| 11/22/2013 12:10:00 AM

Así era la “Ley de Baldíos”

La iniciativa buscaba proteger la existencia de los "baldíos" para ser entregadas a trabajadores rurales que no tienen acceso a ellas, sin embargo la iniciativa no prosperó y el tema sigue en el limbo.

El presidente Juan Manuel Santos pidió desde su cuenta en Twitter que fuera retirada la Ley de Baldíos del Congreso de la República, ante la oposición que recibió de diferentes sectores.

En la iniciativa inicial se buscaba proteger la existencia de los "baldíos" para ser entregadas a trabajadores rurales que no tienen acceso a ellas, y abrir su aprovechamiento sin límites de extensión a todo tipo de interesados, tanto campesinos como empresarios.

Sin embargo la iniciativa no fue bien recibida por los campesinos ni por los sectores políticos opositores, que en cabeza del senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, se encargaron de evidenciar las que su juicio eran falencias.

Robledo aseguró en repetidas ocasiones que su juicio la ley lo que hacía era favorecer la acumulación de tierras y sus requisitos ponían a los jornaleros en peores condiciones.

En el proyecto que será retirado se reducía de cinco a tres años el tiempo que el beneficiario debía permanecer con un contrato de alquiler en las tierras.

Así mismo disminuía la extensión que debía ser explotaba de dos tercios a la mitad y bajaba el patrimonio de los elegibles de 1.000 a 400 salarios mínimos "para que los beneficios lleguen a los productores más pobres".
Otro punto que había causado malestar en anteriores borradores del texto era la ausencia de un límite de acumulación de unidades de tierra, representadas en la medida de la Unidad Agrícola Familiar (UAF).

Así las cosas el proyecto tendrá que construirse de nuevo para garantizarles a los campesinos un justo acceso a las tierras, por ahora el tema seguirá en el limbo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?