja encuesta y la nueva encuesta para ver las diferencias. Se hizo ese paralelo en febrero y marzo de 2007 y se comprobó que no afectaba en nada la diferencia. De tal manera que, las dudas que podían tener por la ampliación de la muestra no resultaban ciertas. Lo que sí fue cierto es que hubo mejores datos para otras ciudades.

Los expertos de Planeación reconocían que las cifras eran mejores pero que no eran comparables. Pues con la muestra testigo se pudo comprobar que eran comparables. Sin embargo, siguió la discusión.

¿Cuál es el próximo proyecto?
En 2005 se presentó un Plan de Información Básica (Planib). El gobierno lo encontró aceptable y no le quitó ni una coma ni un peso y por eso nosotros pudimos avanzar muy rápidamente. Hoy, a pesar de lo que dicen los académicos, Colombia tiene mucha más información, yo diría 10 veces más información de la que había antes porque se pudo incrementar la actividad del Dane.

Tenemos en marcha la gran encuesta de desempeño agropecuario, que se había interrumpido porque su calidad era muy discutible. La rediseñamos, la mejoramos en consulta con todo el sector agropecuario y empieza a producirse en noviembre. Hay otro programa muy interesante de iniciativa del Ministerio de Protección Social y que nosotros acompañamos: el de relacionar el registro Civil, la protección a los recién nacidos y el censo continuo. Eso estaba programado para que se iniciara el 12 de octubre. Una vez que nace el niño, en la sala de partos el médico, usando las maquinitas del censo, certifica que nació, el nombre de la madre, el sexo etcétera y ese registro se va por un lado a la Registraduría para que le den su registro civil de nacimiento, y por el otro lado viene al Dane para que lo agregue al inventario de personas y entonces sepamos cuánto se está incrementando la población día a día. Igual se hace con las defunciones.

¿Y después?
Las encuestas de calidad de la educación ya están acordadas con la Ministra de Educación. Vamos a mejorar los registros, hacer los ajustes administrativos que sean necesarios para basar las estadísticas oficiales en los archivos del Ministerio de Educación, como lo haremos también con los archivos de agricultura. Comenzaremos a medir la deserción. De igual manera estamos en la Judicatura, haciendo un plan para estudiar el tema de las estadísticas judiciales. Hay muchas cosas por hacer. El ritmo al que estaba trabajando el Dane era muy alto.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.