| 6/24/2005 12:00:00 AM

Agro, ¿se destrabará?

En la parte agraria de la negociación del TLC, la historia de decepciones podría cambiar su curso en julio.

Agro, ¿se destrabará?
El paso de Cafta por el Congreso estadounidense le daría una nueva esperanza al TLC colombiano, que depende de la ronda bilateral agrícola que se llevará a cabo a partir del 11 de julio en Washington. Si allí se logran los avances esperados para esta ronda, sería el final de una larga serie de demoras e incumplimientos en la parte agrícola de la negociación.

Con ese fin, los negociadores trabajan una serie de propuestas informales para tener cuando se reúnan en Washington un paquete completo de negociación y a finales de esa ronda haya un acuerdo en el tema agrario. Así, el camino estaría más despejado en la XI ronda de negociación, que tendrá lugar el 18 de julio en Miami.



El historial

Desde las primeras rondas, Colombia y Estados Unidos han presentado propuestas muy alejadas en materia agropecuaria. Además, a los

negociadores se les ha dificultado ponerse de acuerdo en la metodología de trabajo. La situación venía empeorando a tal punto que justo antes de la X ronda en Guayaquil, Colombia decidió cancelar su asistencia, pues Estados Unidos no definía una fecha para la negociación agrícola y no le daba a Colombia las respuestas que se había comprometido a darle.

Aunque Colombia decidió asistir a la X ronda, tras un acuerdo con los

estadounidenses, los incumplimientos continuaron en Guayaquil. El más evidente salió a la luz cuando la mesa de asuntos sanitarios y

fitosanitarios que se reuniría los días 8, 9 y 10 de junio, se canceló a

última hora. El jefe estadounidense de la mesa asistió a la

negociación, sin su equipo, para decir que su país no tenía aún una

respuesta a la propuesta de Colombia y que la presentaría el 24 de junio. Esto sorprendió a la comisión andina, que había llevado a varios negociadores preparados para la ronda.

La noticia cayó como un baldado de agua fría, pues de esta mesa

depende que se mejore el acceso de muchos productos colombianos que tienen trabas para entrar al mercado estadounidense. Uno de los

intereses principales para el agro colombiano.

Sin embargo, hay optimismo. El 24 de julio se sabrá cuál es la posición de Estados Unidos. Se rumora que la solución es que este tema se incluya en el tratado mediante un conjunto de sideletters (notas aclaratorias o anexos). Ahora se estudia hasta qué punto estas notas tienen el carácter vinculatorio que Colombia necesita.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.