| 7/5/2010 9:00:00 AM

Santos y Cameron hablaron de medioambiente, comercio e inversión

El presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos se reunió en Londres con el primer ministro británico, David Cameron, con el que abordó asuntos como el medio ambiente, el comercio y la inversión.

En una muy escueta declaración a los periodistas tras su entrevista con Cameron en la residencia oficial del primer ministro -en el 10 de Downing Street-, el presidente electo destacó también que Colombia está progresando en el tema de derechos humanos. "Nuestro compromiso es seguir mejorando, ha mejorado sustancialmente, eso lo reconoce todo el mundo, siempre hay un espacio para mejorar aún más", dijo Santos al ser preguntado sobre la situación de los derechos humanos en su país.

Santos, quien se encuentra en visita privada al Reino Unido, destacó su relación especial con este país, donde vivió diez años.

El que el mes próximo será el nuevo presidente colombiano se reunió el pasado viernes en Londres con el ex primer ministro británico Tony Blair, con el que comparte la ideología de la Tercera Vía, como lo demuestra su libro "La Tercera Vía: una alternativa para Colombia".

Según anunció durante su estancia en Londres, un equipo de asesores de Blair viajará al país latinoamericano para aconsejar al nuevo gobierno, especialmente en política exterior.

Este miércoles, Santos se reunirá en Alemania con la canciller alemana, Angela Merkel, y después viajará a España para entrevistarse con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Santos, del Partido de la U, asumirá la presidencia de Colombia para un periodo de cuatro años el próximo 7 de agosto, después de haber ganado en las urnas el pasado 20 de junio en la segunda y definitiva vuelta electoral, en la que derrotó al ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus, del Partido Verde.

 

 

 EFE

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?