| 10/14/2011 7:30:00 AM

“Si viene la crisis, la clave son los bancos”

El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, habla sobre el plan anticrisis del Gobierno y responde a las críticas sobre la falta de propuestas concretas.

El 27 de septiembre, un grupo de importantes empresarios, políticos y sindicalistas se encontró en la Casa de Nariño con el presidente Juan Manuel Santos para definir un plan que sirviera de blindaje en caso de un eventual choque externo por la inminente crisis en Europa y Estados Unidos.

Al final de la reunión hubo foto y rostros sonrientes. El presidente Santos señaló que habría monitoreo permanente sobre los principales indicadores. Las autoridades dijeron que están alertas para impedir que la caída de la estantería mundial toque a Colombia. Sin embargo, tras la reunión, no hubo anuncios formales, hecho que generó entre los asistentes escepticismo frente al impacto de la crisis. Juan Carlos Echeverry, ministro de Hacienda, respondió a Dinero sobre la situación del plan.

— ¿Cuál es el pilar del plan anticrisis?

Lo primero del plan es que el Gobierno gaste.

— Pero si las cifras recientes muestran que las obras públicas están jalando el crecimiento hacia abajo…
 Lo que pasa es que los ingresos tributarios subieron y la ejecución bajó, lo que ha generado un superávit del Gobierno en el primer semestre de 2,5% del PIB. La estacionalidad de esa ejecución se está enfocando hacia el último trimestre.

— ¿Y eso no es malo?
Es malo en el sentido en que hubiera sido mejor que la plata entrara a la economía. Pero a mí no me molesta tener una posición sólida sobre todo ante lo que está pasando. La cara favorable de la moneda es que hay mucha caja, casi $17 billones guardados y, si viene la crisis, lo bueno es que esa plata salga a la economía y se gaste. El año entrante en infraestructura vamos a gastar $18,5 billones, casi 50% más que este año. Yo les digo a los Ministros: si gastan eso, ya está el plan de choque.

— Pero, insisto, la obra pública sigue muy parada…
El Dane mide el PIB por desembolso del Gobierno, lo cual es un error y ellos lo saben, y en vivienda y oficinas lo hacen por avance de obra. En la primera parte del año no desembolsamos mucho, pero como se hace al final del año contra entrega de obra, en el tercer y cuarto trimestre vamos a tener altos crecimientos. La cifra del Dane de obra pública está distorsionada por esa razón.

— ¿Qué va a pasar en vivienda?
Vamos a seguir dando subsidios a la tasa y a la vivienda. Nos hemos convencido de que tenemos que ser más generosos con la Vivienda de Interés Prioritario (VIP). Tenemos $1 billón en subsidios asignados desde el gobierno anterior sin girarse porque las familias no han cumplido las condiciones. Eso significa que la política está mal diseñada. Estamos evaluando la posibilidad de dar más subsidio para que la plata salga a VIP.

— Algunos analistas han mostrado preocupación por el tema del crédito…

Los hogares están montados sobre más empleo y más ingresos. Si hay una crisis internacional puede haber una crisis de fortuna pero ese es un cambio lento. Cuando hay un cambio drástico es porque se ha montado sobre el valor de un inmueble cuyo valor cae drásticamente en un periodo corto. Eso no está pasando en Colombia. El crédito hipotecario está en 5% del PIB y no ha crecido. A finales de los 90 era de 12% del PIB. No hay alarma, pero sí hay que estar alertas, sobre todo por la crisis internacional. Lo que debemos hacer es mantener la economía creciendo y creando empleo, así el crédito de consumo va a subir.

— En la crisis de 2009, las entidades financieras nacionales frenaron las colocaciones de crédito ante la crisis gringa y el efecto Lehman. ¿Se repetirá?

El crédito va más rápido que los depósitos. Lo que hay en este momento es una provisión copiosa a la economía porque está pidiendo cuerda. Hogares y empresas piden más crédito y lo que hay es liquidez. La pregunta es hasta qué punto eso se puede volver una limitante en el futuro. Cuando se abra el crédito afuera se va a venir para Latinoamérica porque tenemos los mejores indicadores. No creo que vaya a ver una restricción en la provisión de crédito ni interna –porque hay crédito copioso– ni externa.

— ¿De qué depende que siga igual?
Los únicos que se pueden mover rápido en 6 meses y frenar todo son los bancos. Si se asustan, pueden frenar el crédito y empieza la espiral. El mensaje es para los banqueros: que todos mantengamos las mismas expectativas. Colombia crece al 5%. Si hay una crisis terrible pueden pasar dos cosas: que pasemos a crecer al 4% o al 1%. ¿Cómo hacer para que sea al 4%? La diferencia son los bancos. Si no se asustan y mantienen el crédito, la economía puede mantenerse en ese crecimiento, bajo unos fundamentos sólidos.

— La otra gran preocupación es el precio de los commodities, como el petróleo…
En una conferencia en la que estuve en Nueva York, explicaban que hay una mayor probabilidad de que se mantenga entre US$70 y US$80 por barril, que entre US$30 y US$40.

— Pero en la crisis de hace tres años pasó de US$140 a menos US$40…
Pero duró apenas unos tres meses. Hay que tener en cuenta el promedio anual. Por ejemplo, el presupuesto de Ecopetrol para el año entrante está bajo un promedio del precio de US$80.

— ¿Qué impacto puede tener una caída de los precios de los commodities?
Tendríamos un golpe fiscal y uno en cuenta corriente y balanza de pagos. Eso lo ayuda a equilibrar la tasa de cambio que subiría otros $200. Fiscalmente, tendríamos que recortar gastos –acuérdese que gobernar es priorizar– y acelerar la reforma tributaria. Las tasas de interés habría que bajarlas y no subirlas.

— ¿Cuál es el peor escenario?
Si Europa cae, que los precios del petróleo se vayan para abajo y que China no esté tan bien. Esa sería la tormenta perfecta.

— ¿Cómo ve la devaluación del real?
A nosotros nos contamina. Sin embargo, hay analistas que consideran que Colombia tiene más músculo fiscal en el momento en que haya una crisis. A Brasil la crisis se le fue toda al real. Pero lo que pase en Brasil contamina.

— ¿Qué viene en la agenda en el Congreso?
Para este semestre está el tema de Ecopetrol, de Colombia Telecomunicaciones, el presupuesto, el proyecto de vigencias futuras y el de bancarización. Para el primer semestre de 2012, la reforma tributaria –pase lo que pase con la crisis– y la pensional para el segundo semestre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?