| 3/23/2015 10:00:00 AM

Bogotá contribuye a la seguridad empresaral en China

Con tan solo una venta de su maquinaria hacia Hong Kong en diciembre de 2014, Combustión Ingenieros duplicó sus ingresos anuales; crecieron un 100% gracias a la internacionalización.

China fue el primer país en adquirir las máquinas de Combustión Ingenieros, la empresa bogotana pionera en realizar sellos holográficos que decidió aprovechar su conocimiento del producto para hacer impresoras y emprender el camino de la internacionalización con ellas.

Después de cinco años de exportar los sellos a países como Ecuador, México y España, la compañía envió las primeras dos máquinas a Hong Kong, en donde están siendo utilizadas para prevenir la falsificación de artículos farmacológicos, productos naturales, repuestos, elementos electrónicos y software.

“En 1998 surgió la idea de hacer hologramas para evitar falsificaciones pero acá no se conseguían las máquinas y traerlas hoy cuesta casi US$2 millones. Por eso Ricardo Amézquita, el fundador, se dedicó durante casi una década a fabricarlas junto a varios físicos e ingenieros de la Universidad Nacional que hoy hacen parte de la empresa”, contó Ana María Niño, gerente comercial de Combustión Ingenieros.

Pese a que no tenían competencia en Colombia, su participación en eventos internacionales les cambió la dirección; había que atacar el segmento extranjero para crecer y fortalecerse.

Un empresario inglés, radicado en la región de Hong Kong, conoció la calidad del producto colombiano en The Holografic Conference, la feria mundial del sector holográfico realizada en Estambul y, posteriormente, ProColombia facilitó la visita del comprador a las instalaciones de la compañía en Bogotá.

“Este es un ejemplo del valor agregado y la innovación con el que cuenta el país, además de ratificar que exportar es crecer y que para conquistar el mercado internacional hay que atreverse a competir”, destacó María Claudia Lacouture, presidenta de ProColombia.

Las etiquetas holográficas, que se crearon con el único fin de prevenir la falsificación de los productos, no se pueden retirar luego de pegados y gracias al sistema de nanolitografía óptica es imposible hacer una réplica de los códigos del holograma.

“Trabajar con fármacos y productos naturales en Colombia fue vital para comenzar pues el 90% de nuestros clientes nacionales eran de ese sector pero el país tiene un techo, el mercado internacional no. Las impresoras que fabricamos son un 50% más económicas que las de otros países y los sellos son más confiables que los estándar por el sistema de codificación en cada holograma. Hasta ahora, no los pueden copiar”, aseguró Niño.

Su innovación los llevó al reconocimiento mundial. En 2014, durante The Holografic Conference, el evento en donde conocieron al comprador de Hong Kong, ganaron el premio a “Lo mejor de lo mejor” por el proyecto “Niños Étnicos Colombianos” que retrataba a cuatro infantes de las minorías nacionales. Su trabajo estuvo por encima de empresas como Hologram Industries, los fabricantes de los sellos holográficos en los pasaportes a nivel mundial.

Ahora, la meta del 2015 está en posicionarse dentro de Asia. “De la mano de ProColombia estamos trabajando para entrar en India y expandirnos por China. Allá está el fuerte de nuestro sector”, concluyó Niño.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?