| 9/27/2016 12:01:00 AM

Cómo la Superindustria se convirtió en la veladora de los consumidores

La Superintendencia de Industria y Comercio se ha transformado completamente en los últimos años, su labor ha sido darle a conocer a los consumidores sus derechos y a los empresarios sus deberes.

Le hemos hecho un mensaje clarísimo a los consumidores: empodérese, reclame, quéjese, demande, denuncie”, expresó el superintendente de industria y comercio, Pablo Felipe Robledo en el foro de empresas y riesgo reputacional de Costumer Index Value (CIV).

Según Robledo, promover el consumo con mejores bienes, innovación, más tecnología y mejor servicio, mueve la economía. Esto se ve reflejado en el porcentaje del PIB que se debe al consumo de los hogares, que en Colombia para 2015 fue del 63,5%, para Estados Unidos fue 68% y el promedio de América Latina se encuentra en 65%.

Además, el incremento del PIB debido al consumo de los hogares para 2015 en el país fue de 4,6%, incluso un crecimiento más grande que el de Estados Unidos, que no superó el 3,13%.

Para Robledo el consumidor es tan importante, que es el único que tiene la capacidad de "hacer despedir al celador o al presidente de una compañía", es un tema que va más allá de lo legal “es un tema ético”.

La Superintendencia de Industria y Comercio es la institución que respalda a los consumidores para que hagan valer sus derechos. Esto es importante ya que, de acuerdo con el superintendente, los consumidores empoderados que conocen sus derechos y los hacen valer “están expuestos a menos abusos”.

Lea también: Claro pierde en pelea contra Tigo por competencia desleal

La competencia leal y ética en los negocios se refleja en una mejora en el bienestar del consumidor. Lo que busca la superintendencia es que “el consumidor se empodere con el desarrollo económico” del país, porque la economía “no puede beneficiar a solo unos pocos”, expresó Robledo.

Todo esto es parte de un “cambio social sin precedentes” en temas de libre competencia, protección al consumidor y respeto por la propiedad industrial.

Pero, la superintendencia no siempre tuvo esa capacidad. Mientras que en países desarrollados se estaban sancionando los carteles empresariales desde hace más de 30 años, en Colombia el primer cartel empresarial se sancionó hace 10 años. 

Antes, la Superintendencia tenía 400 trabajadores y un presupuesto de $38.000 millones. Actualmente le da trabajo a 1.200 personas y tiene un presupuesto de $150.000 millones, tres veces más que hace 10 años.

Además, se hizo una ley para aumentar la capacidad sancionatoria en materia de protección de la libre competencia económica. De esta manera la superintendencia ha logrado recoger $1,3 billones en los últimos 4 años en sanciones, mientras que en 2007 solo recogía $6.000 millones anuales.

También existe la posibilidad de hacer demandas físicas y virtuales, hay buses de la Superintendencia que llegan a más de 700 municipios en los que no existe una sucursal para que los consumidores puedan hacer sus denuncias.

Robledo concluyó que el gobierno de Juan Manuel Santos ha logrado mucho para la Superintendencia, pero ésta debe convertir sus labores en una “política de Estado” y no en una “política de gobierno”, para que continúe su buena labor.

Lea también: Movistar devolverá $6.000 millones a usuarios por cobro abusivo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?