| 11/17/2016 7:50:00 AM

Samuel Moreno tendrá que pagar cerca de $175 mil millones por el carrusel de la contratación

La Contraloría General emitió un fallo que obliga al exalcalde a pagar $174.996 millones por los sobrecostos que se generaron en la construcción de la fase III de Transmilenio y explicó que dicho monto sería el total del detrimento que Moreno le generó a Bogotá en este caso.

La Contraloría General emitió un fallo con responsabilidad fiscal contra el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, que lo obliga a pagar $174.996 millones por los sobrecostos que se generaron en la construcción de la fase III de Transmilenio, que cubre el tramo de la Calle 26, que hace parte del denominado carrusel de la contratación.

Caroline Deyanira Urrego Moreno, contralora delegada, explicó que dicho monto corresponde al detrimento que el exalcalde y los demás implicados en este caso le causaron a la capital.

Urrego añadió que también tendrán que responder por este caso los exdirectores del IDU, Néstor Ramírez y Liliana Pardo; el exsubdirector jurídico de dicha entidad, Inocencio Meléndez; la firma Conalvías; el Grupo Nule y otras cinco firmas contratistas de la obra, además de las empresas Icein e Ingenieros Constructores E Interventores por realizar modificaciones en el contrato con el distrito.

La contralora delegada recordó que la investigación contra Samuel Moreno y los contratistas se inició por sobrecostos en las actualizaciones de estudios y diseños para la construcción de un puente vehícular en la Calle 26, sobre la Avenida Boyacá, como parte de las modificaciones que se llevaron a cabo en esta troncal y que tenía un valor inicial de $1.000 millones, a los cuales se les añadieron en total $107.514 millones.

Lea también: Presidencia hace efectiva sanción contra Samuel Moreno por $67 millones

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?