| 10/29/2010 12:00:00 AM

Venezuela, se desinfla la temporada

Aunque existe un mejor ánimo en la relación binacional, persiste la discriminación comercial contra los productos colombianos. Falta de divisas y baja demanda tampoco ayudan.

Once días después de haber iniciado una gira internacional por siete países de Asia, África y Europa, el domingo 24 de octubre regresó a Venezuela el presidente Hugo Chávez cargado de acuerdos. En total, firmó 69 iniciativas en materia científica, energética, petrolera, industrial, económica, tecnológica y de vivienda con Rusia, Bielorrusia, Portugal, Ucrania, Siria, Irán y Libia.

Pero, a su llegada al país, no solo lo esperaban las críticas de la oposición por el acuerdo firmado para explorar el uso de energía nuclear -que desestimó calificándola de 'mentiras' de los medios- sino la 'bomba' de la situación fiscal y económica con la que cerrará Venezuela el año 2010 y enfrentará 2011.

Por primera vez en varios meses, el gobierno reconoció que el Producto Interno Bruto (PIB) del país no tendrá el crecimiento de 0,5% que había pronosticado a comienzos de año, sino que deberá enfrentar una caída de 2,5%. La nueva realidad del consumo y los ingresos, tanto petroleros como no petroleros, llevaron al ministro de Finanzas, Jorge Giordani, a reconocer en la Ley de Presupuesto y Plan plurianual 2011-2013 las limitaciones que enfrenta la economía.

El documento del Ministerio de Finanzas reconoce que "en 2010 se han prolongado los efectos de la crisis externa y se ha combinado con la crisis eléctrica", razón por la cual se estima que el PIB no petrolero tendrá una caída, al cierre de año, de -2,6% y el PIB petrolero de -1,4%. Si a esto se suman la caída en el consumo interno, que al cierre del primer semestre del año alcanzaba el 29% y el comportamiento de la inflación, que podría superar la meta del 25%, el panorama no resulta muy alentador.

Aunque las expectativas para 2011 lucen más halagüeñas en la Ley de Presupuesto, nadie se atreve a apostar por un cumplimiento cabal del crecimiento de 2,0% en el PIB proyectado por el gobierno, o en una inflación de entre 23% y 25%.

Para los empresarios colombianos que tenían en Venezuela uno de sus principales mercados, la nueva realidad de la economía venezolana y el mantenimiento de un trato discriminatorio a sus productos constituyen las principales barreras para aprovechar la temporada de fin de año, cuyas ventas debían arrancar con fuerza desde comienzos de septiembre pero que hasta el momentso no se han concretado.

Magdalena Pardo, presidenta de la Cámara Colombo-Venezolana, asegura que "las ventas para el fin de año van a estar muy apretadas, no solo por las restricciones en el otorgamiento de divisas que tiene vigente Venezuela, sino también por las dificultades para vender a ese mercado por la caída en la demanda interna y la discriminación comercial a la que están siendo sometidos los empresarios colombianos".

El vicepresidente de Analdex, Diego Rengifo, explica que a pesar de la buena voluntad entre los presidentes Juan Manuel Santos y Hugo Chávez por restablecer la relación binacional, lo cierto es que en la frontera y en los organismos venezolanos persisten las dificultades para la expedición de los documentos que facilitan el comercio de doble vía.

El nuevo encuentro entre los presidentes Santos y Chávez genera expectativa en el empresariado, que sigue de cerca el lento avance del restablecimiento de las relaciones binacionales. Pero muchos apuestan a que habrá que esperar la nueva temporada, en 2011.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?