| 8/13/2009 12:00:00 AM

Se retrasa el vuelo de Opain

Los conflictos entre la Aerocivil y el concesionario Opain S.A, respecto a la expansión del aeropuerto El Dorado de Bogotá, se vuelven a complicar. Se presentan las demoras para la terminación de las obras que debían ser entregadas en el 2010.

Para esta ocasión, el gerente de la firma concesionaria Opian, Juan Pulido indicó que no será posible cumplir con le entrega del terminal aéreo para el 2010 como estaba establecido. Para su justificación, aludió a los hechos en los que la Aerocivil y Opaín han estado por la demora ocasionada para finalizar los estudios que permitirían decidir si se puede cambiar el diseño de la terminal 1 (de pasajeros). Y ante el retraso, Opain establece que como la decisión tomó alrededor de 18 meses se retrasa el tiempo en el contrato también.

En esa coyuntura, el pasado 2 de abril, la Procuraduría le envió a la Aerocivil un control de advertencia, en el cual señala que el término que tenían las partes para explorar este cambio expiró, y que es inconveniente seguir avanzando en ese tema. De hacerlo, afirma, se incurriría en implicaciones de orden disciplinario, penal y fiscal.

Sin embargo, a hoy, no hay claridad. Pues la decisión final sobre la demolición la tiene el Consejo de Estado. Además el concesionario del Aeropuerto, Opain S.A, no tiene injerencia alguna en los estudios que adelanten las autoridades para analizar crecimientos futuros del mismo a largo plazo y que no están contemplados dentro de la concesión actual.

OPAIN reitera su compromiso en desarrollar y operar un terminal aéreo que promueva el crecimiento y desarrollo de Bogotá, a la vez que sea una fuente de bienestar para los habitantes de las zonas aledañas al mismo.

Lo que está sucediendo en torno a El Dorado es una muestra más de los problemas que se presentan en la estructuración de las licitaciones de infraestructura en el país, que permiten que un agente privado gane una licitación en unas condiciones de competencia, pero luego, cuando el contrato ya ha sido adjudicado, se modifiquen y se alejen del original, con los problemas legales que esto genera.

Cabe añadir que las obras que viene adelantando y que están analizándose actualmente dentro del proyecto de ampliación y modernización del Aeropuerto Eldorado por parte de Opain, no implican intervenciones en predios externos al actual terminal aéreo.

Además de lo anterior, la construcción de los terminales nacional, internacional y el de carga no implican afectación alguna a las localidades de Fontibón y Engativá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?