| 10/11/2013 3:49:00 PM

Unión para reducir el mercurio

91 países de Naciones Unidas, entre ellos Colombia, reunidos en Japón, firmaron el nuevo instrumento ambiental denominado ‘Convenio de Minamata sobre Mercurio’.

La embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria de Colombia ante el Gobierno de Japón, Patricia Cárdenas, fue la encargada de suscribir en nombre del país el Tratado, que tiene por objeto ‘proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropogénas del mercurio y compuestos de mercurio’.

La firma, con la que Colombia refrendó una vez el compromiso del país con el Convenio, se dio en el marco de la Conferencia de Plenipotenciarios que se celebró entre el 9 y el 11 de octubre en Kumamoto y Minamata (Japón), que adoptó, entre otras, resoluciones sobre el período de transición hasta la entrada en vigor del Tratado.

Y una resolución en homenaje al Gobierno de Japón con el fin de honrar a las víctimas del caso de Minamata ocurrido hace 50 años, y conocido a nivel mundial por el manejo inadecuado de las liberaciones de mercurio al agua y al suelo, que produjo la muerte de cerca de 900 personas.

Colombia, debido a su situación particular frente a la utilización del mercurio en la minería aurífera artesanal o a pequeña escala, que opera en muchos casos en zonas apartadas del país y representa una actividad económica de subsistencia, celebró este hecho histórico por la adopción de tan importante instrumento.

“Colombia desea que el compromiso que demostraron las delegaciones durante las diferentes etapas de la negociación se materialice ahora con una pronta entrada en vigor del acuerdo que demuestre que siempre estuvimos persiguiendo el mismo objetivo: aunar esfuerzos para lograr una reducción del uso del mercurio con el fin de proteger la salud humana y el medio ambiente”, dijo la embajadora Cárdenas en el marco de la Conferencia de Plenipotenciarios.

Destacó que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con el apoyo de otras entidades del orden nacional, trabaja actualmente en la elaboración del ‘Plan Estratégico Nacional para la Reducción del Mercurio en la Minería aurífera o artesanal a Pequeña Escala’.

Por su parte, la Oficina de Asuntos Internacionales (OAI) del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que jugó un papel importante en la negociación del nuevo Convenio manifestó que “como evidencia del liderazgo en ese proceso, la delegación compuesta por el MADS y la Cancillería recibió el ‘Mercury Bronze Award’, como reconocimiento al esfuerzo que permitió hospedar en Bogotá la reunión regional de países de América Latina y El Caribe y a la copresidencia del grupo de contacto que desarrolló los mecanismos de observancia y cumplimiento del Convenio”.

La delegación colombiana lideró una propuesta innovadora relativa al mecanismo financiero del Convenio, a través del cual se garantizarán los recursos que necesitan los países en desarrollo para acceder a este nuevo convenio.

En ese sentido, demandó la cooperación internacional para llevar a buen término esta y otras iniciativas que se enmarcan dentro de la voluntad de dar un comienzo inmediato a la implementación de las disposiciones del Tratado ambiental.

Consciente de la problemática del mercurio y comprometido con el Convenio de Minamata, el Congreso de la República aprobó la Ley 1658 del 15 de julio 2013, que establece disposiciones para la comercialización y el uso de mercurio en las diferentes actividades industriales del país y se fijan requisitos e incentivos para su reducción y eliminación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?