| 1/7/2012 9:33:00 AM

Ya van 21 víctimas de explosión de poliducto en Dosquebradas

La cifra de víctimas mortales que dejó la trágica explosión de un poliducto de combustibles líquidos, en el municipio de Dosquebradas, Risaralda, el pasado 23 de diciembre, se elevó a 21, informaron fuentes oficiales.

Diana Carolina Ramírez, portavoz del Comité Regional para la Atención y Prevención de Desastres (Crepad) en Risaralda, departamento en el que ocurrió el desastre, dijo a EFE que su institución contempla ese acumulado a partir de las informaciones de los hospitales a los que llevaron a los heridos.

Algunos medios locales elevan a 24 y hasta a 25 la cifra de fallecidos, pero Ramírez aseveró que el Crepad "fijó en 21 el recuento" de las víctimas mortales.

En las últimas horas fallecieron dos mujeres que se encontraban en los hospitales de las ciudades de Pereira y Manizales, como consecuencia de las quemaduras que les causó la explosión del conducto.

La Dirección de Gestión del Riesgo (DGR), que depende del Ministerio del Interior, informó un día después de la tragedia (el pasado 24 de diciembre) del levantamiento legal de 13 cadáveres y de un saldo de 99 heridos.

Mientras un número de personas heridas que no fue precisado fue dado de alta, otros fallecieron y actualmente 32 lesionados permanecen recluidos en hospitales y clínicas.

En Pereira se alojan en diferentes centros de salud cinco de ellos en la Clínica Comfamiliar, 19 en el Hospital Universitario San Jorge y uno en la Fundación Cardiovascular. Otros tres se encuentran en Manizales y cuatro en Cali.

Las autoridades confirmaron que la explosión se produjo por el derrame de gasolina y acumulación de gases sobre el lecho de la quebrada Agua Azul tras la fractura del tubo, debido a la saturación de agua en la región por la temporada de lluvias que afecta al país desde comienzos de septiembre pasado.

La mayoría de las víctimas falleció en el lugar de la tragedia cuando los habitantes de la zona afectada, unos 400, dormían en el momento de la explosión, registrada hacia las cuatro y media de la mañana.

Las llamas recorrieron unos 1.500 metros de la quebrada Agua Azul y sus orillas y la explosión alcanzó a los barrios aledaños.

La reparación de estos daños quedó en manos de Ecopetrol, que opera el poliducto. La empresa entregó junto con el Gobierno colombiano varias ayudas a los damnificados por el estallido, entre las que constan planes de reubicación de viviendas y kits de electrodomésticos y mercados. EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?