| 10/14/2014 7:00:00 AM

Bogotá tendrá universidad inmobiliaria en 2019

La Lonja de Propiedad de Raíz de Bogotá invertirá $400.000 millones en la primera fase de este centro educativo.

La oferta académica actual en la Lonja de Bogotá ha crecido más del doble en el último año, teniendo en cuenta que en el 2013 se dictaron 22 cursos para avaluadores, comisionistas e inmobiliarios, y este año el plan ha sido de 47.

En consecuencia, con una inversión inicial de $400.000 millones en su primera fase, la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, que junto a Corferias organizó el IX Gran Salón Inmobiliario hasta el próximo 12 de octubre, creará la primera universidad inmobiliaria del país. 

Sin embargo, la iniciativa de crear una universidad responde a las nuevas posibilidades creadas por la ley 1673 de 19 de julio del 2013, la cual busca la formalización de empleo en el sector y aumentar la calidad de los corredores inmobiliarios en el país. 

El plan de esta organización, según el presidente ejecutivo Jorge Enrique Gómez, es convertir en los próximos 24 meses su área académica en Instituto de Educación Técnica y Tecnológica como primer paso y posteriormente, para 2019, dar el salto a la educación profesional, que contemplará pregrados especializados en gestión inmobiliaria. 

“Ya culminó su primera fase, en la cual identificamos los de temas y pensums, la intensidad horaria, y la visión de flujo de caja a futuro. Para esto nos basamos en el modelo de Realtor University en Estados Unidos, institución que ha sido parte vital para el desarrollo del mercado inmobiliario de ese país”, aclaró.

De esta forma, se busca profesionalizar a los agentes inmobiliarios en Colombia y su especialización en temas como vivienda para tercera edad, centros comerciales, edificios ecológicos, ventas de Vivienda de Interés Prioritario, entre otros temas. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?