| 4/15/2008 12:00:00 AM

Ruta del progreso

Una ola de inversión comienza a aparecer alrededor de la doble calzada Bogotá Girardot. Esta obra se constituye en una de las obras más importantes de los últimos años.

 

Pese a que aun hace falta mucho para concluir las obras de la doble calzada que conecta a Bogotá con Girardot, la ‘Ciudad de las Acacias’ como se conoce a Girardot, ya muestra un resurgir interesante en lo que tiene que ver con producción agroindustrial, comercio y venta de servicios hoteleros.

El asunto es de tal importancia que la industria de la construcción empezó a impulsar nuevos proyectos de vivienda y las cadenas de hotelería iniciaron todo un proceso de reconversión de activos mejorará sustancialmente los hoteles. No en vano se adelantan 12 proyectos de condominios y el empleo reporta una mejoría sorprendente.

Según el gobierno y el Instituto Nacional de Concesiones, Inco, la autopista Bogotá Girardot se constituye en una de las obras más importantes de los últimos años, lo primero porque acorta el tiempo de recorrido entre las dos ciudades en 40 minutos, con lo que acerca al centro del país con el puerto de Buenaventura a donde van miles de camiones a llevar la oferta exportable de Colombia. Este corredor del comercio internacional entra en la era del valor agregado y la competitividad.

La doble calzada Bogotá Girardot es un proyecto en ejecución que consiste en el diseño, construcción, operación y mantenimiento de la vía ubicada entre los departamentos de Cundinamarca y Tolima. Tiene una longitud aproximada de 131 kilómetros y su costo estimado es de US$166 millones, algo más de $562.027 millones de pesos.

Dentro del proyecto se destaca la construcción del túnel del Sumapaz que tendrá una extensión de 4,1 kilómetros y que estará culminado en tres años. La doble calzada tiene ubicados los peajes de Chusacá y Chinauta los cuales manejan el flujo vehicular diario más alto del país.

Tramos listos
La doble calzada que está en obra negra, avanza rápidamente y es así como el ejecutivo cree que el 24 de agosto de 2012 el país recibirá la obra terminada al 100 %. Con todo, ya están en servicio algunos corredores claves para la descongestión vehicular.

El gobierno puso al servicio tres tramos de la carretera entre los municipios de Melgar y Girardot el cual tiene una longitud de 14 kilómetros. Este va desde la salida de Tolemaida hasta el puente en el punto conocido como El Paso.

El tramo a la altura de Fusagasuga, donde se terminó la variante que cuenta con una glorieta con un total de 8 kilómetros. También está en servicio el tramo de la variante del Espinal para un total de 32 kilómetros de vía con doble calzada. A Girardot la visitan cerca de 2 millones de personas al año y esta cifra crecerá obviamente por los beneficios de la obra.

Santiago Espinosa, ejecutivo de Colsubsidio para Girardot anotó que el turismo en la ciudad se consolida como líder regional, título que ostenta desde hace más de 35 años y que con las obras de la doble calzada aumentará su potestad como región que se mantiene a la vanguardia de la industria sin chimeneas.

Para Colsubsidio las inversiones en mejoras locativas ascienden a $15.000 millones y apuntan a dejar los hoteles óptimos y dentro del marco de competencia que exige la globalización de la economía. Estas inversiones servirán para construir en Bogotá el Centro Empresarial y Deportivo de la calle 53 con carrera 30 y el club Bella Vista en la calle 190. Otros proyectos avanzan con el convenio del club la Colina.

Las inversiones en Bogotá y Girardot buscan articular Bogotá con Girardot y ampliar así el portafolio de servicios a los usuarios.

“Actualmente las remodelaciones hechas en las alcobas del hotel Peñalisa suman $8.000 millones y está desde ya trazada la construcción del centro de convenciones, que estará listo en tres años”, explicó Santiago Espinosa. El directivo anotó que lo ideal es aprovechar el aumento que se prevé en turismo por la obra civil que disminuye los tiempos de arribo entre Bogotá y Girardot.

Este hotel es uno de los que mayor demanda reporta toda vez que anualmente lo visitan 400.000 personas. La idea es subir la cifra con el valor agregado que implicará el centro de convenciones y otras ofertas sugestivas como canchas de tenis, golf, polideportivos y atracciones para todas las edades.

“Ojalá esta oportunidad sirva para que algunas entidades en Estados Unidos y el mismo departamento de Estado saquen esta región colombiana de las circulares rojas y sitios de alto riesgo para el turismo, pues aquí todo ha mejorado y el asunto es que este es el comienzo de grandes cosas y grandes logros en lo económico como en lo social”, dijo Santiago Espinosa.

Por todo lo anterior no se descarta el resurgir en la región de otras actividades que otrora le dieron riqueza a Girardot y sus zonas de influencia como lo fueron la agricultura, la agroindustria y la ganadería. No en vano los campos de Girardot hace algunos años se veían copados de cultivos de algodón, arroz, sorgo, soya y frutales. De igual forma hubo cría de ganado de carne y se experimentó en algunas fincas con razas criollas de doble propósito.

Ciudad en auge
La presidenta del Concejo de Girardot, Sandra Ivón Serrano afirmó que la ciudad está experimentando crecimiento en todos los campos lo cual se hace visible con la llegada de nuevos inversionistas tanto en industria como en comercio.

Con la obra, la ciudad de Girardot está preparada para recibir inversiones que deberían sacar a la comunidad de los líos experimentados en los últimos años en empleo y bienestar social.

“El Concejo de Girardot aprobó un proyecto de Acuerdo que autoriza a la alcaldía para construir la planta de beneficio animal regional que saca a la ciudad del índice de las que hacen mal el sacrificio de reses y la convierte en una con un matadero con servicios de primera, incentivando la venta de carne no solo para Girardot sino para los municipios de influencia”, agregó la señora Serrano.

La doble calzada inducirá la construcción de nuevas obras de infraestructura y la inversión en comercio que hacen a la ‘Ciudad de las Acacias’ una de las más atractivas del país. Todo este entorno a hecho que se piense en mejorar el aeropuerto, Santiago Vila de Flandes que impacta a Girardot y que, en el sentir de los porteños puede ser la terminal aérea alterna de Bogotá y que ayudaría sin duda a la ciudad.

“Para Girardot vienen buenas cosas pero hay que tener cuidado pues hay que fomentar comercio y turismo pero evitando abusar de precios y sacando a los turistas corriendo para otros destinos en donde los van a atender sin ningún tipo de abuso. El adormecimiento de Girardot terminó y la bonanza hay que disfrutarla y verla reflejada en mejoras sociales. Otro aspecto a tener en cuenta es que la empresa de acueducto debe entrar por la vía de la competitividad o de lo contrario su tendencia es desaparecer o entrar por el derrotero de la privatización porque una ciudad turística no puede darse el lujo de no brindar el agua que demandan sus clientes”, aseguró la presidenta del Concejo.

Actualmente Girardot cuenta con menos recursos en lo fiscal por la pérdida de categoría y es así como para la vigencia de 2008, el municipio tendrá un presupuesto de $50.000 millones que resulta escaso para los requerimientos de la comunidad. Con la doble calzada, y con las expectativas de crecimiento industrial y turístico, se prevé la recuperación en categoría para recibir en el 2009 un presupuesto mucho más generoso.

Fredy Labrador presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Girardot anotó que por fortuna hay un compromiso regional para hacer de esta ciudad una de las más competitivas y productivas en esta nueva era de los mercados y los servicios.

Educación y turismo
La Cámara en compañía del grueso del sistema cameral representado en Confecamaras adelantó un estudio el cual acompañó la Universidad Nacional. Este indica que la ciudad debe focalizar sus esfuerzos hasta el año 2019 en educación y turismo, toda vez que las dos áreas van de la mano y juntas serán determinantes en la evolución del municipio.

“Girardot tiene futuro y lo está viviendo. Cuenta con los insumos para surgir y estar a la vanguardia de los grandes proyectos. Nos están mirando los inversionistas y la idea es crecer sin perder los conceptos de tejido empresarial y responsabilidad social”, apuntó Labrador.

La oportunidad de dar un salto para mejorar los estándares de vida de Girardot parece estar dispuesta hoy. La condición está en saber aprovechar las condiciones con orden y seriedad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?