| 2/27/2012 8:20:00 AM

Santos examina con legisladores de EE.UU. la agenda bilateral

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, examinó la agenda del país y Estados Unidos con varios legisladores norteamericanos que lo visitaron en Cartagena.

El apoyo estadounidense a la llamada Ley de Víctimas y Restitución de Tierras fue uno de los asuntos abordados en la reunión, que tuvo como sede la Casa de Huéspedes Ilustres de Cartagena.

Según el Servicio Informativo del Gobierno (SIG), la delegación parlamentaria estuvo encabezada por el senador demócrata Patrick Leahy, quien sigue de cerca desde hace doce años el llamado Plan Colombia, de lucha antidrogas y contra los grupos armados ilegales. "Nos vienen apoyando y nos quieren apoyar más, por ejemplo, en la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras", expresó Santos al término del encuentro. "Este es un esfuerzo monumental, porque ahí nos estamos jugando un tema muy importante para nuestro futuro", agregó Santos, cuyo Gobierno tiene previsto devolver hasta 2014 más de dos millones de hectáreas usurpadas a campesinos y desplazados.

El presidente dijo que, además, repasó con los legisladores otras cuestiones de la agenda bilateral, en el contexto de una relación con Estados Unidos que "está en un momento muy especial".

Algunos "asuntos relacionados con la situación regional y con los derechos humanos" también ocuparon la atención de Santos y los parlamentarios, según el SIG, que no los detalló. "Estoy muy animado por lo que se dijo y por las conversaciones que tuvimos", expresó el senador Leahy, cuyos acompañantes no fueron identificados.

La visita de esta delegación no fue anunciada previamente.

Leahy y su colega republicano Richard Shelby se reunieron el pasado jueves en La Habana con el presidente cubano, Raúl Castro, y, al parecer, llegaron a Cartagena procedentes de la isla caribeña.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?