| 2/8/2003 12:00:00 AM

"Esto apenas es la punta del iceberg"

"Esto apenas es la punta del iceberg"
Dinero consultó a Luis Vicente León, director del centro de investigaciones Datanálisis en Venezuela, sobre la actual coyuntura del vecino país y su impacto económico interno y sobre Colombia. Datanálisis es una entidad líder en análisis económico, político y de tendencias de opinión.



¿Cómo describe la situación de Venezuela?

Desde el punto de vista económico es muy dramática. Incluso resolviendo el problema político, en el corto plazo la crisis será severa. En las percepciones más optimistas se puede hablar de una caída del 10% del PIB. La no solución del problema político -que también es una opción- puede llevarnos a una economía de guerra.



¿Por qué? ¿Cuál es la situación?

Si el gobierno no resuelve el conflicto en PDVSA, podríamos estar hablando de una caída de producción petrolera convencional de 50% y eso es dramático. Incluso si regresa la gente de PDVSA, será complicado producir antes de 3 ó 4 meses y algunos de los pozos van a tener daños tan severos que obligan a reperforarlos de nuevo. Frente a este problema, es improbable que el gobierno tenga controlada la situación este año.



¿Eso qué indica?

Que lo que hemos visto hasta ahora es solo la punta del iceberg y una pequeña muestra de la crisis. Mientras las empresas estaban paradas, paradójicamente no se podía ver la crisis completa. La gente no estaba pagando a los proveedores ni los alquileres, porque estaba en medio de un paro. Pero ahora cambia el panorama. Vamos a ver un incremento del desempleo de al menos 5% y eso subiría el desempleo abierto a casi 24%. Eso es una bomba de tiempo.



En esas circunstancias y ante un conflicto entre Estados Unidos e Iraq, ¿cuál es el papel de Venezuela?

El paro ha generado un logro: la comunidad internacional comenzó a poner los ojos más fuertemente en el problema venezolano. Y ve un gobierno que está bloqueando las salidas a una crisis política con discursos agresivos, lo cual representa un peligro evidente para el suministro petrolero de Estados Unidos.

Bajo este concepto, y si este problema no se resuelve, los estadounidenses van a tener problemas de suministros. Primero, porque encarece precios en momentos en que necesita más combustible. Y segundo, porque Venezuela ha sido su proveedor más seguro, pero ahora con una PDVSA desmantelada?



¿Qué llevó a Venezuela a esta situación?

Que ambos bandos están subestimando al enemigo y eso disminuye las perspectivas de negociación.



¿Cuáles son las salidas de Chávez?

Chávez podría salir como consecuencia de que el país se levanta completo y lo obliga a buscar una salida, ya sea electoral o como la del 11 de abril (el fallido golpe de Estado) pero bien manejada, con salidas institucionales que validen la renuncia o una salida decorosa de Chávez. Pero también es posible que pueda controlar militarmente la situación con restricción, partiendo de la premisa de que él controla las cabezas de las tropas.



¿Cuáles son las cifras de las encuestas en torno a la aceptación de Chávez? ¿Ese es su problema?

Es una relación de 70% - 30% y el problema con Chávez no es de popularidad. El tema en Venezuela es de conflicto de cambio en la estructura social. Hay una sociedad que siente que Chávez está tomándose por completo el Estado, que está violentando su estilo de vida, su sistema democrático y la Constitución que él mismo introdujo. No se trata de una pérdida de popularidad, sino de legitimidad.



¿Por qué el presidente Chávez no convoca a elecciones?

Si Chávez gana una elección, podría recuperar legitimidad y volver a tener gobernabilidad. El problema es que sabe que no puede ganar una elección.



¿Cuál va a ser el impacto económico para Colombia?

Venezuela es un mercado muy importante para Colombia, no solo en comercio, sino en inversión. Colombia es uno de los mayores inversionistas porque el nuestro era un país en crecimiento y con una capacidad adquisitiva muy elevada, donde las empresas colombianas expandieron su mercado y tuvieron una opción para diversificar sus riesgos.

Ahora, el comercio y la inversión se ven severamente amenazados en el muy corto plazo, primero por una caída en la capacidad de compra de los venezolanos, pero después por la incertidumbre.



¿Habrá alguna oportunidad para los colombianos?

Por supuesto. Aun cuando el mercado global se va a achicar, muchas empresas venezolanas pequeñas y medianas van a desaparecer porque les será imposible sostenerse. Y en medio de un gran control de cambios, que parece muy negativo para el comercio internacional, si lo respetan en el marco de la ALADI, con los bancos centrales de cada país, permitirá que muchos colombianos puedan colocar productos rápidamente en el mercado venezolano atendiendo la escasez que ya se está viendo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.