| 8/1/2012 11:00:00 AM

Yuri Alvear, la judoca de bronce

Descubierta por su profesor de educación física en el año 2.000, la judoca Yuri Alvear consiguió hoy la primera medalla de bronce en Londres para Colombia y la octava para el histórico olímpico nacional.

Nacida en Jamundi, un 29 de marzo de 1986, la vallecaucana según sus compañeros de entrenamiento, siempre ha sido salsera y risueña, pero antes de dejarse tentar por el arte marcial, pasó por deportes como el waterpolo atletismo y voleibol.

De acuerdo con el promedio de edad, Alvear comenzó tarde en esta disciplina, a los 14 años, pero por sus condiciones atléticas logró aprender los aspectos técnicos que la han llevado a ser campeona del mundo en Rotterdam 2009 y recientemente tres veces campeona en copas del mundo.

Alvear llegó a su segundo campeonato olímpico gracias a que es 13 del ranking mundial. La vallecaucana aunque no obtuvo ninguna presea en Beijing, donde alcanzó el séptimo lugar, reconoce que lo más importante que ganó fue la experiencia.

La judoca realizó una competición muy sólida con el único error de los cuartos de final donde se despistó solo empezar el combate y fue derribada con un asombroso ippon de la francesa Lucie Decosse.

Después de llorar en los vestuarios, como reconoció ella misma al terminar el torneo, Alvear se recompuso y cuajó dos combates casi perfectos en repesca para alzarse finalmente con la medalla de bronce.

"Quiero dar las gracias a Dios por haberme permitido llegar hasta aquí y ganar esta medalla de bronce para Colombia. Lo había dejado todo en sus manos y él me entregó la fuerza para lograr esto", aseguró la colombiana al terminar el combate.
                                                    
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?