| 5/20/2010 7:00:00 AM

Sector lácteo tiene dos décadas para ajustarse

Así lo aseguró el negociador colombiano de este TLC, Santiago Pardo, en la que se anunció la culminación de las negociaciones del acuerdo comercial entre Colombia, Perú y la Unión Europea.

El comentario del funcionario hace referencia a que la apertura del mercado lácteo se hará solo de forma gradual, en un plazo de 19 años y responde así las críticas que ha venido haciendo el gremio de los ganaderos, Fedegán.

 

La asociación de productores dice que con el tratado se afectará a 400.000 familias lecheras que quedarán expuestas a la competencia de los quesos, la leche en polvo y el lactosuero importados.

El negociador asegura que el efecto no será inmediato, porque hay salvaguardias que protegen al campesino local. Agregó que la mayoría de los representantes del sector agrícola consideran el tratado con la Unión Europea como un paso necesario en la consolidación del mercado colombiano en el exterior y estiman resultados positivos, aumento del empleo y de las condiciones favorables para la población.

Adicionalmente, en el acuerdo, la Unión Europea manifestó su intención de destinar hasta 30 millones de euros en un periodo de siete años para fortalecer la competitividad y las condiciones de producción del sector lácteo en Colombia a través del proyectos de asistencia técnica.

Consideró que la firma del acuerdo, representa un paso importante para el sector agrícola colombiano porque ratifica una condición preferente para que los productos y servicios del país entren a Europa.

La firma del tratado permite a productos colombianos como azúcar, banano, hortalizas, textiles y confecciones, entrar en mejores condiciones a las actuales, adicionalmente, libres de barreras arancelarias y no arancelarias, lo que permite mayores ventas y un aumento en la inversión europea.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?