| 7/6/2016 11:15:00 AM

Un juego perfecto para ganar en la competencia global

Colombia está en juego. La cancha está lista y el equipo conformado. El público está a la expectativa: “¿harán dos dobles o un Home Run? –Ojalá un Home Run”, comentan. Por supuesto, un Home Run es mucho mejor, por esto Steve Jobs usaba el béisbol para explicar que “la calidad es mejor que la cantidad”.

Para ganar hoy en esta competencia mundial de bienes y servicios tenemos que estar a la altura de los países que juegan en las grandes ligas. Nuestra herramienta: la calidad. Los empresarios que quieran lograr innovación, mayores índices de productividad y el acceso a nuevos mercados, deberán hacer uso de ella. En este momento podrían acceder a donde tienen 1.500 millones de consumidores potenciales cubiertos por los acuerdos comerciales vigentes con Colombia. Con el lanzamiento de la plataforma del SICAL, el Subsistema Nacional de la Calidad, los entes reguladores del gobierno, certificadores y organismos de control hacemos un pacto y le decimos sí a la calidad, articulándonos para generar las sinergias que necesita el sector productivo en esa materia.

Llegar a la primera base en este juego es entender la relevancia de esta herramienta para el consumidor. Calidad no es sólo hacer las cosas con el corazón, como dicen algunos, o hacerlas lo mejor posible, como dicen otros. Es hacerlas conforme a los estándares técnicos voluntarios u obligatorios que garantizan que todo el esfuerzo detrás de un producto sea reconocido por un consumidor que cada día es más informado y exigente, por ejemplo, con el cumplimiento de estándares como el Global GAP o Rainforest, para productos agrícolas, el cumplimiento de la acreditación en ISQUA en Salud o las normas de medición de gases de efecto invernadero que aportan al cambio climático que tanto nos preocupa hoy en día. Incluso algunos de estos estándares cobran tanta importancia como los reglamentos técnicos.

Lea también: ¿Qué prefieren los consumidores colombianos?

El sector productivo se beneficia de la calidad. Aplicarla es tocar la segunda base. El cumplimiento de estándares garantiza que las empresas tengan menos productos no conformes o defectuosos, que se traduce en un incremento de su productividad y en el cumplimiento de un requisito sin el cual es imposible integrarse a una cadena global de valor, que la hace más competitiva.  También sirve para fomentar la innovación, pues aporta la búsqueda del mejoramiento continuo, donde la exigencia hace que nuestros productos deban modernizarse. En ese proceso se produce incluso la diversificación, que tanto bien hace a nuestra canasta exportable.

Llegar a la tercera base en este juego es hacer uso de nuestra infraestructura. En conjunto con la ANDI y el Instituto Nacional de Metrología, nos venimos preparando para poner en funcionamiento una red de trabajo de laboratorios, tanto de la industria, como de aquellos que le prestan servicios a la industria, que permitan facilitar la calidad. Queremos consolidar un buen equipo entre aquellos que necesitan ensayos de laboratorio para mejorar sus capacidades técnicas y quienes tienen capacidad ociosa o desconocida en sus laboratorios para la industria, como es el caso de los de las Universidades, como los de la Nacional, que ya tiene acreditados 15 de manera completa y 185 ensayos.

Lea también: Crece la necesidad de mejorar la infraestructura y competitividad colombiana

Nuestras autoridades nacionales en la materia están comprometidas. El Instituto Nacional de Metrología y el Organismo Nacional de Colombia vienen alcanzando de manera paulatina el reconocimiento internacional de sus capacidades de medición y acreditación. El ICONTEC participa en 68 comités de la ISO y es observador en 101. La Superintendencia de Industria y Comercio adelanta un intenso trabajo con la puesta a punto del Sistema de Información de Certificados de Conformidad y la implementación del Sistema de Información de Metrología Legal.

Tocaremos la cuarta base y anotaremos una carrera consolidando la plataforma del SICAL como el punto de comunicación entre entidades, consumidores y empresarios, y haciendo uso de la infraestructura que se ha puesto para que las empresas integren la Calidad y la hagan parte de su estrategia para crecer.

Podemos tener el juego perfecto por la calidad. La coyuntura nos favorece. La firma de la paz es la oportunidad para anotar el Home Run e ingresar a las grandes ligas del comercio, pues nos abre las puertas de una Colombia Moderna, con más oportunidades de mercado, tanto en nuestro territorio, como de manera global, uno que a su vez nos exige la producción de bienes y servicios más sofisticados. Usted es parte de este juego, ya conoce la apuesta, es momento de ganar.

Maria Claudia Lacouture

Ministra de Comercio, Industria y Turismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?