| 2/28/2008 12:00:00 AM

Diego Palacio. Ministro de Protección Social

Diego Palacio. Ministro de Protección Social
-D. El modelo actual de entregar subsidios a los exportadores para compensar la caída del dólar además de costoso es insostenible dados los escasos recursos del gobierno. ¿Hasta cuando va a seguir esta práctica?

Además de la revaluación, hay que tener en cuenta que el salario mínimo en dólares se duplicó entre 2002 y 2007, que hemos apretado a los empresarios a través de la planilla única que busca reducir la evasión y la elusión, que han aumentado los costos de la seguridad social y que los aportes a pensiones se elevaron a 16% de la nómina. Todo esto sumado, por supuesto, afecta a los empresarios.

Es por esto mismo que el ministro Plata está trabajando en la transformación de los sectores y está junto con el Sena, buscando alternativas de reconversión para la fuerza de trabajo. Las zonas francas especiales van en este mismo sentido y estamos próximos a sacar el Plan Vallejo para los servicios. Sin embargo, hay sectores que definitivamente van a desaparecer. ?

-D. ¿Qué podría hacerse en el tema de costos laborales?

Los avances en el tema laboral hay que medirlos con respecto a la ley 789 de 2002 y la pregunta que hay que hacerse es, ¿qué hubiera pasado en una situación como la actual si no se hubiera hecho la reforma?

Sin embargo, en este momento no hay espacio político para reformas, ni tampoco recursos que le permitieran al gobierno asumir las cargas parafiscales que están en cabeza de los empresarios. No hay que olvidar que a este gobierno le tocó asumir el costo de las pensiones del ISS por un valor anual de $6,4 billones.

De igual forma, hay que reconocer que aunque la reforma laboral de 2003 logró avances, frente a las condiciones actuales es muy rígida.

La crisis del sector automotriz debería servir para que el país discuta y piense en las reformas que debe hacer para mantener y aumentar el empleo. Por cuenta de las cuotas impuestas por Venezuela a la importación de carros y el aumento de aranceles en Ecuador, esta industria se vio en la necesidad de despedir 1.000 empleados.

Yo les pregunto a los señores sindicalistas que tanto se oponen al TLC con Estados Unidos, si no es mejor tener este acuerdo y crear nuevos puestos de trabajo que restringir nuestro comercio a estos dos países, que claramente han adoptado medidas que terminan afectando nuestras industrias y por tanto al empleo.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.