| 11/7/2007 12:00:00 AM

"Yo no veo que haya plata para construir ese metro"

Antanas Mockus, ex alcalde de Bogotá, explicó que según el estudio de la Agencia de Cooperación Internacional Japonesa, JICA, el metro sería viable dentro de unos 15 años. Vea el video.

Para Antanas Mockus, ex alcalde de Bogotá, la respuesta del presidente Álvaro Uribe sobre la construcción del metro en Bogotá con condiciones fue una jugada que le permitió al Primer Mandatario salirse del tema sin decir que no al metro, pero imponiendo unas condiciones difíciles de mantener.

Para Mockus, el presidente es un gran negociador y las condiciones que impuso para la construcción del Metro en Bogotá son casi imposibles pues según él, sólo un metro del mundo no ha tenido subsidios y una de las condiciones impuestas por el Presidente es que las tarifas del metro de la capital no sean subsidiadas.

Según el ex alcalde, la discusión no es decir sí o no al metro, sino realizar un estudio que determine si en la capital de Colombia es viable tenerlo o continuar con el desarrollo del Transmilenio. Para sustentar su afirmación se remitió al estudio elaborado por la Agencia de Cooperación Internacional Japonesa, (JICA, por sus iniciales en inglés) el cual sirvió de base para elaborar el plan maestro de Bogotá de 1995.

“El estudio de los japoneses muestra que no es racional en esta fase histórica hacer un metro”, explicó Mockus. Según él, el estudio concluyó que el Metro sería viable dentro de unos 15 años si el crecimiento económico de Bogotá se mantiene.

Añadió que en el pasado ha habido muestras de voluntad política “...Por voluntad política se puede hacer algo, como nos planteó el presidente Samper. Se puede iniciar algo, pero no tiene la misma viabilidad, ni la solidez financiera o de fuentes que el Transmilenio”, dijo Mockus, a quien Samper, cuando fue presidente, le dio el respaldo para hacer el metro, si los recursos salían de la venta de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá.

De acuerdo con Mockus, esta discusión se viene presentando desde hace 40 años y se reavivó con la contienda electoral para elegir al alcalde de Bogotá este año. En su opinión, no se puede perder de vista que se debe culminar la fase tres de Transmilenio, antes de empezar un nuevo proyecto. Dijo que no estaba de acuerdo con la construcción de este sistema de transporte ya que si fuera el actual alcalde de la ciudad no vería la plata para financiarlo. “Conozco un poquito los mecanismos de concesión y sé que el privado no va a asumir riesgos, sino que va a exigir garantías del Estado”, afirmó.

También destacó que el precio del pasaje de metro, por ser construido con recursos privados, como se ha propuesto, sería muy elevado, incluso superior al de pasaje de Transmilenio. “Si nos parece un poco alta la tarifa de Transmilenio imagínese cómo nos parecerá la tarifa de metro. Entonces el metro tendrá que ser subsidiado, pero ni la nación ni la ciudad tienen con qué hacerlo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?