| 3/25/2009 12:00:00 AM

Un año complejo para las pymes

Las pequeñas y medianas empresas en Colombia percibieron un deterioro en la situación general de sus negocios en el 2008. Producción, ventas, pedidos y empleo reflejan moderación. Proveedores, la fuente de financiación alternativa.

Estas son quizás unas de las principales conclusiones a las que se llegó con “La Gran Encuesta Pyme” correspondiente al segundo semestre de 2008, que hizo la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID (mediante el Fondo Coreano para la reducción de la Pobreza), el Banco de la República y Bancóldex. Esta medición indagó la opinión de 1.545 empresarios pyme de los macrosectores de industria, comercio y Servicios, los cuales a su vez pertenecen a los 21 subsectores económicos en los cuales las pequeñas y medianas empresas tienen la mayor participación.

Por ejemplo en el sector industrial, las opiniones de los empresarios sobre su situación económica general en el primer semestre de 2008, respecto al segundo semestre de 2007, se encuentran divididas, pues una tercera parte afirmó que hubo una mejoría, el mismo porcentaje indicó estabilidad y otra tercera parte consideró que hubo un deterioro. Los subsectores de alimentos y bebidas y productos químicos se destacan por su percepción favorable (43% y 41%, respectivamente), mientras que en las ramas de cuero y calzado y productos de caucho y plástico cerca del 50% de las pymes manifestó que su situación empeoró en el último semestre. Con respecto a los pedidos y las ventas, únicamente el 27% de los empresarios opinó que éstos aumentaron en el primer semestre de 2008 respecto del segundo semestre de 2007.

Según el documento, el menor volumen de pedidos y ventas no se ha traducido en una acumulación de existencias en el sector industrial. Al parecer las pymes adoptaron políticas de reducción de costos de almacenamiento y regularon su producción de acuerdo a la evolución de su demanda. En efecto, el porcentaje de empresarios que bajó su nivel de producción en el primer semestre de 2008 respecto del segundo semestre de 2007 pasó de 12% a 33%, lo cual constituye un cambio significativo.

De otro lado, en el sector manufacturero se observa algo interesante con respecto a los costos de producción y los márgenes de rentabilidad. Si bien el 53% de los empresarios aseguró haber sufrido un incremento de sus costos, apenas una tercera parte vio decrecer sus márgenes. Al parecer, en este sector las pymes pudieron trasladar parcialmente a los precios finales las alzas en sus insumos productivos y por esto durante el primer semestre de 2008 no experimentaron un deterioro más marcado en sus márgenes, (como el de sus pares del sector comercio), indica la encuesta.

El 61% de las pymes industriales mantuvo estable su planta de personal durante el último semestre. Sin embargo, en comparación con los resultados de las mediciones anteriores se observa un mayor porcentaje de empresas acabando con empleos directos (23%). En cerca del 45% de las pymes consultadas, la utilización de la capacidad instalada (UCI) se ubicó entre 40% y 70%, mientras que en la medición del semestre anterior esa misma proporción de empresas se encontraba en niveles de UCI entre 70% y 100%.

En cuanto al principal problema que enfrentaron las pymes manufactureras durante el primer semestre de 2008 fue la falta de demanda, que pasó al primer lugar (30%), seguida por el alto costo de los insumos (27%). De alguna manera sorprende el hecho de que la evolución de la tasa de cambio figure en el tercer lugar, dado que de la muestra de empresas industriales seleccionadas el 64% no exporta. Aspectos relacionados con la disponibilidad de liquidez (recaudo de cartera y capital de trabajo) perdieron importancia en la última medición (8%).En cuanto al sector de comercio, el porcentaje de pymes que expresó mejoría en su situación general frente a la medición anterior cayó de 48% a 29%, mientras que el de aquellas que opinó lo contrario aumentó de 17% a 40%.

Al igual que en el sector industrial, en el de comercio el principal problema señalado por los empresarios en la última medición fue la falta de demanda (27%). Desde el inicio de la Encuesta la respuesta mayoritaria a esta pregunta había sido la competencia de las grandes superficies, pero en el primer semestre de 2008 esta pasó al segundo lugar (26%). Simultáneamente la proporción de empresarios que vio decrecer sus pedidos y sus ventas se duplicó en el último semestre (de 20% a 40%, aproximadamente). “Los cambios en estas variables parecen ir en línea con la marcada desaceleración que vienen indicando las cifras del Dane sobre el Comercio Minorista”, sostiene el documento. La situación de los empresarios del comercio en términos de márgenes continuó desmejorando en el primer semestre de 2008, pues el 37% de ellos señaló que éstos disminuyeron respecto al segundo semestre de 2007.

Los empresarios del sector servicios continuaron mostrando la percepción más favorable acerca de la evolución reciente de sus negocios, en comparación con los de industria y comercio. Si bien la proporción de pymes que vio mejorar su situación económica en el primer semestre de 2008 se redujo frente al segundo semestre de 2007 (46% versus 58%), esta siguió siendo la más alta entre los tres macrosectores. A diferencia de lo ocurrido en industria y comercio, donde claramente se identifican agrupaciones con percepciones muy negativas o muy positivas, en los subsectores de servicios no se observan grandes diferencias en los balances de respuestas. Los empresarios del subsector de publicidad mostraron un menor optimismo que el promedio de servicios en algunas preguntas, aunque cabe destacar que sus balances de respuestas continúan en el plano positivo.

Las respuestas de los empresarios del sector servicios en materia de ventas y pedidos, parecen afectarse menos por la estacionalidad que las de los otros macrosectores. Así mismo, la situación en materia de márgenes parece ser más favorable para los empresarios de servicios que para los pertenecientes a los otros macrosectores. El 51% de las pymes de servicios indicó que estos se incrementaron en el primer semestre de 2008 con respecto al segundo semestre de 2007. El 58% de las pymes de servicios mantuvo inalterada su planta de personal durante el primer semestre de 2008 y una tercera parte vinculó nuevos trabajadores directos.

El porcentaje de pymes de servicios que no exporta o percibe que no exporta ha permanecido en 89% en las últimas dos mediciones. Según “La Gran Encuesta Pyme”, merece especial atención el caso el subsector de publicidad, en donde el 10% de las empresas señaló que sus ventas externas se incrementaron en el primer semestre de 2008 respecto al segundo de 2007. En las demás agrupaciones, la mayoría de las pymes exportadoras mantuvieron constantes sus ventas externas. Por primera vez desde el inicio de la Encuesta, el principal problema señalado por los empresarios de servicios es la falta de demanda (25%). En las mediciones anteriores el primer lugar lo ocupaba la competencia, especialmente de precios, pero ahora ésta se ubicó en el segundo lugar (22%). En su orden siguen la evolución de la tasa de cambio (19%) y la carga impositiva (13%).

Financiamiento
En los sectores de industria y servicios el porcentaje de solicitudes de crédito al sistema financiero (55% y 43% respectivamente) no presentó variaciones significativas en el primer semestre de 2008 respecto del segundo semestre de 2007. Entretanto, la demanda de crédito de las pymes comerciales sí mostró un incremento importante en el último semestre, al pasar de 49% a 55%. Esta mayor necesidad de recursos de financiamiento de las pequeñas y medianas empresas dedicadas al comercio puede derivarse del impacto que al interior de estas firmas generó la fuerte desaceleración de los pedidos y las ventas que tuvo lugar durante el primer semestre de 2008. En industria sobresale el subsector de prendas de vestir con un porcentaje de solicitud de crédito de 68%. En el comercio, la agrupación de ferreterías, cerrajerías y productos de vidrio registró el mayor porcentaje (63%), mientras que en servicios fue el de informática (51%).

En el 24% (comercio) y el 18% (industria) de las pymes los créditos obtenidos correspondieron a líneas de redescuento. En el sector servicios, este porcentaje fue inferior (13%). Cerca del 50% de los créditos fueron solicitados a mediano plazo (de 1 a 3 años) y un porcentaje similar fue aprobado bajo estas condiciones.

La encuesta agrega que los recursos solicitados por las pymes al sistema financiero se utilizaron principalmente para la compra de materia prima, mano de obra y demás gastos operativos y de funcionamiento (alrededor del 70% en industria y comercio, y 60% en servicios). Entre el 53% (comercio) y el 76% (servicios) de las pymes no accedió a ninguna fuente de financiamiento diferente al crédito bancario en el primer semestre de 2008. Los proveedores son la fuente de financiación alternativa más importante para las pymes, particularmente en el sector comercio (28%); el leasing ocupa el segundo lugar, mientras que el factoring es la opción menos utilizada por las pequeñas y medianas empresas.

Lanzar nuevos productos es un tema que ocupa los esfuerzos principalmente de las pymes industriales (30%), mientras que para las comerciales y las de servicios parece ser menos importante. Cabe destacar que en los sectores de industria y comercio el porcentaje de pymes que durante el primer semestre de 2008 no adelantó ninguna acción de mejoramiento se redujo en 10 puntos porcentuales (de 30% a 20% en el primer caso, y de 29% a 19% en el segundo). En el comercio, aunque también se observó una disminución (de tan sólo 5 puntos porcentuales), el porcentaje de empresas que no se ha preocupado por su transformación productiva sigue siendo muy elevado (42%).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?