| 4/9/2014 3:40:00 PM

Telecomunicaciones no están tan bien como las pintan

Aunque se trata de uno de los sectores que más ha ganado dinamismo en los últimos años, la evaluación de la OCDE encontró debilidades preocupantes.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que en Colombia el sector de telecomunicaciones tiene una deficiencia fundamental en relación con la falta de independencia de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) con respecto al Gobierno, que posee una participación del 30% en el segundo operador más importante de telecomunicaciones de Colombia.

Además, expone que el Ministro de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y el Director del Departamento Nacional de Planeación son dos de los cinco comisionados de dicha comisión.

Por ello, la OCDE recomienda que las actividades de regulación de la competencia sean independientes de las de formulación de políticas sectoriales a fin de evitar el riesgo de injerencia política y los conflictos de intereses.
 
Así mismo, en el informe se recomienda a la CRC fomentar la competencia en un mercado tan concentrado mediante una reducción más acentuada de los cargos de acceso en la telefonía móvil y continuando con la prohibición de los “efectos de club”, práctica por la cual el mayor operador ofrece tarifas más bajas para las llamadas a usuarios en su propia red.
 
Competencia

El grado de penetración de los servicios de telefonía móvil en Colombia está a la par con el promedio de la OCDE del 105%, si bien la adopción de los servicios inalámbricos de banda ancha sigue siendo baja, habida cuenta de que un gran número de colombianos todavía utiliza conexiones 2G.

La adopción de servicios de telefonía y de banda ancha fijas es muy baja, a saber, del 14 y del 9% respectivamente, para un país latinoamericano de nivel medio de ingresos. El grado de penetración promedio de los servicios fijos de banda ancha en los países de la OCDE es del 27%. Las velocidades de banda ancha en Colombia también son muy inferiores a las de la Organización.
 
Del estudio se desprende que la competencia insuficiente constituye un factor que dificulta el desarrollo de infraestructuras de red fija e inalámbrica. El despliegue de redes fijas, incluidas las infraestructuras basadas en la utilización de fibra óptica, ampliaría el acceso inalámbrico y permitirían a un mayor número de personas beneficiarse de las ventajas económicas y sociales que brinda Internet.

El operador de telefonía móvil dominante controla alrededor del 60% del mercado, participación que en los países de la OCDE es del 42% en promedio. Algunos operadores colombianos de telefonía fija poseen asimismo una posición dominante a escala local o regional.
 
"Si bien Colombia tiene los instrumentos necesarios para hacer frente a situaciones de dominio de mercado, aún debe usarlos en todo su potencial", afirma Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE. "Ha de dotarse a la CRC de verdaderas facultades para fomentar la competencia con objeto de que todos los hogares y empresas puedan beneficiarse del acceso a los servicios telefónicos y de Internet en aras de un mayor crecimiento económico".
 
En el informe se formulan varias recomendaciones relativas a Colombia, en particular:
 
•Adoptar las medidas necesarias encaminadas a lograr que el regulador de la CRC y sus cinco comisionados sean completamente independientes;
•Encomendar a la CRC que vele por el cumplimiento de las regulaciones y dotarla de facultades para imponer sanciones en caso de que se incumplan; las multas deberían ser lo suficientemente cuantiosas como para resultar disuasorias;
•Fusionar la CRC y la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV) para facilitar la transición a una situación de mayor convergencia;
•Conferir a la CRC la autoridad necesaria para llevar a cabo subastas de espectro, o bien establecer los criterios de las subastas, habida cuenta de sus repercusiones sobre la competencia;
•Promover la competencia en el mercado de la telefonía móvil evitando el diferencial de precios entre las llamadas dentro de red y las dirigidas a otras redes, y reduciendo las tarifas de terminación a valores cercanos a cero para todos los operadores, excepto los nuevos entrantes;
•Mejorar la competencia en los servicios de red fija mediante la introducción del acceso indirecto y la desagregación del bucle local;
•Promover la protección de la población frente a tarifas excesivas de roaming internacional, garantizar la portabilidad numérica y mejorar los canales de formulación de quejas;
•Suprimir las barreras para la puesta en marcha de nuevas infraestructuras de telecomunicaciones y promover el desarrollo de puntos de intercambio de Internet (IXP).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?