| 10/15/2004 12:00:00 AM

Venezuela, la nueva etapa

Gracias a los altos precios del petróleo, al triunfo en el referendo y a la eventual revalidación en las elecciones regionales, el presidente Hugo Chávez consolida su estrategia. ¿Hasta cuándo durará?

El próximo 31 de octubre, el presidente venezolano Hugo Chávez podría cerrar con broche de oro un año próspero para él. Tras superar el escollo del referendo revocatorio, de donde salió favorecido, su hegemonía política se podría revalidar en las elecciones regionales que se efectuarán a final de mes.

Se estima que de las 22 gobernaciones del país, solo 6 quedarían en manos de la oposición, que podría perder, incluso, la Alcaldía Mayor de Caracas.

El éxito político ha ido acompañado de unos precios del petróleo venezolano al alza, que en el mercado internacional se ubican en más de US$43, cuando los presupuestos de esa nación se montaron sobre ingresos por barril cercanos a US$20. De hecho, por cada dólar que suba el barril de petróleo, el incremento en los recursos venezolanos puede llegar a US$1.000 millones anuales.

Estas circunstancias le han dado al presidente Chávez un gran margen de maniobra para desarrollar un nuevo modelo económico endógeno, apalancado en el Estado y en las rentas que generan sus ingresos petroleros.

El gasto público en el período enero-julio creció 53% en términos reales. Entre estos meses, el gasto ordinario fue Bs26 billones, cuando en el mismo lapso de 2003 estuvo en Bs13,6 billones. En términos nominales, el repunte fue 89%, pero al ajustarse por la inflación el crecimiento es más de 50%.

¿Hasta cuándo durará este contexto favorable? Sin duda, la parte política y los desarrollos internos van atados a los precios del petróleo y al tiempo que se mantengan a esos niveles. En el corto plazo, las dificultades climáticas en el Golfo de México y las huelgas en Nigeria han jugado a su favor, así como el aumento en la demanda de China y Estados Unidos, no solo de petróleo sino de materiales básicos, como el acero, que también produce Venezuela. Pero aún es difícil determinar qué camino puedan tomar los precios de estos commodities -vitales para la economía venezolana- en el largo plazo.



El desarrollo interno

La prioridad para Chávez es basar el crecimiento económico del país en un modelo de desarrollo endógeno, en el cual el papel del Estado es fundamental, mientras que la inversión privada es solo un complemento.

A finales de septiembre, Chávez desglosó en su programa ¡Aló, Presidente! las directrices de su modelo, en el cual la regulación de las actividades políticas y los criterios de una economía social de mercado están en manos del Estado. Incluso, basa su desarrollo económico en proyectos para la actividad productiva, con recursos del Estado, involucrándose en negocios que antes eran de la órbita privada.

Por ejemplo, Mercal, una empresa oficial, tiene una red de distribución y comercialización de alimentos para competir con cadenas locales y extranjeras. A su vez, Petróleos de Venezuela, PDVSA, creó un fideicomiso de US$600 millones para el desarrollo agrícola en el país.

Pero eso no es todo. El gobierno pretende volver a negocios que antes eran estatales y luego pasaron a manos privadas. Y ya ha dado los primeros pasos. Venezuela busca reabrir negocios. Por ejemplo, luego de la desaparición de Viasa, Conviasa será la nueva línea aérea estatal, cuyo primer vuelo será Margarita-Bogotá, antes de finalizar el año. De otra parte, el gobierno creó CVG Telecom, una empresa estatal de telecomunicaciones.

¿Qué tan sostenible es el modelo? Para Jorge Botti, presidente del gremio de los comerciantes, Consecomercio, "los venezolanos vamos a vivir una ilusión de crecimiento económico provocado por el enorme gasto fiscal que hará el gobierno con los ingresos petroleros".

Sin embargo, para afianzar su estrategia de desarrollo endógeno, tiene que afinar su estrategia tributaria. Venezuela batirá récord de recaudación de impuestos este año, con US$10.365 millones que recibirá el fisco bolivariano, mientras que el crecimiento en la recaudación en el primer semestre fue del 100,8%.

Esta estrategia impositiva también cobijará a la inversión extranjera en el sector petrolero. La semana anterior, Chávez anunció que las empresas foráneas asociadas a PDVSA en los proyectos de explotación de crudo en los 4 bloques de la región del río Orinoco, dejarán de pagar 1% de impuesto de explotación, como se acordó en los contratos de apertura, y comenzarán a pagar 16,6% en forma inmediata, lo que significa recursos adicionales por unos US$1.270 millones anuales. Esta decisión afecta a ExxonMobil, ConocoPhillips, Total y Statoil. Chávez, al anunciar la medida, dijo que busca la verdadera nacionalización del petróleo y con estos recursos "financiar los proyectos sociales de la Revolución y la lucha contra la pobreza".

Si por el lado de los ingresos la estrategia avanza, en el lado político también. Luego de su triunfo en el referendo revocatorio de agosto pasado, su movimiento se ha fortalecido y, además, la Coordinadora Democrática (CD), coalición opositora, entró en un proceso de debilitamiento que se inició con la imposibilidad de demostrar que hubo fraude en el referendo revocatorio y terminó con desacuerdos para escoger candidaturas unitarias frente a las elecciones regionales de finales de octubre. Esto le abre la puerta a Chávez para consolidarse en el poder y buscar la reelección en 2006.

Venezuela, un país de grandes incertidumbres en los últimos años, ha logrado estabilizar su economía y su actividad política gracias a los precios petroleros. La gran pregunta es hasta cuándo durará y si Chávez podrá manejar con la libertad de hoy, su estrategia, cuando el precio del petróleo baje.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?