| 5/23/2015 8:00:00 AM

Bogotá, ejemplo mundial de las dos ruedas

La movilización en dos ruedas sigue ganando adeptos en Colombia y en el mundo. Desde la Secretaria de Movilidad se promueven estrategias para incentivar el uso de la bicicleta para reducir contaminación, tráfico y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Bogotá avanza junto con otras ciudades del país en la tarea de incentivar el uso de bicicletas como medio de transporte alternativo. En dialogo con Dinero, Andrés Felipe Vergara, encargado por parte de la Secretaria de Movilidad de Bogotá de incentivar el uso de las bicicletas, explicó por qué la capital colombiana es un ejemplo para el mundo en este sentido.

¿Cuáles son los cinco países con mayor número de usuarios de bicicleta como medio de transporte diario?

Las ciudades que son referente para el mundo por el porcentaje de viajes en bicicleta son Copenhague, Amsterdam, Berlín; pero si hablamos desde el contexto latinoamericano serían Bogotá y Rosario (Argentina).

¿Qué índices de accidentalidad tiene el uso de la bicicleta en Colombia?

En las calles mueren más personas en accidentes de tránsito que en el conflicto armado en Colombia. Por ejemplo, alrededor del 6% de los accidentes tiene como víctima a un ciclista. 

Hay que mejorar muchos aspectos, sobre todo lo relacionado con la conducta de los conductores frente al ciclista, que es lo que más frena a las personas a utilizar las bicicletas: la falta de cultura y la falta de civismo pero justamente, a través de muchos mecanismos como los ciclopases y las charlas, se ha logrado que las personas se sensibilicen y sean más tranquilos con la movilidad, contribuyen a la pacificación del tráfico.


¿Cuáles son las ciudades de Colombia con más desarrollo y menos desarrollo de vías para ciclistas?

Bogotá y Medellín son las ciudades que más han desarrollado infraestructura para bicicletas (ciclorrutas, bicicarriles, cicloparqueaderos asociados al transporte masivo, sistema de bicicletas públicas, puentes). 

No tengo el dato de la ciudad menos desarrollada, pero evidentemente somos un país de ciclistas. Usted va a cualquier ciudad de Colombia y existe un porcentaje de aproximadamente el 5% de viajes en bicicleta. En las zonas rurales el porcentaje aumenta, porque los campesinos se movilizan mayoritariamente en bicicleta.

Bogotá ha sido un referente para el mundo. Hace 15 años el promedio de viajes era del 1 ó 2%, hoy estamos por encima del 5% pese al incremento del uso del transporte público, del transporte particular y de motos. 


¿Cómo se está incentivando a las personas a que recurran más a la bicicleta, teniendo en cuenta los índices de inseguridad en las ciudades?

La inseguridad es más un asunto de percepción que de realidad. Hay inseguridad para todos los escenarios. 

Una forma para incentivar a las personas a hacer uso de las bicicletas es a través de diferentes estrategias como movilizarse en grupo, utilizar buenos candados, variar rutas u horarios. De esta forma, los ciclistas han logrado hacer más seguro el uso de la bicicleta. 

Quienes andamos en bicicleta nos damos cuenta que en Bogotá si se puede andar. Bogotá tiene más de 400 km en ciclorrutas, todas las personas tienen cerca de sus casas una ciclorruta, es decir, Bogotá cuenta con esta estructura muy generosa.


¿Cuáles son los referentes mundiales para Colombia en la implementación de este medio de transporte?

Las ciudades de Dinamarca y Holanda, y algunas ciudades alemanas como Berlín. 

¿Actualmente cuentan con estadísticas de número de usuarios diarios de bicicleta en Bogotá, Medellín, y las ciudades que le apuestan a este sistema?

No hay datos actualizados oficiales. Los más recientes son de 2011. Este año se volverá a realizar la encuesta de movilidad. 

Pero si usted habla con las personas que usan bicicleta le van a contar que el día les rinde más porque no pierden el tiempo en tráfico, yo puedo hacer en bicicleta muchas vueltas, en menos de dos horas puedo ir a varios lugares muy rápidamente ye so me hace más productivo.

Por ejemplo, un bogotano promedio pierde 25 días del año en trancones, es más de lo que una persona tiene de vacaciones al año y eso no es ser productivo. Hoy en día el tiempo es sinónimo de productividad, y quien usa la bicicleta puede ahorrar mucho tiempo en trancones.


¿Cuál es la proyección del crecimiento en el uso de este medio de transporte para dentro de cinco años?

En Bogotá se calcula que se llegará a 2 millones de viajes en bicicleta en los próximos 10 años. Hoy en día se hacen 500 mil.

Con el crecimiento del uso de este medio de transporte, ¿creen necesario que el código de transito tenga alguna reforma?

El código de transito es totalmente obsoleto. Hay que expedir uno nuevo que incluya el sentido común y la lógica de la bicicleta. Actualmente meten en el mismo capítulo a bicicletas y motos, siendo dos medios de transporte radicalmente diferentes. 

Cuénteme sobre su reto “Cambiando el chip“ 

Es una charla de motivación que busca replantear hábitos y, de manera concreta, promover el uso de la bicicleta. Es proponerle al ciudadano que en sus manos está mejorar su calidad de vida a través de cambios en hábitos sencillos como el uso de la bicicleta. 

Busco compartir mi experiencia de vida y demostrar que nada es imposible, que es cuestión de cambio y de adaptación. Es ver la ciudad de otra manera, darse cuenta que parte de la solución a las problemáticas está en las manos de los usuarios. 

Pero no solo proyectos como los ciclopaseos están naciendo en el país, cada vez vemos más iniciativas que vienen de los mismos ciudadanos buscando cambiar el chip de la gente. Hace poco conocí un proyecto llamado kamumercado,  una iniciativa que busca cambiar el chip de todos aquellos que quieren pero aún no se deciden por cambiar su estilo de vida de una forma saludable –o no saben cómo-, además de ayudar a quienes ya lo hacen a tener un fácil acceso a contenidos y productos de su interés.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?