| 6/9/2014 6:45:00 AM

Nuevo freno a cooperativas falsas

La Superintendencia de Economía Solidaria expedirá nuevo marco regulatorio para poner freno a estas entidades que afectan el bolsillo de los colombianos.

La Superintendencia de la Economía Solidaria viene preparándose internamente para acompañar al sector en el proceso de convergencia hacia las nuevas políticas en materia contable y garantizar que las guías y normas técnicas se expidan con la orientación y objetividad adecuada.

De acuerdo con la titular del ente supervisor, Olga Lucía Londoño, durante la séptima jornada de supervisión descentralizada no sólo capacitó a los asistentes sobre el tema, sino que llamó la atención sobre los beneficios de implementar esta normatividad implica para este subsector de la economía.

Se trata de Sistema de Administración de Riesgos de Crédito (Sarc) y las llamadas Normas Internacionales Financieras que de alguna manera ayudan a la regulación del sector y da herramientas para una mayor vigilancia.

“Contar con una información financiera real en el lenguaje de los negocios, estandarizar la información financiera entre empresas de distintos sectores, facilitar las prácticas de control y de gobierno corporativo, entre otros”, contribuyen en este aspecto, explicó.

Con respecto al sistema Sarc informó que este año la superintendencia expedirá el marco regulatorio para la aplicación por parte de las vigiladas de este sector.

Para ello, realizará pruebas sobre un grupo piloto de cooperativas aplicando el modelo de referencia para determinar su impacto en las entidades vigiladas y así establecer los períodos de transición y gradualidad de su implementación.

“El nuevo enfoque de supervisión por riesgos genera impacto financiero para las entidades toda vez que su implementación exigirá inversiones y esfuerzos para ajustar su plataforma tecnológica, rediseño de procesos y procedimientos, capacitación en riesgos, estructuración de un área especializada en riesgos y en general, en todos los aspectos operativos que realiza”, señaló la funcionaria.

Con el fin de llevar a cabo su función en forma adecuada, la superintendente invitó a los actores a desincentivar las malas prácticas, excluyendo del mercado a las llamadas “pseudo cooperativas”, “Falsas Cooperativas “o cooperativas que en su naturaleza o desarrollo de actividades desnaturalizan la figura solidaria.

“Ante la evidente proliferación de esta práctica, estamos trabajando coordinadamente con las superintendencias Financiera y de Sociedades, con el fin de establecer medidas de vigilancia y control para evitar que entidades comerciales, disfrazadas de solidarias, ofrezcan créditos o negocien títulos valores de cooperativas, desconociendo derechos propios, cobrando intereses que superen los límites de usura o incluyendo en los pagarés que soportan un préstamo, recursos correspondientes a servicios distintos a los ligados a éste, tales como servicios exequiales y odontológicos, entre otros”, explicó Londoño Herrera.

En ese sentido, la Superintendencia de la Economía Solidaria expedirá en los próximos días la Circular sobre las reglas para la adquisición o venta de crédito.

Así mismo, tiene disponible en el portal www.supersolidaria.gov.co, la Circular Externa No. 006 de 2014 que hace referencia a instrucciones para la prevención y el control del Lavado de Activos y de la Financiación del Terrorismo en las organizaciones de Economía Solidaria que no ejercen actividad financiera.

Resultados financieros

Un crecimiento en el sector que se ha visto reflejado en un mayor tamaño de las entidades según su nivel de activos y mayores ahorros y aportes de los asociados, reveló la superintendente Londoño ante más de 700 representantes de cooperativas, fondos de empleados y asociaciones mutuales en el marco de la Séptima Jornada de Supervisión Descentralizada del año, que se cumplió en Bogotá.

“Las cifras lo demuestran, un sector con 5.7 millones de colombianos asociados, con activos superiores a los $25,7 billones, patrimonio de $11 billones, ingresos anuales mayores a los $15 billones y generación de 82.156 empleos directos”, puntualizó.

Con lo anterior, se estima que cerca de 18 millones de colombianos tienen relación indirecta con el sector de la economía solidaria.

Así mismo, la funcionaria destacó el papel que vienen cumpliendo las organizaciones solidarias en la inclusión social y financiera de Colombia, especialmente en el sector rural donde históricamente hay colombianos que están por fuera del sistema financiero.

“Gracias a la red de oficinas con las que cuenta el sector solidario, el uso de corresponsales, asesores comerciales que se trasladan a los diferentes municipios y veredas y la implementación de metodologías apropiadas en microcrédito, hemos llegado a poblaciones lejanas brindando la oportunidad a cientos de familias de obtener crédito para sus proyectos agrícolas e industriales e iniciar el microahorro”, añadió la superintendente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?