| 4/21/2015 5:00:00 AM

Se viene la industrialización de la agricultura

Industriales también plantearon reforma en objetivos para la industria colombiana, priorizando al sector agrícola con la idea de hacer realidad el potencial agro-industrial.

Después de que la industria arrojará datos negativos en febrero de 2015 (2,7%), los industriales colombianos hicieron un replanteamiento de la situación actual del sector afirmando que es importante reestructurar los objetivos del gremio a través de la diversificación en la inversión y el desarrollo.

Sin embargo, estas cifras no tomaron por sorpresa a la industria. Más bien se sabía que al discriminar cada uno de los subsectores industriales que están en la medición, el sector de la refinería de petróleo registraría un aporte negativo por la falta de actividad en la Refinería de Cartagena.

No obstante, la utilización de la capacidad instalada, fue muy inferior a su promedio histórico de 76%, bajando al 70%. Este nivel se encuentra incluso por debajo del observado en el 2002, cuando se presentó una disminución significativa en medio del pesimismo económico que entonces se apoderó de los empresarios. En aquel entonces, Colombia estaba en una emergencia como el Titanic, simil célebre usado por el entonces Director del Departamento de Planeación Nacional, Santiago Montenegro.

Por tal motivo, el presidente de la Andi, Bruce MacMaster, anunció que comienza un periodo de transición para la industria nacional en el que será prioritario direccionar los esfuerzos y la Inversión Extranjera a proyectos agroindustriales que permitan diversificar la producción, las importaciones y exportaciones colombianas.

La iniciativa no es nueva, ya que durante los últimos años la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) ha hecho un llamado al Ejecutivo para que vire sus políticas públicas en pro de la agricultura colombiana que cuenta con enorme potencial y que será una de las despensas del mundo en los próximos años.

Aunque mejor tarde que nunca, el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (CEPEC) de la Universidad del Rosario calcula que al país le tomaría aproximadamente 17 años duplicar sus exportaciones no minero-energéticas, teniendo en cuenta el ritmo de crecimiento promedio de los últimos 10 años, que ha sido del 4.2%.

Saúl Pineda Hoyos, director del CEPEC, señaló que “la coyuntura favorable de la tasa de cambio, en el marco de los TLC vigentes, representa una oportunidad propicia para avanzar en el diseño de acciones concretas, como enfrentar los obstáculos para cumplir con la meta de US$21.000 millones en exportaciones de bienes agrícolas e industriales.

Es importante señalar que las exportaciones diferentes a carbón, ferroníquel, diamantes, esmeraldas, oro, petróleo y otros bienes minero-energéticos, concentraron en promedio, el 40% de las ventas externas nacionales en el período 2005-2014, tendencia que se hizo más visible en los años 2011-2014 cuando representaron el 71% de las ventas externas totales del país.

El llamado a la transformación hecho por el gremio industrial surgió en medio de una propuesta promovida por el Banco Mundial para crear una Red de Inversiones en la Energía Caribeña que permita a los inversores públicos y privados en esa región coordinar sus proyectos y unificar sus objetivos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?