| 2/21/2008 12:00:00 AM

Se deben sembrar más transgénicos

Los cultivos genéticamente modificados (transgénicos) pueden aumentar la oferta de alimentos y con ello a contener la inflación.

Colombia debería triplicar el área cultivada con especies genéticamente modificadas para frenar las presiones inflacionarias y mejorar la oferta de alimentos. Así lo señaló el ex ministro de Agricultura y director del Banco de la República, Carlos Gustavo Cano.

En el país hay cerca de 27.000 hectáreas sembradas con este tipo de material y la propuesta de Cano es la de llegar a las 100.000 hectáreas. “Con los crecientes precios de alimentos, los problemas de inflación, el calentamiento global y la necesidad de fuentes alternas de combustible, el aporte de la biotecnología y los beneficios potenciales de los cultivos biotecnológicos, nunca han sido más importantes”, afirmó. Señala que puede mejorar los rendimientos en zonas que no son necesariamente las mejores para el cultivo por efecto de la sequía o la salinidad.

Para conseguirlo, propuso acelerar los procesos de aprobación para estos cultivos, que se toman un tiempo bastante largo. También es importante que la regulación no establezca condiciones de entrada demasiado costosas para los productores de este material, porque limitaría sensiblemente la investigación nacional en este campo.

Con el funcionario coincidió el presidente de Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Rafael Mejía. “Se requiere aprobar comercialmente el maíz y proceder así con cultivos de soya, caña etc. Si realmente queremos desarrollar un sector agroindustrial eficiente de cara a los tratados de libre comercio que enfrentará el sector en el corto plazo”, señaló.

En la actualidad el maíz genéticamente modificado se puede sembrar solo en Tolima, Huila, Meta, cesar y Córdoba en áreas estrictamente vigiladas por el ICA. Por eso, para facilitar la adopción de esa tecnología, se tendría que permitir la venta comercial de maíz y de otro tipo de productos como soya, caña, algodón, canola, papaya, zapallo y alfalfa.

Situación en Colombia
Como lo afirmó Carlos Gustavo Cano, las limitaciones en este sentido y lo dispendioso del proceso de aprobación de nuevos productos, hacen que aunque Colombia llegó primero que Brasil al uso de esta tecnología, hoy haya alrededor de 15 millones de hectáreas sembradas con cultivos genéticamente modificados en el vecino del sur.

Con todo, la historia colombiana no es mala y el tiempo perdido se puede recuperar. El país se integró a los países que utilizan cultivos genéticamente modificados en el año 2002 con la aprobación del clavel azul. “Actualmente, nuestro país se ubica en el puesto número 14 en la lista de los 23 países que han adoptado esta tecnología”, dice la directora ejecutiva de Agro-Bio, Osiris Ocando.

 

“Para el año 2007, se registró un crecimiento en el área de cultivos GM en Colombia del 22%, alcanzando 27.670 hectáreas. El principal cultivo que se siembra en el país es el algodón GM, con 21.666 hectáreas, seguido por maíz, con 6.000, el cual fue sembrado por primera vez en el país en el año 2007 y 4 hectáreas de clavel azul en invernadero”, añadió.

Por regiones, informó, los agricultores de Tolima, Córdoba, Meta, Huila, Valle del Cauca, Cesar, Sucre y Cundinamarca han utilizado exitosamente las semillas GM y actualmente, la región líder en adopción de cultivos GM es Tolima, seguida por Córdoba y Cesar.

En el mundo
A la par con el estudio de Colombia, Agro-Bio y la SAC, divulgaron un estudio mundial del International Service for the Acquisition of Agri-Biotech Applications – ISAAA -. El informe muestra que hay 114 millones de hectáreas sembradas con organismos genéticamente modificados y que el área aumentó a tasas de dos dígitos casi constantemente en los últimos doce años. En 2007 creció 12% frente a 2006.

El aumento ha sido mayor en los países en desarrollo que en los industriales. Además, que beneficia más a los agricultores más pobres. “Cabe resaltar que 9 de cada 10 de estos productores son agricultores de escasos recursos. Además, el número de países en desarrollo (12) que sembraron cultivos genéticamente modificados fue mayor que el de los países industrializados (11), y también fue mayor la tasa de crecimiento (21 % comparado con 6 %)”, señala el informe.

Adicionalmente destaca que los productores que han adoptado transgénicos desde hace unos años “ya están comenzando a percibir ventajas socio-económicas que no obtienen sus pares que cultivan variedades convencionales”.

A este ritmo, el futuro del campo en todo el mundo parece estar bastante ligado a la biotecnología.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?