| 10/10/2013 10:55:00 AM

Por gasoducto detonado

Venezuela y Colombia trabajan para restituir el suministro de gas interrumpido tras la explosión esta madrugada de un tramo de un gasoducto binacional en una zona rural de Colombia.

La detonación afectó un tramo del gasoducto Binacional Antonio Ricaurte, en el municipio colombiano de Maicao, en el departamento de La Guajira (norte), a pocos kilómetros de la frontera con Venezuela.

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) informó en un comunicado que tras conocerse la explosión activó un plan de contingencia para minimizar el impacto y mantener la estabilidad del sistema eléctrico venezolano, propenso a sufrir apagones.

"PDVSA, junto con el gobierno colombiano, realiza las labores necesarias para restituir el servicio de suministro de gas en el menor tiempo posible y de esa forma volver a la regularización de este suministro", señaló la empresa en su comunicado.

PDVSA sostuvo que como consecuencia de la detonación se produjo una falla en el suministro de gas al estado venezolano de Zulia, fronterizo con Colombia y donde termina el gasoducto, que nace en el departamento colombiano de La Guajira.

El Ejército colombiano investiga si los responsables de la explosión fueron guerrilleros del frente 59 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) o delincuencia común.

El gasoducto transporta 150 millones de pies cúbicos de gas diarios al occidente venezolano, de acuerdo con PDVSA. La tubería, de 26 pulgadas de diámetro, tiene una longitud de 202 kilómetros, de los cuales 88,5 se encuentran en territorio colombiano.

La explosión forma parte de una oleada de ataques contra gasoductos y oleoductos en el este y suroeste de Colombia que en los últimos días han forzado el cierre de plantas de energía y por los cuales las autoridades de ese país han señalado a las FARC como presuntas responsables.

EFE/D.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?