| 11/20/2009 3:00:00 PM

Universidad Nacional, ganadores de concurso para estudiantes de economía

Yachay Tolosa, Diego Jordán, Camila Franco, Javier Amaya y Jonathan Moreno, el equipo ganador del primer Cane.

El equipo de la Nacional se impuso por un punto al de la Universidad de los Andes y se quedó con el honor de haber sido el ganador del primer concurso para estudiantes de economía organizado por la Universidad del Rosario y por el Banco de la República.

Había que encontrar la respuesta correcta para la minimización de una función de pérdida de un banco central. Faltando dos segundos para que se acabaran los 40 segundos reglamentarios que tenían para contestar cada punto, Diego Jordán, estudiante de 9º semestre de Economía de la Universidad Nacional, descubrió que la respuesta seleccionada por su equipo estaba mal. Ya no había nada que hacer. No la alcanzaron a modificar y perdieron el punto.

En una disputa tan cerrada como la que estaban librando contra la Universidad de los Andes de Bogotá y Eafit de Medellín, en el primer Concurso Académico Nacional de Economía (Cane), un error se paga con sangre. Al final de la tercera ronda del evento organizado por la Universidad del Rosario y el Banco de la República, las tres universidades estaban empatadas.

El desempate se hizo en una ronda adicional en la que finalmente el equipo de la Nacional le sacó un punto de ventaja a Los Andes. Era un resultado emocionante no solo para Camila Franco de 2º semestre, Yachay Tolosa de 8º semestre, Jonathan Moreno de 5o, Diego Jordán de 9o y Javier Amaya de 10º, los integrantes del equipo de la universidad pública, sino para los 20 equipos restantes y para los casi 500 asistentes al evento en la sede campestre de la Universidad del Rosario.

La rivalidad académica entre estas dos universidades, que se plantea al menos cada año cuando salen los resultados de los Ecaes, tuvo un nuevo round en esta ocasión.

¿Interesante? Sin duda, porque se trataba de un pequeño duelo entre los mejores de cada universidad. Los equipos de cinco por cada institución, fueron conformados entre estudiantes con los mejores promedios en las notas. El grupo de la Nacional tenía promedios sólidos entre 4,6 y 4,6.

¿Sencillo? No para todo el mundo. En el primer Cane, los ganadores respondieron más de 40 preguntas de macroeconomía, microeconomía, econometría, historia económica y pensamiento económico.

En microeconomía, por ejemplo, tenían que encontrar rápidamente cuánto apostaría en una lotería un individuo averso al riesgo, conociendo la función de utilidad del sujeto y las probabilidades y los pagos de la lotería. En pensamiento económico tuvieron que escoger los cuatro autores que más habían contribuido a desarrollar la polémica sobre el capital. En historia, decir en qué área pensaba el prócer colombiano Antonio Nariño que debería intervenir el Estado y en econometría establecer la linealidad de una serie de tiempo.

Sin hacer muchos esfuerzos por ocultar la satisfacción del triunfo, el grupo de estudiantes de la Universidad Nacional reveló dos secretos para quienes quieran ganar la próxima versión del Cane. “Hay que ir con gente fuerte en áreas distintas. Hay que distribuir las fortaleza”, dice Camila Franco, la menor del equipo ganador. Se trata entonces de tener personas muy buenas en cada área y distribuir un poco las responsabilidades, coincidieron los demás del grupo.

“Diego era bueno en econometría y microeconomía, Javier en macro y econometría, Yachay en micro y pensamiento económico, Camila en historia y yo en micro y pensamiento. Todos nos pudimos complementar muy bien, ya que al pertenecer a diferentes semestres solo nos pudimos reunir un día antes del concurso”, dijo Jonathan Moreno en una entrevista con la agencia de noticias de la Nacional.
El segundo secreto, evitar las confrontaciones entre los miembros del grupo. “Así no se pierde tiempo”, añade Camila. Cuando solo se tienen cuarenta segundos para encontrar la respuesta correcta entre cuatro opciones, vale más la confianza que el conflicto, parece ser la enseñanza.

Los ganadores recibieron libros de economía, regalos de Cafam y Avon, y un computador portátil Mientras tanto, Javier Amaya, por cursar último semestre, recibió una beca para perfeccionar su inglés, un requisito necesario para presentar las pruebas internacionales de ingreso a los mejores programas de postgrado del mundo en economía.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.